Apaga y vámonos

La Iglesia en el Limbo

¿Oiga? ¿Está Ratzinger? Dígale que se ponga. No, no soy Gila. Soy Dios. Sí, el jefe… Escucha Benedicto, que digo yo que ya está bien de engañar a la gente con eso del Limbo que os sacasteis de la manga hace unos siglos, así que invéntate cualquier chorrada para suprimirlo, que como le dé al personal por coger la Biblia y comparar lo yo que dije con los dogmas que os estáis inventando desde San Pablo, vais a tener que cerrar un chiringuito que, dicho sea de paso, desde que has dicho que no caben gays se os va a quedar medio vacío…
No se asusten, que no soy Dios, todo lo más el Aure hablando de religión. Sucede, sin embargo, que me he dado cuenta de que para ser ateo tengo mucha más formación religiosa que algunos supuestos creyentes que, por no leer, no han leído ni el libro que dicen seguir, lo cual no deja de tener su guasa. Viene esto al caso porque me tiene a mí contento la Iglesia. No sé si es para despistar con la que está cayendo con su manipulada oposición a la LOE, pero en tres días se han sacado dos ases de la manga que no hay por dónde cogerlos: primero se inventan un Limbo del que Dios no dijo ni pío y, tras mentirnos durante siglos, montan una Comisión Teológica para desdecirse y suprimirlo. Y segundo, nos anuncian que los gays no podrán ser sacerdotes ni siquiera en la Diócesis de Boston, que es lo más parecido al barrio de Chueca que conozco.

Quizá si a la gente le diera por pensar por si misma y se leyera la Biblia, descubriendo entonces las tropelías que viene haciendo la Iglesia en nombre de un Dios que, de existir, tiene que estar más que harto de sus “representantes”, otro gallo nos cantaría. Vean si no: ¿Conocen ustedes los Diez Mandamientos esos que nos han hecho aprendernos de carrerilla? Pues sepan que no han acertado ni la mitad. Si quieren conocer los Mandamientos que Dios dio a Moisés y no los que la Iglesia, en función de sus intereses (muchos de ellos económicos), pretende que cumplamos, dejen de ir a misa y abran la Biblia. Éxodo, capítulo 34, versículos 10 y siguientes. De nada. Aunque para pasmarse, mejor esto: ¿Sabían que según la Biblia Jesús tiene un mínimo de seis hermanos? Si sabemos hasta el nombre de los chicos: Santiago, José, Simón y Judas. Y también se habla de sus hermanas, todos ellos hijos de una tal María cuya virginidad, vistas así las cosas, resulta improbable. Corran, corran… Evangelio según San Mateo, capítulo 13, versículos 55 y siguientes.

¿Que a qué viene esto? Pues a que servidor está hasta los mismísimos de tanto disparate y tanta Conferencia Episcopal. Fíjense: tras las últimas manifestaciones el PSOE, con acierto (¿consistirá en eso el famoso “talante”?), acepta introducir modificaciones sustanciales en la LOE: la elevación del mínimo de contenidos comunes en todas las comunidades autónomas, el endurecimiento de las condiciones para pasar de curso y una buena parte de las exigencias de la escuela privada concertada… con lo cual, muchos de los críticos de la LOE han dejado de serlo. No así la Iglesia, que continúa dando la tabarra con la puñetera asignatura de religión para que sus manipulaciones sigan siendo evaluables. Total, que me he dicho yo: Pues vamos a darles el gustazo. ¡Religión evaluable, sí! Propongo además varios temas: Iglesia y manipulación, Iglesia y mentiras, Iglesia y homosexualidad, Iglesia y fascismos, Iglesia y antisemitismo, Iglesia y pena de muerte, Iglesia y guerra, Iglesia y mujer… y sigan ustedes.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba