Empresas

La CAM eleva su beneficio a 100,5 millones, el 6% más, a pesar de desacelerar el crecimiento económico


Caja Mediterráneo (CAM) ha concluido el primer trimestre del año con un resultado más que positivo dentro un contexto económico difícil y lleno de incertidumbre. El consejo de administración de la entidad conoció ayer por boca del director general, Roberto López Abad, que el primer dato parcial de 2008 arroja un resultado atribuido al grupo de 100,5 millones de euros, que supone un crecimiento del beneficio después de impuestos del 6,02% respecto al mismo periodo del pasado año. Se trata de una tasa muy significativa, a pesar de suponer una desaceleración frente a los registros de mejora de otros ejercicios, De hecho, hace un año, el índice de incremento superó los dos dígitos, el 15%.
Los resultados presentados evidencian una clara subida en todos sus márgenes, desde el de interés -sin dividendos-, con un 12,96%; al de explotación, con un 14,84%; así como en el ordinario, con un 13,76%. Además, la caja aclara que “todo ello se produce sin que se hayan generado resultados extraordinarios o de operaciones singulares no recurrentes”.

El beneficio operativo del grupo CAM de enero a marzo creció en un 14,86%, lo que eleva el resultado de las operaciones antes de impuestos a los 140,9 millones de euros. El volumen de recursos, se cifra en 68.638 millones de euros registrándose una positiva evolución de los recursos minoristas que aumentan un 12,4% interanual.

“Solidez” en la entidad
López Abad hizo hincapié ante los consejeros que “los resultados han sido buenos y la evolución de las magnitudes, excelente”, lo cual “confirma la solidez de la CAM en un entorno económico de cambio de ciclo”. Además, aseguró que son “expertos y sabemos lo que hay que hacer bajo cualquier circunstancia, gracias a la capacidad y experiencia de todo nuestro equipo”.

0,27 más de morosidad
Los miembros del consejo de administración, preocupados en los últimos meses por las consecuencias que se podrían derivar para la entidad la crisis inmobiliaria, ante el mayor riesgo de impagos, se mostraron más tranquilos cuando el director les informó de que las dotaciones a insolvencias suman ya un total de 103 millones de euros, “siguiendo los tradicionales criterios anticipativos y prudenciales que caracterizan a la CAM”, según sus palabras.

En relación a la gestión de riesgos, el índice de morosidad de los clientes se sitúa al finalizar el trimestre en el 0,96%, lo que supone mantenerse por debajo de la barrera del punto, pero que tampoco puede ocultar un aumento del 0,27% respecto a diciembre de 2007.

Autor: Zenón Guillén
Fuente: Las Provincias

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba