Editorial

Una inversión inoportuna y necesaria

El edificio que alberga el ayuntamiento de Villena, un palacio renacentista de comienzos del siglo XVI, se encuentra en un grave estado de conservación, tal y como han confirmando los propios técnicos municipales, y el equipo de gobierno no va a tener más remedio que plantear una remodelación integral muy costosa o, en su caso, optar por la construcción de un nuevo inmueble o el traslado de dichas instalaciones municipales a otros espacios.
A priori, la opción que cuenta con más opciones es la rehabilitación del edificio, una construcción de 500 años de antigüedad, salvo el añadido de la planta superior, que se levantó en los años 60 del pasado siglo. El coste de dicha actuación, según las primeras estimaciones, podría rondar el millón y medio de euros, una cantidad que sin lugar a dudas condicionaría otras inversiones a realizar por el ayuntamiento, pues mientras el Ministerio siga fijando el techo de gasto como en la actualidad, el margen de maniobra de los ayuntamientos estará totalmente reducido.

En cualquier caso, y por mucho que duela gastar ese dinero y restárselo a otras necesidades, no queda más remedio que pasar por ahí, por la seguridad de los trabajadores municipales y los ciudadanos que visitan la casa en primer lugar, por la propia calidad del trabajo y los servicios que se prestan al público en segundo, y por último por la dignidad que requiere un espacio que es de todos y que a todos representa.

Así las cosas, solo cabe desear que los plazos sean cortos y las molestias llevaderas y, sobre todo, que se acierte con el proyecto y su ejecución, porque la inversión va a ser considerable y no será de recibo que, como suele ocurrir, acabemos lamentando fallos y sobrecostes.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba