Páginas servidas: 59.111.262
26 - 04 - 2017

Opinión / Columnas / El Diván del Desencanto

Referencia: 96L3Z - Miércoles, 19 de Abril de 2017

Sin empatía se pierden los valores

Casi nadie pone en duda, hoy en día, que la sociedad actual está en plena crisis de valores; más aún, los está perdiendo. En un mundo cada vez más individualista, más consumidor, más competitivo y por tanto hostil, donde los intereses particulares priman sobre los generales, impera más que nunca ese gen egocéntrico de la memoria colectiva que reza “sálvese quien pueda”. Quizás, ni el propio filósofo Ortega y Gasset, cuando afirmó que “Yo soy yo y mis circunstancias”, hubiese podido imaginar los derroteros posteriores de su frase, la cual parece justificar el determinismo de las acciones, por más que también comentó el pensador español que “si no la salvo a ella (la circunstancia), no me salvo yo”.

En cualquier caso, parece que los códigos éticos y las conductas morales parece que han quedado solapados por las necesidades imperiosas de las personas, donde el yo es más importante que nosotros, y cuando prevalecen valores solidarios, tolerantes y respetuosos quedan resaltados como hechos heroicos y puntuales en los titulares de los periódicos. No obstante, el precepto cristiano de “Amarás al prójimo como a ti mismo” coincide plenamente con el dicho popular, no religioso, que dice “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”, quedando claro entonces que el concepto clave que une a ambas expresiones es el de la empatía.

La empatía es ponerse siempre, a la hora de tomar decisiones, en el lugar del otro, y esto es precisamente lo que se está perdiendo en la vida cotidiana. Esa otra frase de “yo el primero y los que vengan detrás que arreen…” está bastante asentada en la sociedad y en todas las esferas; en entornos familiares, en comunidades de vecinos, en las decisiones políticas sin planificaciones a medio o largo plazo, en la distribución de los recursos, incluso en las capas sociales más desfavorecidas, existiendo competencias desleales entre los propios mendigantes cuando eligen sus zonas.

Sin embargo, lo que me molesta sobremanera es la exclusividad que, desde círculos religiosos, hacen del asunto, arguyendo que es la falta de Fe o el alejamiento de las personas de las Iglesias la causa de esa pérdida de valores, o decisiones parlamentarias que se inclinan por la no obligatoriedad de las clases de religión en los colegios, o por supuestas campañas laicas orquestadas contra el catolicismo. En realidad, los movimientos que defienden el laicismo no hacen la guerra a nadie, ni tan siquiera a la Iglesia Católica asentada oficialmente en España desde tiempos inmemoriales. Al fin y al cabo, como reconoce la propia RAE respecto al laicismo, es la “Independencia del individuo o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa”.

Lo que quiere decir que en un Estado aconfesional, como ratifica nuestra propia Constitución, no debe haber privilegios hacia ninguna de las doctrinas religiosas, lo cual no significa perseguimiento o acoso, simplemente que el ejercicio de libertad religiosa no intervenga, o influya, en la vida de los propios asuntos de Estado. Así las cosas no hay ni debe existir una guerra entre el mundo laico y el religioso, ni atribuirse, uno u otro, la Verdad Absoluta de las cosas. Respeto mutuo, intolerancia 0 y empatía máxima.

La expulsión de los judíos por los Reyes Católicos en marzo de 1492 y la de los moriscos, entre los años 1609 y 1613 ordenada por Felipe III, concluyó una etapa histórica de convivencia en nuestros reinos entre cristianos, judíos y musulmanes; no cabía entonces la corriente laica hasta la separación Iglesia-Estado en Francia, a finales del siglo XVIII. A partir de esas absurdas decisiones nada favoreció el apaciguamiento de los ánimos al imperar, por decreto humano más que divino, una religión en detrimento de otras.

Y puesto que nadie debe tener exclusividad sobre el bien o el mal, sobre lo divino y lo humano, recuperemos el sentimiento de la empatía, desde los círculos de influencia de cada cual, para rescatar esos valores perdidos, que no olvidados, de respeto, tolerancia, solidaridad y entrega hacia los demás; por obligación divina o por responsabilidad humana. Dan igual los caminos si logramos un mundo mejor.

En un mundo cada vez más individualista, más consumidor, más competitivo y por tanto hostil, impera más que nunca ese gen egocéntrico que reza

En un mundo cada vez más individualista, más consumidor, más competitivo y por tanto hostil, impera más que nunca ese gen egocéntrico que reza "sálvese quien pueda"

Lo que quiere decir que en un Estado aconfesional, como ratifica nuestra propia Constitución, no debe haber privilegios hacia ninguna de las doctrinas religiosas

Lo que quiere decir que en un Estado aconfesional, como ratifica nuestra propia Constitución, no debe haber privilegios hacia ninguna de las doctrinas religiosas

Y puesto que nadie debe tener exclusividad sobre el bien o el mal, sobre lo divino y lo humano, recuperemos el sentimiento de la empatía, desde los círculos de influencia de cada cual, para rescatar esos valores perdidos

Y puesto que nadie debe tener exclusividad sobre el bien o el mal, sobre lo divino y lo humano, recuperemos el sentimiento de la empatía, desde los círculos de influencia de cada cual, para rescatar esos valores perdidos

Por:  Juan José Torres

Comentarios a esta noticia

    #1

    SMF&BTC To The Moon
  • Lo que necesitamos es una Tercera Guerra Mundial, un nuevo patrón Oro certificable Tecnológico para el mundo (Bitcoin), la eliminación de la plaga humana y un Nuevo Orden Mundial.

    Lo demás son cuentos, más que lo que necesitamos, es lo que va a pasar. Se presentan avances tecnológicos que permitirán sustituir a un 70% o 80% de los puestos de trabajo en menos de 5-10 años. Si algo sobra, lo normal es eliminarlo porque ocupa espacio, consume y contamina.

    Si nosotros rompimos los ecosistemas con la tecnología y la gente aplaudio, es de recibo que la gente pague las consecuencias de ese desarrollo.

    Un saludo! ;)
  • Este foro no le gusta a 1 persona Para votar y ver quién ha votado este foro debes de identificarte.
    Salicornio
    Por: SMF&BTC To The Moon 19/04/2017 @ 17:42 Desde: Web
    SMF&BTC To The Moon

    Lo que necesitamos es una Tercera Guerra Mundial, un nuevo patrón Oro certificable Tecnológico para el mundo (Bitcoin), la eliminación de la plaga humana y un Nuevo Orden Mundial.

    Lo demás son cuentos, más que lo que necesitamos, es lo que va a pasar. Se presentan avances tecnológicos que permitirán sustituir a un 70% o 80% de los puestos de trabajo en menos de 5-10 años. Si algo sobra, lo normal es eliminarlo porque ocupa espacio, consume y contamina.

    Si nosotros rompimos los ecosistemas con la tecnología y la gente aplaudio, es de recibo que la gente pague las consecuencias de ese desarrollo.

    Un saludo! ;)

    Usuario EDPV Por: SMF&BTC To The Moon 19/04/2017 @ 17:42 Desde: Web

Sin empatía se pierden los valores
Casi nadie pone en duda, hoy en día, que la sociedad actual está en plena crisis de valores; más aún, los está perdiendo. En un mundo cada vez más individualista, más consumidor, más competitivo y por tanto hostil, donde los intereses particulares priman sobre los generales, impera más que nunca ese gen egocéntrico de la memoria colectiva que reza “sálvese quien pueda”. Quizás, ni el propio filósofo Ortega y Gasset, cuando afirmó que “Yo soy yo y mis circunstancias”, hubiese podido imaginar los derroteros posteriores de su frase, la cual parece justificar el determinismo de las acciones, por más que también comentó el pensador español que “si no la salvo a ella (la circunstancia), no me salvo yo”.

EDPV Por: Juan José Torres... Desde: Web
Comentar esta noticia

Para poder comentar regístrese o valídese con su usuario EDPV o de Facebook

Usuario EDPV  Usuarios EDPV
Usuario:     Contraseña:   ACEPTAR ->

Si no tiene ningún usuario creado Nuevo usuario

Usuario Facebook  Usuarios Facebook

    Si tiene un usuario Facebook también puede utilizarlo para opinar

    facebook

Estadísticas

  • Visitas: 847
  • Impresa: 0
  • Enviada: 0

Valora esta Noticia

  • ¿Te ha gustado este artículo? Valora la noticia con una nota de 1 a 5
  • Voto 1 Voto 2 Voto 3 Voto 4 Voto 5
  • 25 puntos por 5 lectores

Búsqueda

    Buscar noticias sobre:


    Fecha Visitas
banner
El Periódico de Villena, S.L.
C/. Joaquín María López, 21. Primero B - Villena (Alicante) España: 03400
CIF.:B-54029632 - Teléfono: +34 966.153.422
redaccion@elperiodicodevillena.com
acceso anunciantes
Realizado con ENIUS de Telémaco Sistemas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies