Baloncesto

Los mejores jugadores rookies de la NBA

La NBA, o National Basketball Association, es sin duda uno de los torneos deportivos más importantes a nivel internacional. Todos los amantes de baloncesto sueñan con poder incorporarse algún día a uno de los 30 equipos que conforman la Conferencia Este y la Conferencia Oeste. Por esta liga privada han pasado algunos de los jugadores más importantes de la historia, y todos ellos fueron, al principio de su carrera, lo que se conoce como rookie, término anglosajón que se usa para designar a aquel deportista en su primer año como profesional.

Los rookies tienen un papel fundamental dentro de la NBA. Los medios de comunicación, los aficionados y los directivos de los clubes están pendientes durante toda la temporada de la actuación de estos jugadores noveles. De ella dependerá su futuro y determinará si su carrera está dentro o fuera de la liga norteamericana. Hay algunos que debutan sin pena ni gloria, pero hay otros que, en cambio, ya desde sus inicios dan señas de que pasarán a los anales del baloncesto.

Uno de los casos más destacados es el de Magic Johnson. En su año de debut, el jugador de los Lakers ya retirado consiguió el premio al MVP de las Finales de la NBA, un honor que volvió a recibir en dos ocasiones más en 1982 y en 1987. Pese a que varios analistas lo veían más como alero, el entonces entrenador del equipo californiano, Jack McKinney, consideró que el de Míchigan debía jugar como base. Esa misma temporada, fue incluido en el mejor quinteto de rookies de la liga.

Entre los discípulos de Magic Johnson, hay uno que tuvo un primer año en la NBA particularmente brillante. A Shaquille O’Neal, que recibió el tutelaje del base de los Lakers mientras estudiaba en la Universidad Estatal de Luisiana, le bastaron muy pocos días para demostrar todo su talento. Efectivamente, el de Nueva Jersey se convirtió en el primer jugador de la historia en ser nombrado Jugador de la Semana de la NBA en su primera semana en la liga de baloncesto más importante del mundo. Se ganó a pulso recibir también el premio Rookie del Año en 1993.

El mítico Wilt Chamberlain, por otro lado, vio su debut en la NBA algo retrasado porque por aquel entonces la Asociación no aceptaba jugadores que no hubieran completado su año de graduación. No obstante, la espera mereció la pena. En 1959, el pívot debutó con los Warriors siendo el jugador mejor pagado de la competición. En sus primeros seis meses como profesional del baloncesto, Chamberlain rompió ocho récords y fue reconocido en un mismo año como MVP de la NBA y Rookie del Año, una coincidencia poco habitual.

A lo largo de su trayectoria profesional de 20 años, Kareem Abdul-Jabbar fue seis veces campeón de la NBA, seis veces MVP y dos veces MVP de las Finales. El histórico pívot de los Lakers debutó con los Milwaukee Bucks y esa misma temporada se llevó merecidamente el premio Rookie del Año. Cuando el neoyorquino se incorporó al equipo de Wisconsin, este solo llevaba unos meses participando en la liga de baloncesto más competitiva, y es justo reconocer que la presencia de Abdul-Jabbar les abrió el camino del éxito. Como reconocimiento, los Bucks retiraron su dorsal, el número 33.

Oscar Robertson coincidió con Abdul-Jabbar en los Bucks entre 1970 y 1974, año en el que puso punto y final a su carrera como jugador de la NBA. Trece temporadas antes, el base estadounidense jugó su primer partido con los Cincinnati Royals, iniciando un año de debut en el que terminaría siendo nombrado Rookie del Año. Ese mismo 1961, Robertson fue incluido en el mejor quinteto de la NBA, y lo sería durante nueve años consecutivos. De forma similar, también jugó el All-Star Game de 1961, el primero de un total de doce seguidos.

Hace tan solo unas semanas que ha dado comienzo la temporada 2018-2019 de la NBA. Entre los rookies que más despuntan están Luka Doncic de los Dallas Mavericks, Collin Sexton de los Cleveland Cavaliers y Trae Young de los Atlanta Hawks. Al primero ya se lo ha equiparado a Kevin Durant, que tiene el récord de conseguir 46 puntos en el Rising Stars Challenge. En cuanto al jugador de los Cavs, por otro lado, brilló en la liga de verano y todo apunta a que su confianza en la cancha lo va a llegar lejos. Igualmente, Young lo tiene todo por triunfar, aunque algunos expertos aseguran que necesitará un tiempo para adaptarse.

Los nombres mencionados en este artículo son solo algunos de los mejores rookies de la historia. Lo que tienen en común, además de un incuestionable talento, es que demuestran que los jugadores noveles pueden llegar a tener un papel clave en el devenir de la temporada. Eso deben tenerlo en cuenta incluso también los usuarios de casas de apuestas como Betway, que tienen la oportunidad de hacer dinero apostando por debutantes poco conocidos al iniciar el año. ¿Quién recibirá el premio Rookie del Año en 2019? Que empiecen las apuestas.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba