Bien estamos, estamos

Decano

A Pepe Pastillo, tan polifacético y sabio, a hacer cosas y hacerlas con gusto pocos le ganarán

Cuando el jueves pasado estrenábamos esta columna en homenaje a los nacidos en 1963, coincidía el cumpleaños de José Francisco Hernández Amorós, Pepe Pastillo. Haber nacido el cinco de enero del 63 le convierte en el decano de nuestra quinta villenera. Distinción, quede claro de antemano, que no sólo la merece por el azar de la antigüedad sino por, siendo como es, representarnos satisfactoriamente a los que nos sentimos orgullosos de haber nacido el mismo año en la misma ciudad.

Es cierto que uno no elige cuando nace pero sí lo que en su vida hace. A Pepe Pastillo, tan polifacético y sabio, a hacer cosas y hacerlas con gusto pocos le ganarán. A su pericia manual une un ingenio agudo. Ya no es que las cosas que hace estén realizadas con maestría, sino que las cosas que hace tienen mucho contenido intelectual, mucho fundamento, razón. A su pericia une inteligencia. Y un gran amor especialmente por todo lo relacionado con Villena. Amor que contagia.

La movida de "Los 50, un Tesoro" nació comprometida con las cosas de Villena. Pepe Pastillo es paradigma de compromiso con la ciudad. Que si el Orejón, que si los belenes y la Navidad que pregonaba, pregonó y pregona, que si las Fiestas, que si la Mahoma y los pergaminos, que si la revista Villena, que si la agricultura tradicional, que si Navarro Santafé y el Museo Navarro Santafé, que si...

Ahí su buen hacer entregado en todo aquello que pueda aportar a Villena identidad y entidad. Identidad alimentada en su rico pasado que Pastillo no está dispuesto a que se olvide o pierda. Entidad, valor o lustre recuperando elementos que combatan la plaga de uniformidad de nuestras ciudades. En 2006 le premiaron una portada para la revista Villena que presentando una colección de aldabas invitaba a abrir todas las puertas de la ciudad. Las materiales y espirituales. Era un llama que te abrimos.

Es por lo que además de la de decano válgale también la distinción de embajador. Han pasado algunos años, pero alumnos nuestros y compañeros profesores de Bigastro no han olvidado la excursión a Villena en la que entre otras actividades cupo la visita al Teatro Chapí. Pepe Pastillo les impresionó como anfitrión en las tramoyas y en esos espacios oscuros fundamentales para que el teatro sea teatro sin parecer teatro. En esta visita también tuvimos el obsequio de contar con la acogida del director del Chapí, Francisco Flor Hernández, coetáneo asimismo del 63. Otro lujo.

Cuando recuerdo al Pepe Pastillo tramoyista no sé hasta qué punto esta profesión le ha doctorado el alma en humildad, virtud que ya tenía educada. Le ha doctorado el alma en humildad por corroborar que lo que está detrás y no se ve es primordial para que sean las cosas que vemos. Así, Pepe Pastillo es sencillez, es sencillo con el convencimiento de que las cosas hay que hacerlas bien, no para lucimiento personal sino porque tienen que estar bien hechas. Lo mejor posible.

Y hay otra cosa en nuestro decano que apreciamos y que hemos dejado conscientemente para el final por todo lo personal que nos evoca: su pasión mulera. Pasión que nos trae la Villena que vivimos en nuestra infancia subiéndonos al carro de nuestro abuelo Mateo Amorós Tomás, con Antonio Gandía a las ramaleras. Oigo sus voces onomatopéyicas. En aquel carro, una vez fue para llorar una pedreguera. 1976. Finales de agosto. Por Caudete, un horizonte aterrador. La negrura acecha intermitente. Rayos. Truenos. ¡Dios bendito! En la calma... Manzanas, vides, calabazas... avisperos y pena. Finales de agosto, en Villena... Casi suspenden las Fiestas.

(Votos: 18 Promedio: 4.6)

5 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo.
    Su creatividad, buen hacer, entrega y pasión por lo que hace son sus señas de identidad.

  2. También, destacar su labor en el Museo Antonio Navarro Santafé; y en el marco de su trabajo en El Teatro Chapí, las sorpresas con que cada año nos obsequia, en el transcurso del Concierto de Año Nuevo.

  3. Gran persona y siempre dispuesto a colaborar y ayudar a toda perdona que se lo pida, un buen amigo de sus amigos

  4. Que enorme orgullo haber compartido con él y los demás componentes de grupo, -del que ya formo parte- las pasadas fiestas en la comparsa de Labradores. Pepe Pastillo es pura sangre villenera. Es entusiasmo, es pasión, es simpatía, es ingenio. Una persona excepcional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba