Sociedad

La crisis del calzado se agudiza en 2005 y provoca el cierre de 70 empresas

Los difíciles momentos por los que atraviesa el sector calzado tienen su claro reflejo en el balance anual de cierres de empresas elaborado por la dirección comarcal de UGT. Durante el pasado ejercicio setenta fábricas, -la mayor parte de ellas zapateras-, tuvieron que dar por finalizada su actividad productiva debido fundamentalmente a la falta de pedidos por la creciente competencia asiática y los «dañinos» efectos del euro. Los 1.800 trabajadores de estas firmas pasaron a engrosar las listas del paro en 2005, lo que ha generado una tasa fija de desempleo superior a las 10.000 personas en una población que en el Alto y Medio Vinalopó alcanza ya los 217.000 habitantes.
Los municipios dedicados tradicionalmente al «monocultivo» del calzado, -principalmente Elda y Petrer y en menor medida Monóvar, Pinoso y Sax-, siguen siendo los más «castigados» por la complicada coyuntura en la que se encuentran inmersos los sectores manufactureros de la Comunidad Valenciana. Únicamente Villena se libra por el momento de la onda negativa de la crisis al estar su producción orientada en gran medida a la fabricación de zapato infantil. Así pues, reconocidas mercantiles implantadas desde hace décadas en Elda, Petrer y Pinoso como Porgant, Yetimar Zapatos, Fastin Shoes, Varopie, Moda Sabino, Creaciones Pamir, Exit Shoes, Apolo Shoes y Calzados Azahar entre otras muchas, con plantillas superiores a los sesenta obreros, han terminado cerrando sus puertas en 2005.

Para Vicente Prieto, secretario comarcal de UGT en La Muntanya-Valle del Vinalopó, el pasado ejercicio «ha sido, sin duda, el peor» desde que en el año 2000 comenzaron a detectarse los primeros «bajones» en la producción. En 2004, por ejemplo, las empresas que se disolvieron en ambas comarcas se situaron en 47 afectando a 1.016 obreros. El aumento experimentado en los doce últimos meses es, por tanto, significativo.

La autoridad laboral no facilita datos oficiales. Sin embargo los responsables de UGT vienen realizando un estudio mensual para conocer la evolución de la crisis. Reconocen, en cualquier caso, que estas cifras pueden situarse un 30% por debajo de los datos reales ya que no todos los cierres se detectan en tiempo y forma, además de que el 40% de la producción zapatera queda fuera de control ya que forma parte de la economía sumergida. Mantiene Vicente Prieto que «ante esta situación, que por otra parte no ofrece muchas esperanzas de recuperación en 2006, hay que seguir luchando para evitar que la crisis se intensifique». La diversificación, el pacto territorial por el empleo así como la potenciación de la calidad, la innovación, la tecnología y la moda en el calzado son algunas de las soluciones que propone UGT.

Autor: Pérez Gil
Fuente: Diario Información

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba