Deportes

Equelite premia a los mejores jugadores de su último stage

Veinte jugadores disfrutaron de un fin de semana de trabajo gratuito en la Academia como recompensa al rendimiento en su última visita estival


Dicen en la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas –la organización estadounidense encargada de promover la industria del cine­– que segundas partes nunca fueron buenas. De hecho, en raras ocasiones se suelen premiar con Oscar, a no ser que seas Toy Story. En Villena, a casi 10.000 km de Beverly Hills, no piensan lo mismo. En la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero saben cómo premiar al que hace un buen trabajo en su momento, otorgándole la posibilidad de regresar a sus pistas para seguir aprendiendo e incluso estudiar la opción de quedarse a tiempo completo. Así fue como repasando entre los casi 400 niños que pasaron en verano por el Summer Stage de su programa, la junta directiva eligió a los veinte mejores para que disfrutaran este pasado fin de semana de una segunda excursión en sus instalaciones.

“Me sentí genial, fue como un premio por haber jugado bien en el stage de verano”, reconoce Mercedes (Córdoba, 2007), una de las niñas que aprovechó la invitación a la concentración para formar parte de ese grupo de veinte privilegiados. “Me llamaron para venir a la concentración, donde vi a gente que llevaba mucho tiempo sin ver y estuve entrenando con ellos. También hice nuevos amigos, la verdad es que me lo pasé muy bien. Ahora estoy aquí de manera anual gracias a que confiaron en mí en su momento, así que espero seguir el máximo tiempo posible”, confiesa Fernando (Granada, 2006), uno de los afortunados que seguirá disfrutando del lugar hasta final de curso.

Nada de esto sería posible sin el Summer Stage, un programa vacacional para jugadores de todo el mundo entre 8 y 16 años con casi tres lustros de experiencia en Villena. Tres meses de verano por donde desfilan cerca de 400 niños, cada uno la cantidad de semanas que disponga. Medio año más tarde, la Academia vuelve a ponerse manos a la obra para activar la segunda parte del plan. “Se hace un informe de cada jugador/a, de cómo juegan y cómo han trabajado. La dirección deportiva se sienta y detalla el informe de los que han obtenido mejores resultados y sean menores de 14 años. A continuación, se decide quiénes fueron los mejores de cada semana, se eligen los nombres y se pasa a contactar con los padres”, explica Iñaki, encargado del marketing de la Academia.

“El stage de verano es una gran oportunidad para que niños de todas las edades puedan aprender qué significa trabajar para ser profesional”, subraya Juan Carlos Ferrero, cabeza visible del proyecto. “Realizamos un programa adaptado a sus edades pero que emula el trabajo que hacen nuestros jugadores durante todo el año. El programa es intenso pero muy recomendable para todos los amantes del tenis. Es una gran oportunidad para aprender y mejorar el tenis mientras se hacen amigos de todo el mundo”, afirma el ex número 1 mundial, supervisor de cada paso y decisión que se toma en Equelite.

“Llevamos ya tres años con esta iniciativa”, amplía Juan Carlos. “Los jugadores que viven en España y que mejor han trabajado en verano son invitados durante un fin de semana a entrenar con nosotros. El objetivo es motivarlos a seguir trabajando y mejorando. Son niños jóvenes pero que lo hacen bastante bien. Nos encanta tenerlos aquí e intentamos implicarnos todos, tanto Samuel López (entrenador de Pablo Carreño), Toni Cascales (quien fuera entrenador de Juan Carlos), como yo mismo”, valora el campeón de Roland Garros 2003.

Por delante, una segunda oportunidad de empaparse del trabajo y las rutinas de las mejores, aunque a veces el destino trae sorpresas mucho más grandes. “Cuando vine a esta Academia me gustó mucho, mi padre ya estuvo hablando con la organización para estudiar la posibilidad de que pudiera quedarme aquí, hasta que finalmente este año ya pude venirme en septiembre”, nos cuenta Pablo (Badajoz, 2007), uno de los niños que han dado un paso más y se ha ganado una estancia de largo recorrido. “Aquí compagino el tenis con el colegio, la verdad es que he notado muy rápido la mejoría”, sentencia con una sonrisa. En unos años, cuando conozcamos a los nuevos referentes del tenis español, quizá nos toque apuntar a Villena para descubrir los orígenes de estos campeones.

Autor: Fernando Murciego. Fuente: Punto de Breack.




[Total:1    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba