Páginas servidas: 65.066.164
21 - 10 - 2017

Opinión / Columnas / La Rockola de Fernando

Referencia: DLL3Z - Viernes, 9 de Junio de 2017

La Rockola de Fernando: El tiempo pasa

Hoy podría ser un día como cualquier otro, de no darse la circunstancia de que es precisamente el día, en que hace ya 60 años, yo vine al mundo. Era un día tal como el de hoy, de 1957, en una Valencia todavía no afectada por el desarrollismo y que, si me ciño a lo escrito por cronistas de la época, todavía tenía más de pueblo que de capital. Mis padres, 27 y 26 años a la sazón, habían decidido hacía casi un año instalarse en la ciudad, buscando la proximidad al puesto de trabajo de mi padre, socio cooperativista de una de aquellas empresas que bajo la forma societaria de cooperativas del trabajo, impulsadas por el gobierno franquista, florecían por toda España y de las cuales, algunas de gran renombre, como fue y es la cooperativa de Mondragón, todavía siguen conservando esa modalidad.

Nací en mi casa, práctica habitual en aquellos años, casa que formaba y forma parte de otra cooperativa, en este caso de viviendas, y es que aquel gobierno, para ser una dictadura, la verdad es que fomentaba y mucho la unión de trabajadores para conseguir fines diversos. En aquella casa pasé una gran parte de mi vida y a ella se van muchos de los recuerdos que a veces, a la sombra de esta montaña, me visitan a cualquier hora del día. A fin de cuentas, ya dijo el poeta que su infancia eran recuerdos.

Lo que para él fue un patio de Sevilla, para mí fue un jardín minúsculo, pero que encerraba toda clase de universos, y si en casa del poeta maduraba un limonero, aquí un caqui, un ciruelo, un peral y otro limonero aromaban los días dulces de las diferentes estaciones en que iban ofreciendo sus frutos a los moradores de la casa: mis padres, mi abuela y yo.

Desde aquella casa vi crecer el barrio y con él a Valencia. Aquel microcosmos que son los barrios fue mostrando, en sucesivas etapas, la desaparición de los campos, el crecimientos de alguna industria, el aumento de viviendas verticales, la masificación de las calles por los automóviles, al aumento de robos en la década-crisis de los 80 y finalmente el aluvión de inmigrados que de todos los colores, ropajes y acentos han ido llenando Valencia y otras ciudades a partir del 2000.



Yo, mientras tanto, me casé y seguí viviendo en aquel chaletito con jardín y patio trasero con dos alturas y pareado a otro simétricamente, a escasos 25 minutos del centro andando y que hoy ya sería impensable se construyera en aquella ubicación. Tras casarme empecé a viajar por trabajo y de ahí llegó el pasar mucho tiempo lejos de aquella provinciana ciudad que me había visto nacer. Así dejé que mis ojos se maravillaran con el resto de España, con una gran parte de Europa, con casi toda Latinoamérica y con parte de EE.UU. Luego de todo y ya por circunstancias de la vida, tuve que vivir primero en Azuqueca de Henares, un pueblecito de Guadalajara, y ya a los años de haber vuelto a mi casa natalicia, trasladar mi residencia a Villena y más tarde a este Vall de Laguar, a cuya sombra de su montaña escribo hoy estas letras.

La casa sigue estando en el mismo sitio y sigue siendo propiedad de la familia, ahora representada por mi hija. En aquel jardín aún nos sentamos de vez en cuando tres generaciones de sus habitantes y dueños y esperamos que, en breves días, otra generación empiece a disfrutar de dicho jardín y que con el paso del tiempo, se convierta en la cuarta propietaria de aquel chalet que en el año 55 compró mi padre por una cantidad de dinero importante para la época, pero que ahora se nos antoja irrisoria.

Y es que desde esta recién estrenada atalaya de los 60 años, uno se va dando cuenta de muchas cosas, tal vez porque ya le han pasado muchas cosas, demasiadas, y todo eso va marcando la piel, pero también el recuerdo y la inteligencia y entonces, decía, que nos damos cuenta de que la vida a veces no es ni más ni menos que un carrusel en el que diferentes niños se van subiendo y bajando del mismo caballo, que gira siempre al mismo ritmo y con la misma música.

Así que yo hoy os aconsejo que sigáis disfrutando del caballito y de sus vueltas, dejadlo que suba y que baje, sonreíd y saludad a todos los que vayáis viendo en cada vuelta, enamoraros de la niña del abrigo rosa que va detrás de vosotros montada en un elefante o del niño del abrigo azul que con una manzana roja de caramelo, conduce un flamante coche de bomberos, y dejad que vuestros ojos lo absorban todo, porque lo malo es que nunca sabemos cuál es el momento en que el carrusel para la música, apaga las luces y se detiene. Si conseguís que, en vez del caballo que montabais, os recuerden a vosotros, será que la vuelta ha estado muy bien dada.

Desde aquella casa vi crecer el barrio y con él a Valencia. Aquel microcosmos que son los barrios fue mostrando, en sucesivas etapas, la desaparición de los campos, el crecimientos de alguna industria, el aumento de viviendas verticales, la masificación de las calles por los automóviles...

Desde aquella casa vi crecer el barrio y con él a Valencia. Aquel microcosmos que son los barrios fue mostrando, en sucesivas etapas, la desaparición de los campos, el crecimientos de alguna industria, el aumento de viviendas verticales, la masificación de las calles por los automóviles...

En aquella casa pasé una gran parte de mi vida y a ella se van muchos de los recuerdos que a veces, a la sombra de esta montaña, me visitan a cualquier hora del día. A fin de cuentas, ya dijo el poeta que su infancia eran recuerdos

En aquella casa pasé una gran parte de mi vida y a ella se van muchos de los recuerdos que a veces, a la sombra de esta montaña, me visitan a cualquier hora del día. A fin de cuentas, ya dijo el poeta que su infancia eran recuerdos

Nací un día tal como el de hoy, de 1957, en una Valencia todavía no afectada por el desarrollismo y que, si me ciño a lo escrito por cronistas de la época, todavía tenía más de pueblo que de capital

Nací un día tal como el de hoy, de 1957, en una Valencia todavía no afectada por el desarrollismo y que, si me ciño a lo escrito por cronistas de la época, todavía tenía más de pueblo que de capital

Si conseguís que, en vez del caballo que montabais, os recuerden a vosotros, será que la vuelta ha estado muy bien dada

Si conseguís que, en vez del caballo que montabais, os recuerden a vosotros, será que la vuelta ha estado muy bien dada

Noticias Relacionadas

ANTERIORES



Por:  Fernando García

Comentarios a esta noticia

    #1

    Isabel Suarez Mtnez-cruz
  • Me ha encantado Fernando. Tu columna hoy nos retrotae a la infancia, amigo mío, tiernamente. Que no se detenga el Carrusel.
  • Sin Votos Para votar y ver quién ha votado este foro debes de identificarte.
    Por: Isabel Suarez Mtnez-cruz 30/05/2017 @ 19:29 Desde: Web
    Isabel Suarez Mtnez-cruz

    Me ha encantado Fernando. Tu columna hoy nos retrotae a la infancia, amigo mío, tiernamente. Que no se detenga el Carrusel.

    Usuario Facebook Por: Isabel Suarez Mtnez-cruz 30/05/2017 @ 19:29 Desde: Web

La Rockola de Fernando: El tiempo pasa
Hoy podría ser un día como cualquier otro, de no darse la circunstancia de que es precisamente el día, en que hace ya 60 años, yo vine al mundo. Era un día tal como el de hoy, de 1957, en una Valencia todavía no afectada por el desarrollismo y que, si me ciño a lo escrito por cronistas de la época, todavía tenía más de pueblo que de capital. Mis padres, 27 y 26 años a la sazón, habían decidido hacía casi un año instalarse en la ciudad, buscando la proximidad al puesto de trabajo de mi padre, socio cooperativista de una de aquellas empresas que bajo la forma societaria de cooperativas del trabajo, impulsadas por el gobierno franquista, florecían por toda España y de las cuales, algunas de gran renombre, como fue y es la cooperativa de Mondragón, todavía siguen conservando esa modalidad.

EDPV Por: Fernando García... Desde: Web
Comentar esta noticia

Para poder comentar regístrese o valídese con su usuario EDPV o de Facebook

Usuario EDPV  Usuarios EDPV
Usuario:     Contraseña:   ACEPTAR ->

Si no tiene ningún usuario creado Nuevo usuario

Usuario Facebook  Usuarios Facebook

    Si tiene un usuario Facebook también puede utilizarlo para opinar

    facebook

Estadísticas

  • Visitas: 1080
  • Impresa: 1
  • Enviada: 0

Valora esta Noticia

  • ¿Te ha gustado este artículo? Valora la noticia con una nota de 1 a 5
  • Voto 1 Voto 2 Voto 3 Voto 4 Voto 5
  • 2 puntos por 2 lectores

Búsqueda

    Buscar noticias sobre:


    Fecha Visitas
banner
El Periódico de Villena, S.L.
C/. Joaquín María López, 21. Primero B - Villena (Alicante) España: 03400
CIF.:B-54029632 - Teléfono: +34 966.153.422
redaccion@elperiodicodevillena.com
acceso anunciantes
Realizado con ENIUS de Telémaco Sistemas
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies