Sociedad

El Consell pide a Narbona que anule el nuevo Júcar-Vinalopó

Continúa la polémica sobre el cambio de trazado del trasvase. La Generalitat advierte de que la conexión entre Cullera y Villena aumentará la fractura social entre los agricultores de Alicante y Valencia.
El Consell ha enviado al Ministerio de Medio Ambiente un paquete de alegaciones sobre el nuevo proyecto para trasvasar agua al Vinalopó entre Cullera y Villena en el que reclama su retirada, la inmediata continuación de las obras de acuerdo con el proyecto -Cortes-Villena- «legalmente aprobado en su día» y la «urgente elaboración de una regla de explotación del trasvase conforme a lo previsto en el plan hidrológico del Júcar». La Generalitat reitera que el proyecto es inviable económica y socialmente y advierte de que el diseño decidido por el Ministerio de Medio Ambiente aumentará la fractura entre los agricultores de Alicante y Valencia ya que, según las alegaciones, «el anteproyecto Cullera-Villena prima el trasvase de agua al Vinalopó sobre los derechos de los regantes del Júcar sin estar garantizado el caudal ecológico del río».

Para el Consell, la alternativa plasmada en el documento sometido a consultas es «salvo correcciones menores la propuesta que la Fundación Nueva Cultura del Agua presentó el 28 de julio de 2005 a la llamada Comisión Técnica creada por el Ministerio para analizar la viabilidad del Júcar-Vinalopó». Según el Consell, «dicha comisión es un grupo informal organizado por Medio Ambiente al margen de todos los cauces institucionales de representación y participación previstos en la legislación de aguas, de composición arbitrariamente decidida por el Ministerio y sin legitimidad alguna para adoptar cualquier clase de decisión o acuerdos».

En sus alegaciones, el Consell denuncia que la comisión realizó más de 500 simulaciones sobre los caudales con la toma del agua en Cortes de Pallás y el Azud de la Marquesa «seleccionando arbitrariamente como base las series hidrológicas de los últimos 25 años. Con estos condicionantes y suponiendo una toma para ambas alternativas de 5,6 m 3 por segundo el volumen trasvasable favorece a la Marquesa. Sin embargo si se amplía la serie a 63 años, el caudal es el mismo con la salvedad de que cuando el Ministerio decidió cambiar el proyecto, éste estaba ejecutado en un 43%», según las alegaciones.

El Consell eleva el coste final del trasvase Cullera-Villena a los 414 millones de euros, por los, según el proyecto original, 227 millones del Cortes-Villena. Según estas cifras «y al haber excluido a los abastecimientos del proyecto, el trasvase es completamente inviable sólo para regadío porque, además, tendrá unos costes de explotación que no podrán ser asumidos por los regantes del Vinalopó», apuntaron ayer fuentes del equipo redactor de las alegaciones que insistieron en la teoría de que «las ayudas de la CE se perderán». La alternativa tampoco concreta el aprovechamiento de las golas -bolsas de agua superficial- del Mareny de Barranquets y Sant Llorenç «cerradas gran parte del año» y su ejecución «dilataría las obras hasta 2010», según el Consell que considera que califica el cambio como «decisión arbitraria, lesiva para el interés general y perjudicial para el medio ambiente».

Fuente: Diario INFORMACIÓN
Autor: F. J. B.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba