Teatro

En busca del Capitán Grant


Un año más alumnos, alumnas y profesorado del IES Hermanos Amorós se suben a escena, bajo la dirección de Virtu Conca, a presentar un espectáculo que no va a dejar indiferente a nadie. El Carro de Tespis, grupo de teatro del instituto, presenta "En busca del Capitán Grant": último eslabón de una cadena que comenzó con la novela de Julio Verne "Los hijos del Capitán Gran", historia de viajes, aventuras y naufragios cuyos protagonistas den la vuelta al mundo por el hemisferio austral.
De la novela nació la zarzuela "En busca de los sobrinos del capitán Grant" en 1877, con los libretos de Ramos Carrión y música del maestro Fernández Caballero. Recientemente, en 2011, el director Paco Mir la repuso, en atrevida adaptación, en el Teatro de la Zarzuela, cosechando un éxito extraordinario.

La versión que ha adaptado el instituto debe mucho a estos precedentes, sobre todo al último: ya dijo el clásico que “somos enanos a hombros de gigantes”. Si en algo hemos ido más allá de la mera inspiración, pedimos perdón a sus creadores, o, alternativamente, les damos las gracias; o ambas cosas al mismo tiempo.

Nuestra propuesta es un proyecto de innovación educativa trasversal que trabaja la convivencia, la expresión oral y corporal, con la finalidad de dotar de herramientas al alumnado que mejore su educación y su desarrollo personal. Además es un proyecto solidario, en esta ocasión lo recaudado en el teatro del instituto, un euro voluntario por persona, se destina a Save the Children y lo recaudado este viernes a las 22.00 h. en el Teatro Chapí se destina a colaborar con AMIF (Asociación de Personas con Discapacidad Física de Villena y Comarca).

En esta ocasión participamos unas 100 personas, entre actores, músicos, cuerpo de baile, coreografía, sonido iluminación, escenografía, maquillaje, peluquería, atrezzo y dirección. profesores y alumnos. Aprendices todos en el tinglado de la vieja farsa. Como Sísifo, condenado a arrastrar a lo alto del monte una piedra que, tras rodar abajo, debía volver a elevar continuamente, los estudiantes que se van entregan, un año tras otro, el testigo a los que llegan: siempre distintos, siempre con idéntico entusiasmo. Para que siga la función.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba