Opinión

¿Desbloqueó Gonzalo García Pelayo los secretos de la ruleta?

Muchos amantes de los juegos de azar probablemente conocen el nombre “Gonzalo García Pelayo”, incluyendo a la familia de García Pelayo. Ya que, tanto Gonzalo como sus hijos, se han hecho de una fama en el mundo de los juegos de azar muy significativa, principalmente en el famoso juego de la ruleta.

Actualmente, tanto Gonzalo como su familia están vetados de casi todos los casinos de Europa. Y nuestros lectores se preguntarán; ¿qué pudo haber hecho esta familia para ser vetados de casi todos los casinos de Europa? Antes de contestar esta pregunta, hemos de saber que Gonzalo García Pelayo desde muy temprana edad y gran parte de su vida, ha sido un hombre de un extraordinario don artístico. Su talento lo llevó a producir desde temprana edad películas, programas en la radio de diversos estilos como Blues, Flamenco, clásicos musicales, etc. Incluso grandes intérpretes y compositores realizaron sus trabajos contando con Gonzalo García como su productor musical.

Indudablemente, don Gonzalo tiene y ha tenido un don artístico muy significativo. Sin embargo, también es un entusiasta de los números y la probabilidad. Es por esa razón que se ha convertido en un estudioso de las apuestas deportivas y el póker. Incluso ha desarrollado una escuela para jugadores, los cuales han traído a su academia premios de gran renombre.

Basado en sus habilidades, es cuando tuvo la gran idea de formular un sistema científico, guiado por la historia de la ruleta, las matemáticas, probabilidad y pequeños errores físicos que existen en el juego. Con la finalidad de hallar una probabilidad de ganar o al menos de tornar las probabilidades a su favor, comenzó a estudiar las diferentes ruletas del gran casino de Madrid.

Y es que con anterioridad los juegos de azar no eran tan populares como lo son ahora. De hecho, anteriormente era muy complicado obtener suficiente conocimiento para tener éxito.  Sin embargo ahora sí que hay recursos útiles para convertirse en un experto de los casinos. Pero eso no fue todo, básicamente el plan contaba con los siguientes pasos:

  1. Obtener una gran cantidad de datos.
  2. Encontrar una vía de análisis para identificar alguna tendencia en cada una de las ruletas.

Para dar solución al primer paso, Gonzalo García Pelayo contó con la ayuda de su familia, sus dos hijos quienes, en un giro de total apoyo, aplazaron sus estudios universitarios para ayudar a su padre con la investigación. La tarea para ellos era simple, ir de dos a tres veces a la semana al gran casino de Madrid y jugar solo en las ruletas, con la finalidad de obtener tantos datos como fuera posible y así proceder al segundo paso.

El segundo paso no fue por mucho el más complicado, ya que haciendo uso de sus conocimientos y un lenguaje de programación que había aprendido en su época de colegio, llamado Q-basic, desarrolló un modelo matemático-estadístico que le otorgó la capacidad de analizar los datos que él y su familia obtuvieron por mucho tiempo de las ruletas reales del casino.

Después de haber alcanzado los dos pasos necesarios, la familia estaba lista para vencer al gran casino, como lo menciona García Pelayo en una de sus tantas entrevistas. Así juntaron casi 2.000 euros y dispuestos asistieron al casino a jugar ruleta seis veces por semana. A medida que el tiempo pasaba la hipótesis obtenida mediante los datos y el software se fue confirmando. Hubo días en que la familia perdía, otros días no. Sin embargo, al final de la semana, la tendencia era notoria. La familia estaba ganando. A finales del verano de 1992 ganaron aproximadamente medio millón de euros y el casino nunca sospechó de ellos. Poco a poco iban amasando una increíble cantidad de dinero para esa época.

Hasta que un día, el personal del casino comenzó a sospechar de la familia ya que, bajo órdenes estrictas del padre, nunca dieron propina a los empleados del lugar. Así, se desarrolló entonces una batalla entre la familia y el gran casino que terminó con un veto por parte del personal hacia los integrantes de la familia. Sin embargo, don Gonzalo llevó el caso a los tribunales y el veredicto resultó siendo desfavorable hacia el gran casino, ya que, por ley, ellos no podían vetar a sus jugadores sin una razón válida.

Para fortuna del gran casino de Madrid, un día decidieron rotar las ruletas de sus respectivas posiciones diariamente y así la familia jugadora no tuvo más remedio que buscar otros casinos para desbancar. Se aventuraron entonces a continuar su lucrativo negocio en los casinos de Europa,  desbancando paso por paso cada uno de ellos.

Pero la situación se tornó más complicada de lo que se presentía. Como era de esperarse, los casinos europeos desarrollaron una comunicación activa con la familia de apostadores como tema principal. Así, cada uno de los casinos, al querer proteger sus intereses, se tornó hostil hacia los tan nombrados apostadores. Incluso, en un casino de Dinamarca, los vetaron, los obligaron a abandonar el edificio y les mostraron un arma.

Imagen tomada de: https://www.casinolasvegas.com/roulette/american-roulette/

La familia decide entonces ir por lo que suponía su más grande hito en el negocio, el gran casino de Las Vegas. Sin embargo, no les sería tan fácil. Se encontraron con que las ruletas del gran casino de Las Vegas eran muy diferentes de las europeas. Por ejemplo, las ruletas europeas solo tienen un 0 y las americanas tienen una casilla con el número 0 y otra con el doble 0. Esta pequeña diferencia hizo replantear el estilo de la familia García. Considerando que esta podría ser su única oportunidad de seguir obteniendo dinero, decidieron tomar las medidas necesarias y solo apostar en las ruletas que sabían tenían una probabilidad de ganar más alta.

Continuaron jugando hasta que la última noche en Las Vegas García Pelayo jugó en la ruleta hasta las seis de la mañana ganando regularmente gracias a su modelo matemático. Sin embargo, en los últimos tres tiros, la ruleta terminó en el número 19 las tres veces. Teniendo en cuenta que el número 19 era el que menos probabilidad tenía de caer, don Gonzalo se desplomó desmayado en el suelo del casino. Evidentemente sus hijos preocupados fueron a atenderlo y allí es cuando el personal del casino identifica a la familia completa y los obliga a evacuar, caso necesario ya que Gonzalo García requería de asistencia médica inmediata.

El modelo matemático generado por la familia probó ser eficaz y funcional. De lo contrario al primer intento la familia hubiese perdido todo su dinero y vuelto a casa completamente arruinada. Probablemente esto fue posible ya que todo artefacto físico tiene pequeños detalles que pueden permitir una tendencia en sus resultados. Sin embargo, la familia decidió retirarse de la mesa de juegos.

Imagen tomada de: http://gonzalogarciapelayo.com/analisis-de-una-ruleta/

Según los chequeos médicos, el desvanecimiento fue desarrollado por presión y cansancio excesivos. Así mismo, le recomendaron a la familia llevar la vida con mas calma y así lo hicieron. Los hijos retomaron sus vidas académicas y García Pelayo ahora tiene un negocio en el cual instruye a jugadores profesionales. Además de seguir apostando por la industria musical y cinematográfica, como señaló en una entrevista en 2013.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba