Medio Ambiente

Aviana en las calas de Jávea

Las 68 plazas disponibles en el autobús se llenaron rápidamente, haciendo necesario el desplazamiento en coches particulares de los rezagados

La tercera ruta de puertas abiertas de Aviana fue una visita a La Marina Alta, más concretamente a la costa sur de Jávea. Las 68 plazas disponibles en el autobús se llenaron rápidamente, haciendo necesario el desplazamiento en coches particulares de los rezagados. En concreto fuimos 75 socios y amigos de Aviana los que a la 7 de la mañana desde nuestro punto de reunión habitual, partimos para desplazarnos hasta cala Blanca, en Jávea

Una vez sorteadas por el conductor las dificultades que se presentaron para que el autobús pudiera acceder a cala Blanca, debido a obras en las calles adyacentes, iniciamos el recorrido. Primeramente por caminos asfaltados  y posteriormente por una senda que nos llevó hasta la cala Barraca, donde almorzamos. Algunos atrevidos aprovecharon para darse un chapuzón en sus aguas cristalinas, pero un poco fresquitas en esta época del año

Después  del almuerzo nos dirigimos por una senda hasta unos miradores,  desde donde las vistas de la isla de Portichol y los acantilados costeros son  espectaculares. Devoramos el paisaje a base de fotos y nos llenamos de mar. El día era caluroso pero la brisa lo hacía llevadero. Continuamos hacia “Cap Prim”, una lengua de tierra que se adentra en el mar y que junto con el Cabo de San Antonio abrigan la bahía de Jávea y su playa del Arenal. Aquí lo mismo, disfrutar de las impresionantes vistas y fotografiarlo todo.

Por último iniciamos el regreso hasta la cala Blanca. Seguidamente nos desplazamos en autobús hasta la coqueta playa del Arenal, donde cominos  bajo las sombrillas. Muchos pudieron darse el primer baño de año en el mar Mediterráneo. Después de los cafés y helados en los bares de la playa y alguna que otra siestecita, sobre la 5:30 de la tarde iniciamos el regreso a casa

La vegetación en los pocos lugares donde no ha llegado la depredación humana es un bosque terciario de pino carrasco “Pinus halepensis” con abundante sotobosque de diversas leñosas y lianas –lentiscos, albaidas, adelfas  tomillos, romeros, vidiellas, madreselvas…–. En esta época el amarillo  es el color dominante, ya que las albaidas –“Anthyllis cytisoides”–, la margarita de mar o estrella de mar –“Astericus maritimus”– y la adormidera marina –“Glacium fravum”– se encuentran en plena floración. También  en flor y casi besando al mar se encuentra la humilde y rara “Limonium scopulorun”, planta exclusiva de La Marina Alta.

Nuestra costa, como todos podemos comprobar, la hemos ido devorando poco a poco. Ya lo decía Francisco de Quevedo, “poderoso caballero es don dinero, pues al natural destierra y hace propio al forastero”. Quedan pocos lugares que al mirar no nos topemos con urbanizaciones salvo que miremos  al mar o a la línea costera. La isla del Portichol y sus alrededores es uno de los lugares donde poder disfrutar de belleza que el mar y la tierra ofrecen cuando  se juntan. Las zonas no urbanizadas están faltas de un urgente tratamiento silvícola por quien corresponda, dado el abundante ramaje seco que hay, que hace que el peligro de incendio sea muy alto.

Fueron un total de ocho kilómetros por la línea costera, alrededor de la isla del Portichol. En un buen día de sol y brisa, de azul y amarillo donde todos pudimos disfrutar del paisaje, de la luz, de la compañía y del buen ambiente que siempre acompaña  a las actividades de AVIANA.

Por: Mavi Pardo Luna. Mateo Hernández Mollá

Más información en el blog de AVIANA: http://avianavillena.blogspot.com/

[Total:0    Promedio:0/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba