Fiestas

Cisma a la vista en el mundo festero

La modificación de los estatutos de la Junta Central, en plena pandemia, suscita el malestar entre algunas comparsas y festeros

Ayer lunes se celebró una nueva reunión –ya van varias– en la sede de la Junta Central de Fiestas con la directiva de la entidad y los presidentes y delegados de las 14 comparsas para continuar el proceso para modificar los estatutos de la entidad festera, que tendrán que ser aprobados con posterioridad por la Asamblea.

De entrada, señalan las fuentes consultadas por EPdV, llama la atención la reunión de más de 6 personas, que infringe la normativa sanitaria, y más aún en sedes festeras, algo explícitamente prohibido por la Conselleria a causa de la pandemia. Y más aún, subrayan, cuando el ayuntamiento tiene conocimiento de estos encuentros.

No obstante, y al margen de las formas, es el fondo lo que está causando malestar en algunas comparsas de la ciudad, desde donde se cuestiona tanto el momento de abrir este proceso –en plena pandemia, cuando las comparsas no pueden reunirse para debatir una cuestión tan importante– como el contenido de los nuevos estatutos, que algunos festeros no dudan en calificar como “golpe de estado de la Junta Central” o “atentado contra las Fiestas”.

Coincidiendo todas las fuentes consultadas por EPdV en que “es necesario modificar los estatutos”, el contenido del nuevo texto legal suscita sin embargo muchas dudas, empezando porque directamente “incumple la Ley de Asociaciones al contemplar hasta 3 órganos de decisión, cuando solo puede haber uno”, motivo por el cual los nuevos estatutos “podrían ser impugnados sin problema”, según han confirmado algunos abogados a las comparsas que les han consultado.

Más allá de esta cuestión, los nuevos estatutos suponen un “cambio profundo” que, a decir de muchos, “va muy lejos”. Por ejemplo, la Junta dejaría de ser una “federación de comparsas” para convertirse en una asociación más, convirtiéndose en socios de la misma todos los festeros, a los que además la Junta podría poner una cuota para sufragar sus gastos.


Hacia un sistema “presidencialista”

Además, la Junta se otorgaría “plena autonomía” en la organización de los Moros y Cristianos, algo incompatible con ser una “delegación” del ayuntamiento, que es quien otorga a la entidad la potestad de organizar las fiestas. En esa misma línea, los nuevos estatutos contemplan que tanto el ayuntamiento como la Junta de la Virgen quedarían fueran de la Junta de Gobierno de la Junta Central.

Otro aspecto polémico es el cambio previsto a la hora de elegir presidente de la Junta y los compromisarios de las comparsas, que son quienes hasta ahora decidían con sus votos dicha elección. Hasta ahora, es la directiva de cada comparsa la que elige a sus compromisarios, pero los nuevos estatutos establecen que dichos representantes sean elegidos por la asamblea. Ello, además de suponer “una injerencia inaceptable en el funcionamiento interno de las comparsas”, puede generar problemas a largo plazo, con compromisarios votando decisiones en sentido opuesto a lo decidido por su propia comparsa, señalan las fuentes críticas con los nuevos estatutos.

En definitiva, concluyen dichas fuentes, “todos estamos de acuerdo en que hay que reformar, pero entendemos que no es ni el momento, por la pandemia, ni el modo más apropiado, porque lo que se quiere implantar es un sistema presidencialista donde el presidente de la Junta Central ostente todo el poder y pueda tomar decisiones sin rendir cuentas a nadie”.

Documento: Puede conocer el borrador de los nuevos estatutos pinchando aquí.

Nota: Conozcan la versión sobre esta cuestión de Paco Rosique, presidente de la Junta Central, así como su respuesta a estas críticas.

[Total:7    Promedio:3.3/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba