Deportes

Aviana en La Hunde de Ayora y Sierra Palomera

Una gran mañana de senderismo disfrutando de los paisajes y del buen ambiente de Aviana

De nuevo es domingo, las siete de la mañana y, un madrugador grupo de 50 socios y socias de Aviana salimos, guiados por Paco Salinas, hacia el término municipal de Ayora para realizar un recorrido circular de algo más de 10 kilómetros y que comienza en el área recreativa de la Hunde.

Para empezar, durante el viaje en autobús, nos hemos sorprendido con la visión de un ciervo a un lado de la carretera de Ayora a La Hunde y, siguiendo con los animales, nada más iniciar el recorrido una preciosa perra se ha venido con nosotros y nos ha acompañado a lo largo de toda la ruta.

En un primer tramo hemos ascendido por una suave pendiente hasta un collado donde se encuentra el “Pocico Vidal” que sirve como abrevadero y para abastecer a los bomberos en caso de incendio.

Desde allí, el sendero asciende por una pendiente constante pero no dificultosa en la que, la gran cantidad de plantas aromáticas: pebrella, tomillo, romero, salvia espliego…, al ser rozadas, despiden un agradable olor que hace más llevadera la subida. Es una zona sombreada, húmeda y frondosa llena de encanto.

A lo largo de la ruta se pueden ver estructuras como un arco de piedra natural, abrigos rocosos, otra pequeña cueva, algunas fuentes y varios miradores naturales.

Por el camino hemos encontrado la Cueva del Lago pero estaba vallada y no hemos podido entrar. A continuación hemos cresteado por unos cortados desde donde se disfrutaban unas hermosas vistas de las montañas del Valle Ayora-Cofrentes.

Aprovechando esa hermosa panorámica y la excelente meteorología, hemos almorzado compartiendo dulces, vino, café, el imprescindible Herbero y, lo mejor de todo, la risa y el buen humor que caracteriza a los miembros de este grupo.

Después de reponer fuerzas, seguimos unos minutos por el cortado que forma la Muela de la Hunde en dirección a la cima, el Pico Palomera (1260 metros). Este pico es el vértice geodésico y, junto a él, se encuentra el Punto de Vigilancia Forestal cuyas vistas son increíbles por lo que aprovechamos para realizar un montón de fotografías: el Mugrón de la Meca, Caroche, Montemayor…

Iniciamos el camino de regreso por una bajada pronunciada llena de vegetación: pinos, sabinas, carrascas, encinas, fresnos, arces y, de nuevo, plantas aromáticas y musgos, hasta llegar a una pista forestal que nos lleva de nuevo al punto de partida.

Antes de subir al autobús hemos pasado por la Fuente de la Cadena donde nos hemos “remojado” un poco aprovechando el sol del mediodía.

Una mañana de senderismo disfrutando de los paisajes y del buen ambiente de Aviana. Estos momentos nos ayudan a comenzar la semana con más energía.

Por: Rosa I. Navarro Gallego. Fotos: Antonio Egido

(Votos: 2 Promedio: 3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba