Cartas al Director

Lo anoto como urgente

Si Larra levantara la cabeza, se le caería la cara de vergüenza al ver que el tiempo, aunque pasa, no cura los desatinos, ni las malas artes, ni las pocas ganas de trabajar…
“Vuelva usted mañana” dicen algunos cuando se les pide tramitar algún asunto… “Lo anoto como urgente” es lo que me llevan diciendo en la Correduría de Seguros del Mediterráneo, empresa vinculada a la Caja de Ahorros del Mediterráneo, desde el 17 de noviembre en que notifiqué un siniestro.
Sí, casi dos meses llevo peleándome con esta empresa, no sé ya cuántas llamadas (y no son gratis, desde luego) para explicar cada vez cuál fue el siniestro a una persona diferente, y todos me dicen lo mismo: “lo anoto como urgente”. ¿De qué sirve pagar un servicio “por si acaso” si cuando llega el caso no cumplen? Es cierto que nada más llamar por una inundación se personó un fontanero, localizó la avería y arregló lo que tuvo que arreglar porque era urgente. Pero no es menos cierto que se olvidaron del piso de abajo, que chorreaba agua como una catarata. He pedido hablar con el/la jefe/a y como estaba ocupada (parece ser que era jefa) me dieron la opción de elegir entre esperar al teléfono o que me llamara enseguida. Menos mal que opté por colgar porque después de unas veintitantas horas y después de que el Director de mi oficina de la CAM se quejara, entonces se personó un perito. Pero en ningún momento me llamó nadie. Desde el 20 de diciembre en que ese señor dijo que vendrían a pintar por la tarde, todavía estamos esperando.

Lo peor de todo es que el siniestro afectó a unas personas mayores, con necesidades especiales para dormir, que tuvieron que salir de esa habitación y utilizar otras sin condiciones para ellos, primero porque estaba todo mojado y segundo porque hasta que el perito no viera los daños nos aconsejaron que la habitación se quedara como había quedado. Así pues han estado durmiendo en una cama no apropiada durante el mes que tardó el perito, y a día de hoy sigue destartalado el dormitorio, pues no han pintado todavía. Hoy, 10 de enero, he tenido que llamar a un pintor para que las pobres personas vivan tranquilas.

¿Qué pasa con los años que llevo pagando si sólo arreglan una parte de la avería? He amenazado con denunciar, me he quejado al director de la entidad personalmente y aconsejada por él, he referido lo ocurrido con pelos y señales y por escrito para que él tuviera más peso a la hora de poner la queja. Eso fue el 22 de diciembre y a día de hoy no sé nada. Y como no sé nada les voy a denunciar por los nervios que me están haciendo pasar, por el tiempo que me están haciendo perder, porque en mi escalera estoy perdiendo toda credibilidad y porque mis vecinos no tienen que pagar la incompetencia de una empresa que les es ajena.

Está claro que el pez grande se come al chico.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba