Historia

Cápsula del Tiempo: 298 aportaciones de la Villena de hoy para la Villena de 2120

Cerrada y precintada, se pone fin a una iniciativa “original, romántica y esperemos que de utilidad para nuestros sucesores”

El alcalde, Fulgencio Cerdán, la edil de Cultura, Elena Benítez, y la directora del Museo de Villena, Laura Hernández, han procedido hoy al cierre y sellado de la Cápsula del Tiempo, una iniciativa impulsada para conmemorar, en plena pandemia de Covid-19, el Día Internacional de los Museos.

Benítez destacaba la “gran acogida que ha tenido esta iniciativa tan romántica del Museo”, pues ante la demanda de la ciudadanía ha estado abierta mucho más del tiempo del previsto inicialmente, recopilando al final 298 aportaciones de todo tipo.

La primera, explicaba Laura Hernández, una carta redactada por ella donde se explica la iniciativa a su sucesor o sucesora, esperando que los contenidos les puedan ser de utilidad a quienes vivan en nuestra ciudad en 2120, especialmente a quienes investiguen cómo vivimos una pandemia que, sin duda, pasará a la historia. Y la última, un listado numerado de todo el contenido y sus autores realizado por el propio Museo. En medio, “aportaciones de todo tipo realizadas por personas a título individual, colectivos, empresas y asociaciones, ya que la ciudadanía ha acogida esta iniciativa con mucha ilusión”.

Fulgencio Cerdán calificaba la iniciativa como “original y útil para las próximas generaciones, que tendrán una información de primera mano –desde los decretos del ayuntamiento hasta las mascarillas o libros repartidos por el consistorio, por ejemplo– de cómo Villena vivió e hizo frente a los primeros meses de una pandemia global”. Esperemos, apuntaba, “que con el cierre de la Cápsula empecemos también a cerrar un episodio tan duro para toda la humanidad”.





Tras las declaraciones, llegaba el momento de cerrar y atornillar el bello arcón decorado por el artista Juan Monzón, que además era precintado para garantizar que nadie lo abre antes del 18 de mayo de 2120, Día Internacional de los Museos.

Ahora, solo falta completar la decoración y ubicar definitivamente la urna en un punto todavía por decidir, aunque siempre en el hall del futuro Museo, a la vista de todos sus visitantes. La idea inicial, explicaba Laura Hernández, “era colgarla y que quedara suspendida, pero con tanta aportación pesa muchísimo, y hemos de hablar con los arquitectos para concretar su ubicación definitiva”, zanjaba.




[Total:2    Promedio:3/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba