Historia

La Generalitat inicia la declaración como BIC, con categoría de Espacio Etnológico, de la Colonia de Santa Eulalia

El Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) publicó ayer la resolución por la que se incoa el expediente para declarar Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de espacio etnológico, la Colonia de Santa Eulalia, ubicada entre los términos municipales de Sax y Villena, en la provincia de Alicante.
La delimitación del espacio etnológico y de su entorno de protección incluye, dentro del espacio etnológico, la parcelas catastrales donde se ubican los edificios y espacios públicos que conformaron la Colonia, entre los que se incluye el parque de Gilabert con el lago y la avenida Margot hasta el río Vinalopó, incorporando la casita de la cadena que servía de control de acceso al lugar. También se incorporan los viales que lo rodean.

La antigua colonia agrícola de Santa Eulalia es una muestra sobresaliente de un tipo de asentamientos inspirados en las ideas ilustradas y progresistas de los siglos XVIII y XIX. La implantación de esta colonia remite a las experiencias llevadas a cabo por los utópicos del siglo XIX como New Lanark, Icaria o los falansterios de Fourier entre otras. En España varias experiencias similares fueron las de Colonia Güell o Ametlla de Merola, Nuevo Baztán, la Colonia de Campano de Cádiz o Bustiello en Asturias.

Levantada en el último cuarto del siglo XIX, la colonia se constituyó como una unidad productiva autosuficiente. Dedicada al cultivo agrícola, fundamentalmente cereales y vid, su carácter de autosuficiencia se observa no solo en la existencia de industrias para explotación de estos cultivos, fábricas de harina y alcoholes, sino en la de edificios dedicados a cubrir las distintas necesidades de los trabajadores y habitantes de la misma como viviendas, ermita, e incluso teatros.

Dentro del entorno delimitado como espacio etnológico cabe citar una serie de elementos inmuebles que, además, tendrán la consideración de bienes de relevancia local como son la ermita de Santa Eulalia, la Casa Palacio y su jardín, El Teatro Cervantes, así como las fábricas de harina y de alcoholes, junto con su bodega y el lagar.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba