Lo que pienso de

El Azud de la Marquesa

El pasado puente me lo pasé en Cullera. Ya tenía yo ganas de tener unos días de asueto para meter a mi familia en el coche y disfrutar de esta casi semana de vacaciones que el calendario nos ha regalado. Porque lo que se dice Navidades, Navidades, no vamos a tener, como mucho tendremos dos fines de semana largos y punto.
Pero bueno, por donde iba es que dándole vueltas a todo esto del agua me dije la semana pasada: ¿Rosa, por qué no aprovechas el puente y te acercas a Cullera, para ver de primera mano lo del Azud de la Marquesa? Y allí que me fui. Ya tenía yo ganas de ver con mis propios ojos si lo que dicen unos es verdad, o lo que dicen los otros no lo es. Y lo cierto es que el sitio no está nada mal, muy cerquita de Cullera, que es un pueblo valenciano de playa que según me enteré allí mismo, el alcalde quiere convertir en el Benidorm de Valencia, ya le vale. Pero mi misión no era precisamente averiguar los tejemanejes del alcalde de Cullera, eso que se lo solucionen los cullerenses. A mí lo que verdaderamente me interesaba, era saber si el agua que el gobierno nos quiere traer a Villena es veneno como dicen los regantes y el PP, o no lo es como dicen la alcaldesa y la ministra Narbona.

Mi primer mosqueo ya me llegó cuando nos acercábamos desde Cullera al Azud, al ver por todas las partes un montón de carteles en los caminos que decían “Arroz SOS”; hasta tal punto que le hice a mi marido parar el coche para poder preguntarle a un agricultor que estaba en uno de los campos al lado del camino. Me fui derecha al hombre y le pregunté:

- Buenos días ¿me podría decir qué significan estos carteles en los que el arroz pide socorro?

Al valenciano casi le da un ataque de risa por mi ignorancia y atrevimiento, como verán más adelante.

- No señora, el arroz no pide socorro en los carteles, aunque buena falta le hace con la cantidad de arroz chino que importan algunos para pagarnos cuatro chavos por el que cultivamos aquí. Lo que dicen esos carteles es que el arroz que se cultiva en estos campos es para la marca SOS, ¿me entiende?

Claro que lo entendía, lo que no podía era abrir la boca del sofoco que me daba la metedura de pata que acababa de cometer, pero me decidí a no perder la oportunidad de preguntarle al hombre más dudas que me surgían sobre el asunto del arroz.

- ¿Y entonces, todos estos campos con qué agua los riegan ustedes?
- Pues con qué agua vamos a regarlos señora, con la del río
- ¿Con la de este río de aquí, con el agua del Júcar?
- Claro, no tenemos otra, aunque ahora el gobierno nos la quiere meter y quiere llevarse el agua para Villena.

Por supuesto no le dije a aquel señor tan amable que yo era de Villena y que me encontraba de inspección doméstica para salir de dudas de lo que me estaban contando en mi pueblo.

Tras pasar todo el día por el Azud de la Marquesa y no encontrarme ningún pez muerto y sí muchos patos por encima del río pescando peces vivitos y coleando, me volví al hotel hecha un basilisco. Así que aquí riegan el arroz, los naranjos y lo que les sale del forro con el agua del Azud y en Villena no paran de marearnos con que el agua está envenenada. Aquí hay algo que no me cuadra.

Nota: Aunque al director de El Periódico de Villena no le gusta mucho que escribamos de cosas que ocurren fuera de nuestra ciudad, no me resisto a la tentación de gritar con todas mis fuerzas “Viva Chile”.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba