Cartas al Director

¡Confesaos nos pille!

Por no variar ni un ápice, el Gobierno de coalición no se pone de acuerdo sobre el papel de España en la crisis de Rusia y Ucrania

Aseguraba un virólogo -curiosamente vestido con una camiseta del grupo punk "Mistifs", unos tirantes de calaveras y un bigote a lo Íñigo setentero- que la 6ª ola del Covid-19 tenía los días contados, amparándose en los datos vigentes. Sí, puede; pero, visto lo visto, será para la ola de la moda juvenil; como decía la canción.

Ignoro los baremos en los que basaba su aseveración, pues los "datos vigentes" no dan -ni de refilón- visos de que esta pesadilla se acabe ni a tiros. Los contagios se cuentan cada día por millares y la muerte, ávida, continúa con su trabajo, llevándose durante cada jornada a no pocos, que si bien a veces son menos, en otras la de la guadaña se pega el pasote.

Por su parte, la OMS considera "plausible" que a no mucho tardar la pandemia acabará en Europa. No sé qué debemos aplaudir -por lo pronto- cuando los fallecidos en el planeta ya son millones. Pero, claro, como hay quienes miran el término del asqueroso virus con el signo del dólar a modo de pupilas, así lo desean.

Otros aducen que esta mutación vírica, Ómicron, será el colofón de este mal rollo. Y apoyan sus argumentos en que sus síntomas son más leves que los de los brotes anteriores, aunque se contagia más rápidamente. Total, que no saben que inventar para que en su buchaca caiga el money que con la enfermedad no cae. Sea como sea.

¿Y qué pasa ahora? Pues que si el virus -aún sigo creyendo que fue creado en un laboratorio, y de ahí no me sacas- no logra, cual nazi, nuestro total exterminio, ya está encargándose Rusia de remover el corral para hacerlo ella por su cuenta y riesgo. ¡Vaya que no, colega!

El Putin -no creo que sea un diminutivo del otro nombre dado a las ahora "trabajadoras del sexo"- está rodeando armamentísticamente a su vecina Ucrania y asegurando cínicamente que su intención no es invadir dicho país. Entonces, ¿para que manda allí a sus "madelmanes" armados hasta los dientes? ¡Una birra va para el que me lo explique!

Aquí en las Españas, por no variar ni un ápice, el Gobierno de coalición no se pone de acuerdo, cosa de no extrañar. El presidente, en su función, ha ordenado mandar apoyo a la OTAN, como así dicen los acuerdos firmados con esta organización bélica. Yo tampoco -en su tiempo voté No a la OTAN- estoy de acuerdo en que nos metamos en la boca del lobo, no sea que luego no sepamos salir.

Unos están a la par con Sánchez y otros no, obvio. Pero que parte de los que no están con él sean de su propio Gobierno es digno de un guion de una película de los Hermanos Marx. Y nosotros viéndolas pasar, como los lelos.



La guerra es una gran aberración, sí; pero, como cantaba Barricada: "Cuando se aprende a llorar por algo, también se aprende a defenderlo". Y si al Putin no se le ofrece algo sustancial para que mute, como el virus, su arrogante forma de llevar los asuntos de "su" país y también internacionalmente, seguirá con la mismas; pues en Rusia democracia es "lo que diga Vladimir Putin". Si no ved los noticiarios o leed la prensa, me daréis la razón.

Y como cambiar el mundo parece ser una utopía inalcanzable, este que lo es se va tocando la balalaika, por decir algo. Lo dicho, de crío los conflictos domésticos finalizaban en cuanto mi madre desenfundaba "el apargate", fíjate tú. Hasta más ver. ¡Au!

Por: Tony Piojo

(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba