Cartas al Director

En Valencia muy temprano

La tarde anterior había participado en un acto electoral, motivo por el que se encontraba en Valencia y pernoctó en la ciudad...


Por motivos de trabajo, me desplacé temprano a Valencia desde Villena, en el primer Regional (Media distancia). Acababa de dejar atrás la Plaza de Toros; la ciudad despertaba, y recién enfilada la céntrica calle Colón con sus aceras recién baldeadas, le vi venir de frente con andar pausado y elegante. Recuerdo que mi abuelo Mateo disfrutaba de madrugar, repetía él que “le gustaba respirar el aire que nadie había respirado”.

Siguiendo con mi relato, no es la primera vez que yerro al intentar reconocer a una persona; si bien ante la duda, prefiero preguntar. Pero aquel día no me equivoqué. Esta fué la breve conversación que mantuvimos.

  • ¿Es Vd. Julio Anguita?
  • “¡Sí, señor!”
  • Encantado de saludarle.
  • “¡Igualmente señor!

Seguidamente le manifesté.

  • Siento mucho la muerte de su hijo.
  • “¡Muchas gracias, señor!”

Según conocí por los medios, la tarde-noche anterior, él había participado como apoyo en un acto electoral, motivo por el que se encontraba en Valencia y pernoctó en la ciudad.

Hijo de un suboficial del ejército español y nieto de Guardia Civil, se formó en un ambiente de disciplina y trabajo. De profundas convicciones católicas en su juventud, que por sus hechos pienso que nunca abandonó. Maestro y Político.

Recuerdo que en una entrevista de televisión, tras el 23 de febrero de 1981, relató cómo vivió aquellos días de incertidumbre desde la Alcaldía de Córdoba, teniendo incluso que echar mano, por prevención, de una pistola.

Circula por las redes una entrevista grabada semanas antes de su muerte, en la que no ocultaba su preocupación para con la situación actual de España.

Ante la grave situación sanitaria, económica y política en que nos encontramos, confío en el sentido común de esa “Mayoría Silenciosa” de españoles que tan brillantemente definió la periodista Victoria Prego en conferencia pronunciada hace años en Villena.

¡Descanse en paz uno de los grandes de la Transición Española!

Por: Joaquín Marco Amorós




[Total:3    Promedio:5/5]
Etiquetas

2 comentarios

  1. Amigo Joaquín: Felicidades por este pequeño (pero grande a la vez) reconocimiento -que sé sincero por tu parte- a un hombre coherente y fiel a sí mismo, cualidades que a estas alturas de nuestras vidas son para mí muy valoradas. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba