Teatro

Caricato Teatro y su paso por el Medievo


Todo comenzó a finales de 2011, cuando la directiva de la asociación de vecinos del barrio del Rabal nos llamó para asistir a una de sus reuniones. Estaban preparando el XI Mercado Medieval de Villena 2012, como se denominaba, en un principio, a lo que hoy son las Fiestas del Medievo. Pepe Cabanes y su equipo nos comentaron que debido a una bajada bastante notable en los presupuestos que el ayuntamiento otorgaba a la asociación ya no podrían realizar algunos de los actos que en otras ocasiones grupos de fuera de Villena llevaban a cabo, por supuesto cobrando. Nos dijeron que si nos apetecía colaborar y participar de una forma activa realizando alguna representación que nos satisficiera y nos encontráramos bien. Ni siquiera nos lo pensamos, por supuesto que sí, desde fuera ya se veía un buen ambiente en ese barrio y queríamos formar parte de esta historia medieval.
La asociación nos lanzó alguna idea para poder realizarla como “La batalla de las lechugas”, y otras salieron de nosotros como “La venta de esclavas”, con un texto escrito por Juan Cigarro. Fue una buena experiencia. La asociación se portó muy bien y no nos faltó de nada. Por supuesto, queríamos volver a repetir. He de decir que gracias a Rafael Camarasa y Ángelita Martínez, que nos han cedido su casa, su calor y su cariño, Caricato pudo contar con su sede en pleno Barrio del Rabal, lo cual facilitó mucho poder estar constantemente impregnados e imbuidos por el ambiente medieval.

Llegan los Reyes Católicos
2013 fue diferente: nos citaron de nuevo para ofrecernos una nueva idea, una propuesta que querían que fuera duradera y espectacular. La representación de “La visita de los Reyes Católicos a Villena en 1488”, una propuesta que Caricato aceptó sin vacilar. Se trataba de realizar la representación de un hecho histórico y documentado. La asociación de vecinos estaría con nosotros y nos apoyaría en todo lo que fuera necesario, incluso los textos serían escritos por Samuel Martínez y José Satorres, miembros de dicha asociación. Nos pusimos a ello, y hay que decir que esta experiencia nos enriqueció no solo como actores y actrices, sino como villenenses que se ponen en contacto con su propia historia y la de su país al representar a unos personajes históricos tan relevantes.

Ese mismo año también llevamos a cabo “El trueque”. En la antigua sociedad feudal el dinero tenía muy poco uso en la vida económica, pues se trataba de una economía de consumo en la cual cada villa o aldea se abastecía totalmente. El trueque era un sistema muy común, basado en el intercambio de productos, por ejemplo: yo te cambiaba mis lechugas por tu carne de cerdo. Teniendo en cuenta esta idea, los miembros de Caricato Teatro se transformaron en campesinas y campesinos, llenando sus cestas de patatas, lechugas, caramelos, manzanas, cacahuetes… y salimos a la calle a realizar un trueque con el público visitante de las fiestas. Les proponíamos cambiar algún producto de nuestra cesta por algo suyo, fuera lo que fuera, y recibimos bolígrafos, mecheros, pañuelos de papel y muchos abrazos y besos a cambio de nuestros frutos, siendo esta una experiencia gratificante y divertida.

En las fiestas del Medievo del 2014 continuamos con “El trueque” y “La Visita de los Reyes Católicos”, quedándose esta última como acto fijo y representativo de las fiestas. Pero como es costumbre en la directiva de la asociación de vecinos del Rabal, seguían proponiendo espectáculos nuevos, y echando mano a la historia y a su compañero Samuel Martínez, nos propusieron que, ya que los reyes se quedaban en Villena los días que duraba la fiesta, por qué no realizar una despedida como se merecían dichas majestades, y se pensó que el domingo, último día de fiesta, se llevara a cabo una despedida introduciendo en ella un hecho histórico, la “Representación ante sus majestades los Reyes del desencuentro de Villena protagonizado por el Cid campeador”, Así fue como surgió una nueva propuesta y más implicación de Caricato en las Fiestas del Medievo.

¡Más madera!
2015 fue un año frenético para Caricato Teatro. Durante todo el año estuvimos preparando nuevos proyectos que nos llenaban de ilusión para esta edición de las fiestas. Aparte de los actos convenidos y establecidos en ediciones anteriores, quisimos aportar dos experiencias nuevas: la obra de teatro infantil “El bufón y el caballero”, llevada a cabo por los chicos y chicas más jóvenes de Caricato, de 9 y 10 años, y “Un baile de máscaras”, un pasacalles de máscaras por todas las calles del Rabal a ritmo de batucada y música medieval. Unas máscaras de piel, realizadas a mano por los mismos miembros de Caricato, donde predominaban las máscaras con formas de animales, encontrando en esta actividad una motivación nueva donde los miembros del grupo se expresaban de una forma libre y divertida. En todas estas actividades la asociación del Rabal se volcó con nosotros y nuestras necesidades, apoyándonos con su personal, abriendo paso por las calles y con una pequeña aportación económica para contribuir al gasto que supusieron las máscaras.

En 2016 ya no tuvo lugar la representación infantil. Al pasacalles de las máscaras quisimos darle un nuevo matiz: aprovechando la presencia de una chica cantante lírica, realizamos una especie de brujería donde ella era atrapada por las máscaras y aprovechando el silencio de los tambores y del público ella cantaba unas notas donde le devolvía a las máscaras su poder para poder seguir bailando. Fue una puesta en escena muy bonita, creando un ambiente lleno de colorido y especial para los visitantes.

En 2017 vamos a realizar las mismas actividades que el año pasado, intentando innovar con el baile de las máscaras.

Trabajo de base
Esta ha sido la contribución de Caricato Teatro a las Fiestas del Medievo. Un grupo amateur que lleva veintidós años trabajando en el panorama local del teatro desde la base, con constantes cursos –expresión corporal, danza, interpretación…– desde los cuales se ha proporcionado una formación continua a los componentes del grupo así como a los interesados en general, y ha servido para crear una cantera de personas que poco a poco han ido integrándose en el grupo.

Si con nuestro paso por las Fiestas del Medievo hemos podido aportar algo para que este barrio se enriqueciera algo más, nos sentimos satisfechos y agradecidos, pues el haber participado también nos ha aportado muchísimas cosas a nosotros: unión, trabajo, aprendizaje, compañerismo, diversión e ilusión.

Gracias al Barrio del Rabal por apostar por los colectivos de Villena.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba