Deportes

Enseñando el billar

Hoy hablaremos del “Bola 8”, más conocido como Billar Americano. Empezaremos montando el triángulo, en el cual se ponen las bolas de la siguiente manera: la bola negra, en el centro; en las dos esquinas de abajo, una bola lisa en una esquina y una rallada en la otra; las demás bolas como queden.

Para iniciar la partida, los dos jugadores golpean con el taco las bolas en dirección a la banda corta –con ida y vuelta- y el que más cerca de esa banda consigue dejar las bolas es el jugador que sale. Este saque se hace golpeando la blanca contra el triángulo el cual se rompe o abre, separándose así las bolas. Si en este primer tiro no entra ninguna bola, el jugador contrario es el que elige –bola o color-, siempre diciendo qué bola va a colar y en que agujero de la mesa. Si se mete esa bola, sigue jugando el mismo; si no entra, se cambia el turno de jugador. Cuando el jugador que hace la apertura mete la bola “de saque o salida”, tiene la mesa “abierta”, es decir, puede elegir entre bolas lisas o rayadas.

Una vez metida la primera bola, se tira a la siguiente, diciendo siempre que bola se va a colar, y en que agujero. Así se continúa el juego, hasta fallar este jugador o terminar la partida. Si durante el juego se comete falta –meter la bola blanca en cualquier agujero, tocar una bola del contrario, tocar la bola negra o saltar una bola de la mesa- se penaliza con un tiro y con “bola blanca en mano”. Esto último significa que el jugador que recoge el turno, puede poner la bola blanca en cualquier sitio de la mesa y seguir metiendo bola. En caso de que saltase de la mesa la bola negra, ese jugador pierde la partida.

Cuando un jugador ya ha colado todas sus bolas –ya sean lisas o rayadas-, tiene que meter la bola negra en cualquier agujero, porque la bola negra es “libre”. Una vez hecho esto, habrá ganado la partida.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba