Sociedad

“Esta Medalla es un estímulo para realizar nuestra labor”

Hace ya 60 años que cuatro hermanas de la congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl llegaron a Villena para fundar el Colegio Ntra. Sra. de los Dolores –popularmente conocido como Paulas–. Y en reconocimiento al gran trabajo realizado por las hermanas desde su creación, el Ayuntamiento les hará entrega este viernes de la Medalla de Oro de la Ciudad de Villena. Por ello, hemos hablado con Sor Consuelo (Superiora de la Orden), Sor María, Sor Josefina, Sor Antonia y Sor Mª Dolores.
Una de las cuatro hermanas que fundaron el colegio en 1945, Sor María –que cuenta ya con 90 años– nos contaba cómo fueron los inicios del centro en aquellos años de la posguerra. Según la religiosa, fue en esta época del año cuando ella y sus tres compañeras llegaron a Villena –“donde nos sorprendió que hiciera tanto frío para ser la provincia de Alicante”, recuerda– y se instalaron en el colegio en la calle Corredera. Las cuatro religiosas –ente las que se encontraba la que sería la primera superiora– vinieron desde Madrid, “donde estaba nuestra Casa principal”, mandadas por Ceferino Sandoval, el vicario del Obispo de Murcia en aquella época. A pesar del frío, Sor María confiesa que tuvieron un “caluroso recibimiento” por parte de las autoridades locales y el párroco. En el momento de su fundación, el centro escolar debía tener cabida para educar, “de forma gratuita”, a 100 niñas pobres de la ciudad de Villena. Sin embargo, “debido al gran número de peticiones por parte de padres que querían que sus hijas estudiasen aquí”, en los siguientes años se tuvo que ampliar las instalaciones, utilizando ya las de la calle Isabel la Católica, ampliando este edificio unos años después.

Preguntadas sobre lo que significa para ellas la concesión de esta medalla, las religiosas que hoy viven en la Comunidad afirman que es “un honor y se entiende como el agradecimiento del pueblo por toda la dedicación de esta Comunidad con la sociedad villenense; un reconocimiento a nuestra labor.” Además, “que nos homenajeen con este premio impulsa nuestro compromiso de seguir trabajando, para estar a la altura de las circunstancias”, comenta Sor Mª Dolores, una de las religiosas que llegó no hace mucho a Villena. Dando muestras de la humildad que las caracteriza, todas coinciden al decir que “no nos consideramos dignas de la medalla, pero lo agradecemos y creemos que será un reto para que nuestra obra siga al servicio de los necesitados… aunque nuestra vida no cambia por este premio”.

Ninguna de las hermanas imaginó nunca que pudieran recibir un reconocimiento de este tipo, “pues no aspiramos a que nos den premios ni nos paguen el trabajo que hacemos. Lo hacemos sencillamente para ayudar a los pobres y a las familias necesitadas”, explican. Lo que echan de menos es que “en esta sociedad se tenga el deseo de compartir, pero no el sentir religioso […] nos hace más ilusión que se valore que las obras buenas se hagan sin ruido y sin esperar nada a cambio”. Esperan que se perpetúe el espíritu de ayuda de su orden y que la gente “se comprometa en asistir y ser solidarios con los necesitados, pero no por un tiempo, sino para siempre, como hacemos nosotras”.

La recepción de esta condecoración correrá a cargo de la máxima autoridad de la orden –la Visitadora–, Sor Presentación, que vendrá expresamente desde Navarra. La superiora de la Comunidad de Villena y las otras 8 hermanas que forman parte de ella hoy en día, también acudirán a la entrega, al igual que algunas de las hermanas que han pasado por el Colegio Nuestra Señora de los Dolores en los últimos años.

¡Enhorabuena!

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba