Páginas servidas: 66.891.769
18 - 12 - 2017

Opinión / Columnas / El Diván del Desencanto

Referencia: T2M3Z - Viernes, 4 de Agosto de 2017

Voceos y repartos

Resulta muy habitual, por estas fechas estivales, ver por nuestras calles a grupos de niños y niñas reclutados en campamentos de verano. En fila india y con sus pequeñas mochilas, son dirigidos por los monitores de ocio y tiempo libre encargados de las actividades, ya previamente programadas, con destino a parques o museos. No tengo nada que objetar a estas labores porque me parecen encomiables, impartidas por educadores cargados de ilusiones y canalizadas a escolares deseosos de nuevas aventuras, esperanzadores sueños y amenos juegos.

No obstante, el motivo que me empuja a escribir estas líneas es una llamada de atención a estos instructores por la apología que hacen en la calle de gritos alborotados, para que los niños y niñas repliquen los cánticos y las consignas que vociferan los responsables. Hay que tener en cuenta que los peques aprenden por imitación, tanto las buenas virtudes de sus tutores como las cosas que, por el contrario, pueden molestar. Demasiado ruido hay en las calles de forma cotidiana, y de ello estamos ya casi inmunizados, para aumentar los decibelios con clamores angelicales y cánticos que añoran los tiempos de los boy scout.

España es un país, como otras naciones latinas del sur de Europa, demasiado estridente. En Villena, por ejemplo, ya nos despiertan los zumbidos de las aspiradoras de los camiones de limpieza a las 7 de la mañana; los sonidos ensordecedores de las motos se hacen insoportables; las músicas de los coches a todo volumen; las perforadoras en las obras de las calles; los saludos entre personas desde esquinas opuestas; la escasa discreción en las comunidades de vecinos al enterarnos, sin afinar mucho el oído, de las discusiones del día, de lo que van a comer o a quienes ponen verde del vecindario; por no recordar cuando tienen relaciones, porque los patios de luces resultan peligrosamente delatadores.

En las mesas contiguas de las terrazas o de los bares nos enteramos de la vida y obra de cada cual y a las dos de la madrugada sufrimos el insufrible fragor de los camiones de basura al vaciar los contenedores soterrados. Demasiado ruido durante los largos días cuando una conversación entre grupos, que debería ser privada, se convierte de domino público o cuando el sonido de los claxon de los coches apremia al conductor del vehículo de delante nada más abrirse el semáforo verde. Vivimos en una sociedad que externaliza desmesuradamente su propia vida individual, convirtiendo la prudencia colectiva en una reivindicación personal.

Por eso considero tan importante que a los nanos se les enseñe, desde muy temprana edad, a ser mesurados en sus manifestaciones, si tenemos en cuenta que la educación responde siempre al dilema de ecuaciones básicas: la propia libertad acaba donde empieza la del otro o no quieras para los demás lo que no desees para ti. Cuando yo era chico se estilaban clases, en los colegios, sobre normas de urbanidad, costumbre que se ha ido perdiendo con los años a nivel académico, tan sólo impartida generosamente por aquellos profesores que se implican en el tema a tiempo particular, no porque esté indicado e impuesto en los libros de texto.

De modo que, si bien considero formidable las actividades estivales con niños de corta edad, hay que estar vigilantes a la hora de inculcar modelos o enseñanzas si no queremos repetir, en el futuro, vicios o experiencias poco ejemplarizantes. Quizás sea que la repetición, al unísono, de canciones o consignas me recuerda a los marines americanos o a tropas de élite. Las aulas, probablemente, serían los lugares más indicados y apropiados para este tipo de juegos vocalizados, no los parques y las calles, donde deberían imperar los cánticos de los pájaros, cada vez más desplazados de su hábitat.

Y, puesto a seguir quejándome, mención aparte a las grandes empresas que contratan a repartidores para su propaganda. Resulta muy habitual dejar la publicidad en las escaleras que acceden a los ascensores, pensando que el que entra al edificio la encuentra de frente y lista para recoger. Sin embargo no piensan en los que salen del ascensor o bajan los peldaños, pues al pisar los reclamos tienen muchas posibilidades de resbalar, poniendo en riesgo los espinazos. A quienes corresponda pues.

Resulta muy habitual, por estas fechas estivales, ver por nuestras calles a grupos de niños y niñas reclutados en campamentos de verano

Resulta muy habitual, por estas fechas estivales, ver por nuestras calles a grupos de niños y niñas reclutados en campamentos de verano

Demasiado ruido hay en las calles de forma cotidiana, y de ello estamos ya casi inmunizados, para aumentar los decibelios con clamores angelicales y cánticos que añoran los tiempos de los boy scout

Demasiado ruido hay en las calles de forma cotidiana, y de ello estamos ya casi inmunizados, para aumentar los decibelios con clamores angelicales y cánticos que añoran los tiempos de los boy scout

 En las mesas contiguas de las terrazas o de los bares nos enteramos de la vida y obra de cada cual y a las dos de la madrugada sufrimos el insufrible fragor de los camiones de basura...

En las mesas contiguas de las terrazas o de los bares nos enteramos de la vida y obra de cada cual y a las dos de la madrugada sufrimos el insufrible fragor de los camiones de basura...

Por:  Juan José Torres

Comentarios a esta noticia

    #1

    Buri
  • Alguien tenía que decirlo.

    Aprovecho la presente para denunciar un motorista que suele pasar por Paseo de Chapí y calle Cristóbal Amorós muchos días sobre las 23:30 hrs. con un nivel sonoro que debe sobrepasar los 200 dBA. Si a eso unimos la velocidad a la que circula y la cantidad de garajes de la zona es sólo cuestión de tiempo que ocurra una desgracia. Debería sancionarse no sólo al cafre que la conduce sino también al taller que haya trucado el motor.
  • Este foro le gusta a 1 persona Para votar y ver quién ha votado este foro debes de identificarte.
    jimenez
    Por: Buri 04/08/2017 @ 19:00 Desde: Web
    Buri

    Alguien tenía que decirlo.

    Aprovecho la presente para denunciar un motorista que suele pasar por Paseo de Chapí y calle Cristóbal Amorós muchos días sobre las 23:30 hrs. con un nivel sonoro que debe sobrepasar los 200 dBA. Si a eso unimos la velocidad a la que circula y la cantidad de garajes de la zona es sólo cuestión de tiempo que ocurra una desgracia. Debería sancionarse no sólo al cafre que la conduce sino también al taller que haya trucado el motor.

    Usuario EDPV Por: Buri 04/08/2017 @ 19:00 Desde: Web

    #2

    Buri
  • P.D. es un quad.
  • Sin Votos Para votar y ver quién ha votado este foro debes de identificarte.
    Por: Buri 04/08/2017 @ 19:06 Desde: Web
    Buri

    P.D. es un quad.

    Usuario EDPV Por: Buri 04/08/2017 @ 19:06 Desde: Web

    #3

    SMF&BTC To The Moon
  • Buri, eres demasiado tonto, exceptuando que sabes mi nombre, que te lo digo yo, Sergio.

    Puedes tener razón en que ese tío produce demasiado ruido, pero de ahí a decir las tonterías que dices... Menos mal que yo por ejemplo ya estoy acostumbrado a tu presencia y no me tomo nada en serio, pero eres el vivo reflejo de la incultura, del tonto que va de listo. Supongo que por eso te mantienes en el anonimato, porque tus conocidos se reirían de ti.

    ¿Sobrepasar los 200 dB? Ese hombre debe usar bombas atómicas como combustible, no gasolina jajajajaja

    https://es.wikipedia.org/wiki/Decibelio

    Pero para más INRI, pones mal el símbolo... DBA = Database Administrator

    https://en.wikipedia.org/wiki/Database_administrator

    Por favor, antes de hablar dedícate a leer, todos te lo agradeceríamos y el mundo iría mejor.
  • Sin Votos Para votar y ver quién ha votado este foro debes de identificarte.
    Por: SMF&BTC To The Moon 04/08/2017 @ 23:59 Desde: Web
    SMF&BTC To The Moon

    Buri, eres demasiado tonto, exceptuando que sabes mi nombre, que te lo digo yo, Sergio.

    Puedes tener razón en que ese tío produce demasiado ruido, pero de ahí a decir las tonterías que dices... Menos mal que yo por ejemplo ya estoy acostumbrado a tu presencia y no me tomo nada en serio, pero eres el vivo reflejo de la incultura, del tonto que va de listo. Supongo que por eso te mantienes en el anonimato, porque tus conocidos se reirían de ti.

    ¿Sobrepasar los 200 dB? Ese hombre debe usar bombas atómicas como combustible, no gasolina jajajajaja

    https://es.wikipedia.org/wiki/Decibelio

    Pero para más INRI, pones mal el símbolo... DBA = Database Administrator

    https://en.wikipedia.org/wiki/Database_administrator

    Por favor, antes de hablar dedícate a leer, todos te lo agradeceríamos y el mundo iría mejor.

    Usuario EDPV Por: SMF&BTC To The Moon 04/08/2017 @ 23:59 Desde: Web

Voceos y repartos
Resulta muy habitual, por estas fechas estivales, ver por nuestras calles a grupos de niños y niñas reclutados en campamentos de verano. En fila india y con sus pequeñas mochilas, son dirigidos por los monitores de ocio y tiempo libre encargados de las actividades, ya previamente programadas, con destino a parques o museos. No tengo nada que objetar a estas labores porque me parecen encomiables, impartidas por educadores cargados de ilusiones y canalizadas a escolares deseosos de nuevas aventuras, esperanzadores sueños y amenos juegos.

EDPV Por: Juan José Torres... Desde: Web
Comentar esta noticia

Para poder comentar regístrese o valídese con su usuario EDPV o de Facebook

Usuario EDPV  Usuarios EDPV
Usuario:     Contraseña:   ACEPTAR ->

Si no tiene ningún usuario creado Nuevo usuario

Usuario Facebook  Usuarios Facebook

    Si tiene un usuario Facebook también puede utilizarlo para opinar

    facebook

Estadísticas

  • Visitas: 1228
  • Impresa: 0
  • Enviada: 0

Valora esta Noticia

  • ¿Te ha gustado este artículo? Valora la noticia con una nota de 1 a 5
  • Voto 1 Voto 2 Voto 3 Voto 4 Voto 5
  • 35 puntos por 7 lectores

Búsqueda

    Buscar noticias sobre:


    Fecha Visitas
banner
El Periódico de Villena, S.L.
C/. Joaquín María López, 21. Primero B - Villena (Alicante) España: 03400
CIF.:B-54029632 - Teléfono: +34 966.153.422
redaccion@elperiodicodevillena.com
acceso anunciantes
Realizado con ENIUS de Telémaco Sistemas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies