Cartas al Director

Profesores y padres, culpables de lesa educación

La imposición del valenciano en la enseñanza es una guerra ideológica y nuestros hijos son las víctimas

El diccionario define “lesa” como agravio. Somos culpables tanto el gobierno valenciano como el resto de la comunidad educativa de intentar implantar unos Planes Lingüísticos de Centro (PLC) que van a degradar, aún más, la educación de nuestros hijos. Vamos, pues, a provocar un agravio a sus derechos sobre las espaldas del modelo educativo que los va a colocar en desventaja.

Las fantasías nacionalistas no son compatibles con la realidad laboral futura; tendremos jóvenes menos preparados, condenados a peores expectativas de vida profesional y personal. Y esto nos lleva a la segunda acepción de “lesa”, que se refiere a la persona torpe, poco inteligente o ignorante. Estamos consintiendo que nuestros hijos, secuestrados por las ensoñaciones identitarias, sean, de manera planificada, más ignorantes que los que estudien en otras zonas. Y lo sabemos, ¿estamos dispuestos a seguir?

Un gran número de equipos directivos ha asumido desde el principio que la aplicación de los PLC que impone la ley 4/2018 supondrá un descalabro para la mayoría de los estudiantes, en particular para los de bachillerato que se enfrentan a la prueba selectiva.

En lugar de negarse en redondo a aplicar una ley que no obedece a criterios pedagógicos, sino políticos, que distorsiona el proceso de enseñanza, la mayoría ha optado por arbitrar medidas paliativas como acogerse a las propuestas no escritas de la administración –susceptibles de ser prevaricadoras– y por insertar los contenidos en lengua no materna en las asignaturas menos lingüísticas o “fundamentales”. Un fraude a la ley y un engaño a toda la comunidad educativa. Estamos aplicando un texto legislativo que rebajará el nivel académico de los alumnos a sabiendas y de tapadillo.

El gobierno de Ximo Puig es consciente, pero la prioridad es avanzar en el proyecto de ingeniería social; no les gusta como es la Comunidad Valenciana, su rica diversidad, no aceptan que la mayoría tengamos como lengua propia el español y la quieren hacer a su gusto. Les importa poco el sacrificio de miles de jóvenes en el altar de la nostra identitat com a poble. Al final se trata de que el español quede arrinconado, testimonial. Es una guerra ideológica y las víctimas son nuestros hijos.

Nos embaucan con lo de educación plurilingüe como si fuesen a salir de la ESO o del Bachiller políglotas, poco menos que émulos de Schliemann, pero es radicalmente falso. Nos chantajean con las puertas que abre en la administración autonómica, previamente cerradas con el requisito lingüístico, pero la verdad es que a un niño de Utiel, Villena o la Vega Baja hablar valenciano no le aporta ni un solo interlocutor más, ¡no le hace falta ni para ligar en Benicarló! Si deseamos conocer el valenciano es por otras razones y en ningún caso para normalizarnos.



Aprender una lengua es un proceso arduo, supone muchos años de esfuerzo. Imponer contenidos en lenguas ajenas al estudiante, especialmente si son de familias lingüísticas diferentes –como el inglés–, supone rebajar radicalmente lo que podemos enseñarle al alumno. Para entendernos, si la atención está focalizada en averiguar lo que significa cada palabra, al estudiante se le escaparán los contenidos. Preguntemos a los padres de Madrid los quebraderos de cabeza que les ha dado la enseñanza bilingüe (inglés, español), cómo ha afectado en horas de academia, clases particulares y dificultades para los niños con problemas de aprendizaje como dislexia, entorno asperger, hiperactividad, audición, etc. Nosotros, más chulos, trilingües.

Aprender lenguas sin más no puede ser un objetivo pedagógico, sólo en Europa hay más de 200. Debemos seguir un criterio de economía y eficiencia: lengua materna –castellano o valenciano–, inglés y francés como segunda extranjera. El valenciano será optativo para quienes estudien en línea castellana, como contempla la Constitución. Resulta importante destacar que la metodología propuesta es potencialmente dañina, los idiomas deben impartirse como contenido propio, no como vehículo de enseñanza de otras asignaturas. El objetivo del presidente Ximo Puig es que en la Comunidad Valenciana el español quede reducido como máximo a un residual 25%, como se desprende de los artículos nº 6 y 11 de esta malhadada ley, que aspira a que el 50% las clases se den en valenciano.

El Estatuto sorprendentemente dice que “La lengua propia de la Comunitat Valenciana es el valenciano”. ¿Por qué? ¿La mayoría hablamos una lengua impropia? Esto, ahora, lo llaman normalización, luego será inmersión como reconoce el consejero Marzá; no sé si pronto o tarde nos pasará como a las madres de Salou, que fueron agredidas por reclamar enseñanza en español para sus hijos con toda la sociedad e instituciones mirando para otro lado.

Por: Miguel Ángel Robles Martínez (miembro de la plataforma Docentes por la Libertad Lingüística).

[Total:48    Promedio:3.8/5]
Etiquetas

22 comentarios

  1. “El valenciano será optativo para quienes estudien en línea castellana, como contempla la Constitución”

    Dígame, en qué artículo de la Carta Magna aparece??

    También aprovecho para recordarte el art 3.3 CE: “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.”

    1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. En este. Se olvida del punto número 1. Fíjese si se fomenta la riqueza lingüística que mi propuesta es que se estudie en la lengua materna, es la Carta Magna la que establece su obligación de conocer el español también. Ni odio ni rechazo, libertad y respeto.

      1. Plataforma por la comodidad docente.
        Todos sabemos de las dificultades pedagógica del bilingüismo y de la propaganda que utiliza cualquier administración.
        Siempre acusamos a nuestros adversarios de las intenciones más perversas.
        Pero la mayoría solo queremos mejorar un poquito el conocimiento del valenciano.
        Un valenciano que desaparece de las comarcas centrales de Alicante. Y lo sabes…
        Ni la mierda de los hunos, ni la mierda de los hotros.

    2. Es cierto pero es innegable la imposición ideológica y no pragmática.
      La evolución de las lenguas nos demuestra que el valenciano desaparecerá ( tan solo lo usan un 30% de la población de la comunidad y bajando), para que se perpetúe no es el mecanismo la obligación en la escuela

  2. Tienes muy poco rigor periodístico en este artículo, articulado en un intento de incrementar el descontento y el miedo a lo desconocido.

    Si bien comparto algunas de tus ideas, el tono y la información errada en muchos puntos supone una descalificación a la veracidad e imparcialidad del artículo.

    La riqueza lingüística es imprescindible, y parte de nuestra identidad como pueblo. Si bien es cierto que nunca debería “imponerse”, negarla o tachar de criminal y de atentar al nivel de educación de nuestros hijos es pura hipocresía.

  3. Una verdadera libertad, no puede implicar la imposición de una lengua que no aporta nada a las espectativas formativas y laborales del alumno, a no ser que por gusto personal sea el estudiante el que quiera incorporarlo.
    No se puede poner al mismo nivel las lenguas regionales que el ingles, aleman e incluso el ruso o el chino.
    Sobre todo si el alumno tiene sus raices en una sociedad castellano parlante.
    A partir de la libertad estaria en tener la posibilidad de estudiarlo quien quiera, al igual que otras muchas cosas que podemos hacer para nuestro enriquecimiento personal.

    1. Podrían ser optativas también el resto de asignaturas. Todo optativo. Que en las aulas se fabriquen trabajadores, no personas. Nadie cuestiona la asignatura de religión, la de música (cuando muchos alumnos van al conservatorio o tocan en la banda del pueblo), la de educación física (cuando muchos practican deporte), etc. Siempre se cuestiona la misma asignatura, la que enseña la legua y la cultura de la.zona en la que vivimos. Curioso.

      1. Mucha gente cuestiona religión, y la musica. Claro que si!
        Pero estudiar una lengua que no tiene proyección (no ya internacional), ni tan siquiera nacional, y encima no es la mia ni forma parte de la cultura de mis ancestros…
        Perfecto que lo estudien los valencianos de cuna, pero los que estamos ahi por decisión administrativa, nos toca las narices, y quien no lo quiera entender….
        No digo que tu no lo hagas, pero no me lo impongas. Tan dificil de entender es eso?
        Llevamos con esto 40 años.
        A la mayoria de los villeneros no nos molesta convivir con el valenciano, pero que no lo metan a presión es invadir nuestra libertad.
        Que interés tienen los que reclaman libertad para estudiar su lengua en manosear mi libertad y la de mis hijos??
        Que puto vicio de imponer.
        40 años así y al final los intransigentes somos nosotros.
        Siglos de vecindad perfecta, de mestizaje cultural, de incorporar valencianismos a nuestra manera de hablar, y en las ultimas decadas si dices “todo bien pero no me interesa aprender valenciano”, te conviertes en un villenero presuntuoso, poco menos que un facha, etc.
        Ya esta bien!!!!

        1. Que solo quieren dar un par de asignaturas en valenciano, no imponer la República Pancatalanista del País Valensià. No se va a acabar el mundo por estudiar en otro idioma. Montáis un drama donde no lo hay. Ojalá yo hubiera podido estudiar algo en valenciano.

          También es curioso que se apele a la libertad, pero esa libertad siempre es para que todo se estudie en castellano, no para que mis hijos puedan decidir para estudiar en valenciano.

          1. Marza, el conseller, ya ha mostrado su interés por formar parte de los paisos Catalans.
            Estudiar matemáticas o historia en una lengua que no es la tuya y que no dominas, reduce al ridículo los conocimientos que puedes aprender.
            No es mejor la lengua de mi madre que la de la tuya, por eso proponemos LIBERTAD de elección. Si tu lengua materna es el valenciano, pues estudia en valenciano… si quieres. Dónde está el odio?
            Pedagógicamente ya se ha demostrado que la propuesta del trilinguismo es perjudicial para la mayoría de los estudiantes. Vean el libro de Inger Enkvist “La buena y la mala educación”, especialmente para los más vulnerables

          2. Quien ha dicho eso?
            No y tus hijos estudiar en la lengua que os salga de las narices, y yo no digo que no lo hagais (pues respeto tu libertad de decisión).
            Lo que digo es que yo no quiero hacerlo (puedes respetar tu esa decisión personal mia?).
            Hace muchos años que podeis ejercer esa libertad, mientras que a docentes de Villena o que trabajan aquí, se les ha obligado a titularse en el uso del valenciano.
            Las cosas son un drama o no dependiendo de como te las impongan.
            El valenciano durante la dictadura no se estudiaba, y no se ha perdido, la gente lo sigue hablando.
            Para los que es vuestra lengua materna me parece bien que querais profundizar y mejorar en su conocimiento.
            Porque si yo no quiero aprenderlo te ofende tanto? No lo entiendo.
            No hace tantos años tuvieron que cerrar con millones de perdidas Canal 9, el motivo más evidente era que al dar la espalda a la lengua de más de la mitad de los habitantes de la comunidad les paso factura en las cuotas de audiencia.
            Si la libertad del valenciano parlante consiste en tener facilidades para usar su lengua, y apoyo para imponersela a los que hablan castellano.
            Mal vamos

        2. No te convierte en nada….No hablamos de ti, hablamos del derecho de tu hijo o el mio, a aprender las dos lenguas de su Comunidad. Como dice la Constitución, el Estatuto de Autonomía, y lo que es más importante; el sentido común, la justicia y la honestidad. Convivencia y respeto.

      2. No se cuestiona la asignatura, se cuestiona su modo de tratarla, es una riqueza y un valor en si, en manos de política de barra de bar y no de consenso y de verdadero trabajo de negociación y de asertividad, de respeto y de realismo. El artículo carga las tintas pero dice ciertas ” verdades” sobre atacar el castellano en vez de fortalecer el estudio de ambas en igualdad y derecho. Mientras se politice ( igual que la religión que veo necesaria y se vincula a la derecha, claro error) estamos perdidos
        Visca la nostra cultura i el cor dels valencians

  4. Construiré mil ponts mil vegades,

    sols per estar amb tu.

    Sé que visc en els teus pensaments quan rius,

    quan mires,

    quan abraces…

    Hi ha moments que em parles poc,

    o em calles.

    En ocasions les paraules són escasses,

    o penses que no em necessites.

    Encara que no m’escoltes, o que fins i tot

    arribes a oblidar-me, no m’importa.

    Perquè el que realment importa, el més poderós

    és que, des de la primera paraula fins a l’última,

    sempre estaré al teu costat.

    No és millor la llengua que li va ensenyar sa mare que la que em va ensenyar-me la meua.

  5. Un poco de respeto, solo un poco sería necesario para que podamos seguir conviviendo en paz. Hablando de casos similares tenemos a China, un país que democráticamente no es un ejemplo, pero en el que existen más de 2000 dialectos/idiomas particulares, no ya entre regiones limítrofes, sino entre pueblos próximos. Allí tienen un idioma conocido comúnmente como chino simplificado, que debe conocer todo ciudadano y debe utilizarse en todas las administraciones públicas, zonas públicas, carreteras, etc. La razón? Entenderse, fomentar la unidad como pueblo. No quieren que un ciudadano del oeste o del este vaya al sur o al norte y no pueda pedir un bocadillo en un restaurante, porque no puede entender lo que pone en los letreros de la tienda. Eso, ya está pasando aquí y es solo el principio, pues cuando se utiliza un idioma para desentenderse de otros, se fomenta la desigualdad, la desunión y el enfrentamiento. Un idioma, sea cual sea, no es cultura en sí mismo, si no el vehículo de transmisión de la misma. O acaso no puedes ir a un museo español y tener la visita en inglés? La cultura se transmite en el idioma que bebes de pequeño. En un futuro cercano, quien no hable las principales lenguas del planeta no podrá optar a un trabajo de calidad, si un niño o una niña quieren estudiar un idioma que no sea de las principales lenguas del planeta, debería ser por elección propia, no por imposición. En un mundo globalizado, las lenguas minoritarias no aportan oportunidades de futuro. No digo que deban olvidarse, pero sí que sea decisión de un estudiante ya con su formación el decidir si quiere o no estudiar algo que en sí no le abra puertas de futuro, ya sea un idioma, una religión, un instrumento o saltar a la pata coja. Debemos darles herramientas útiles a nuestros hijos, o nos arrepentiremos cuando sean adultos y no puedan acceder a un trabajo de calidad porque porque el hijo de tu vecino francés/inglés habla más idiomas que él.

  6. Creo desde mi humilde opinión que no es nada beneficioso tomar decisiones y crear leyes educativas con fines políticos porque lo que está claro es que detrás de esta ley hay una ideología política.
    Me gustaría que cambiase el sistema empezando por despolitizar la educación entre otras instituciones…porque lo que nunca puede ser beneficioso para los ciudadanos es que los políticos manipulen la educación de nuestros hijos para beneficio de ellos y manejarnos a su antojo…al final son ellos los que hacen y deshacen sin contar con el pueblo.

  7. Convertir l’aprenentatge de qualsevol cosa, inclòs un idioma, en un problema, és propi de persones incultes. Usar les llengües per a les disputes polítiques és una estupidesa. La majoria de la gent que es queixa que s’estudiï en català a les escoles no té inconvenient en què s’estudiï en anglès o en alemany. Hi magnífics col·legis privats perquè els seus cosmopolites fills s’eduquin en “llibertat”. Deixeu-nos en pau, si us plau

    1. Claramente te da igual lo que yo piense.
      Decididamente has excluido a cualquiera que no hable tu idioma del debate.
      No creas que crítico esa postura, la respecto, ya se que soy un intruso. No estoy invitado.
      Aún así te diré aunque no te importe, que poner a la misma altura el alemán o el inglés que el catalán, suena a comparación inocente, pero no creo que nadie que conozca el mercado laboral, escoja esté último para la formación y el futuro de sus hijos, a no ser que quieran que sean funcionarios de la administración autonómica.
      Somos muchos los territorialmente valencianos, pero lingüísticamente castellanos.
      No creo que tengamos ningún problema si se nos deja en paz, lo que no logro entender es el empeño de determinados partidos y algunos ciudadanos de meternos esa lengua a la fuerza.
      Lo entiendo, lo medio hablo, y medio leo, pero libremente, si eso resta tiempo de formación a mis hijos en algo más práctico siempre estaré enfrente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba