Teatro Chapí

Artistas por un día

Decenas de niños y niñas de Villena se dieron cita el pasado viernes en las inmediaciones del Teatro Chapí para disfrutar del Taller de Circo organizado por la compañía Tot Circ y, posteriormente, de su espectáculo Caravan.
Ajenos al desarrollo del partido de fútbol que enfrentaba a la selección española con la de Arabia Saudí, decenas de niños se dieron cita desde primera hora de la tarde del pasado viernes en la calle San Francisco para tomar parte en el Taller de Circo propuesto por la compañía Tot Circ y elegido por el Teatro Chapí para echar el cierre a la temporada.

Desde el momento en que éste dio comienzo, los niños comprobaron que iban a ser los auténticos protagonistas de un espectáculo de participación en el que el público, el color y el movimiento son el eje alrededor del cual gira toda la propuesta. Aprovechando el aparcamiento de la calle San Francisco, en los aledaños del Teatro Chapí, los miembros de la compañía erigieron un trapecio y una maroma alrededor de los cuales dispusieron —en varios lugares diferenciados— diferente enseres habituales en el circo para que los niños pudieran hacer uso de ellos a su conveniencia. No obstante, no faltó la presencia de monitores para enseñar a los más pequeños así como para ayudar en todas aquellas circunstancias en que se requiriese su presencia.

Así, trapecio, maroma, zancos de mano y de pie, “hula-hoops” gigantes, rodillos de equilibrio, monociclos y ruedas, juegos malabares de todo tipo —diábolos, pelotas, bolos, platos chinos, mazas, etc.—, salta-brinques y demás elementos circenses se pusieron a disposición de todos los niños presentes, que también pudieron acudir a un pequeño taller de maquillaje para “decorar” sus caras como si fueran unos artistas más. Mientras tanto, madres y padres aguardaban en un discreto segundo plano, aunque en honor a la verdad habría que decir que muchos de ellos, más allá de acompañar a sus hijos en el juego, tomaron parte en el mismo disfrutando como el que más de los juegos de habilidad dispuestos, en un principio, para los más pequeños.

Finalizado el taller, los asistentes pudieron disfrutar de más diversión, en este caso a cargo de los propios integrantes de la compañía, en un espectáculo realizado alrededor de una auténtica caravana de circo de madera totalmente rehabilitada que sirvió de epicentro de una actuación en la que relató a los presentes la auténtica obsesión de un niño por convertirse en un gran artista de circo.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba