Política

La Ministra de Medio Ambiente asegura que el agua del trasvase llegará a Alicante

Cristina Narbona ha dado explicaciones sobre el anteproyecto técnico y la memoria ambiental del nuevo trazado del trasvase (Cullera-Villena) durante su visita a la central hidroeléctrica “Los Alorines” y a la Balsa de San Diego, a donde llegará el agua procedente del Júcar y que irá desde allí, pasando por la central, hasta el futuro post-trasvase.
Pasadas las 12 del mediodía la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, llegaba a la central de Los Alorines. Tras una visita a las instalaciones, la Ministra, acompañada por la Alcaldesa de Villena y representantes de la sociedad Aguas del Júcar y otras entidades relacionadas, ha ofrecido una rueda de prensa. Narbona ha dicho que “es una enorme satisfacción la visita a una obra prácticamente acabada –junto a las obras de los tramos V y VII- que confirma con hechos la voluntad inequívoca del gobierno de llevar a cabo el trasvase Júcar-Vinalopó”. En este lugar se unen la inversión hecha por el ministerio con lo que tendrá que hacer la Generalitat Valenciana, ha dicho la Ministra de Medio Ambiente. Ha destacado esta obra, “la más importante obra del tramo VI de la conducción Júcar-Vinalopó, que supone el final de esa conducción y conecta con el post-trasvase”. Narbona ha quitado hierro a la modificación -“pues realizamos modificaciones a proyectos todos los días”- del trazado puesta en marcha por el Ministerio de Medio Ambiente, “en la que se han modificado aspectos técnicos del trazado inicial, pero se va a aprovechar al máximo este tramo, ya hecho, poniendo en valor la posibilidad de producir energía cuando llegue el agua a esta central; mientras seguimos realizando las obras”.

"El proyecto será presentado en Bruselas una vez esté aprobada la modificación del trazado"
Sobre la presentación del anteproyecto para la modificación del trazado, ha informado que los ayuntamientos y organismos afectados, recibirán la memoria-resumen de éste y tendrá un mes para presentar las alegaciones pertinentes –“que serán respondidas por el ministerio, no como ocurrió con el anterior trazado cuando el PP no respondió a las alegaciones de los regantes del Júcar sobre las consecuencias nefastas del trazado”-. En su momento, ha dicho Narbona, el anteproyecto se elevará al Consejo de Ministros y si este lo aprueba, será remitido, dentro del plazo, a la Comisión Europea “y no perderemos ni un euro de las subvenciones dadas por Europa para el trasvase”. El Ministerio de Medio Ambiente está convencido de que el cambio de trazado favorece el cumplimiento de las condiciones que el Banco Europeo y la Comisión pusieron para financiar el trasvase; “de esta forma se podrán respetar los derechos de los regantes del Júcar y del Vinalopó, teniendo el primer río, los caudales necesarios para trasvasar agua al segundo”.

"Este trazado garantiza más agua que el trasvase desde Cortes"
Cristina Narbona ha afirmado que hoy iba a escuchar a la Junta Central de Usuarios del Vinalopó, Alacantí y Marina Baja y a sus alcaldes, para abrir un periodo de diálogo. “El Ministerio pretende establecer un convenio financiero mejor que el del anterior trazado, con un sistema de financiación “vía tarifa”, que permitirá evitar un esfuerzo financiero por parte de los usuarios, para que estos tengan el agua necesaria” en palabras de Narbona. El precio del metro cúbico de agua va a mantener el coste ya previsto para los usuarios; se van a gastar unos 110 millones de euros más, pero vamos a tener bastante más agua, ha afirmado la ministra, “lo que mejora las perspectivas que tendrían los regantes con el anterior trazado”. Con el nuevo trazado se garantiza más agua para Alicante de la que hubieran garantizado el degorado trasvase del Ebro y el anterior trazado de este trasvase, que sólo habrían traído 20 hm3, ha dicho la ministra. Respecto al plazo de finalización del trazado, la ministra ha dicho que se anunciará cuando el proyecto esté adjudicado, pero “estamos acortando al máximo la tramitación para que esté terminado en 2009”. Según Cristina Narbona, el agua de las desaladoras estará a punto en la costa de Alicante antes de que se realice el trasvase y “dará un agua de calidad óptima para su uso en zonas residenciales y el impacto de las desaladoras está controlado, para no dañar las poblaciones marinas”, con lo que va a dar respuesta a necesidades muy inmediatas. Así, el agua del Júcar-Vinalopó tendrá su destino fundamental en los regantes, que no pueden usar agua de desaladoras.

Menor impacto ambiental que con el trazado inicial
La ministra ha declarado que con el trazado desde el Azud de la Marquesa, el impacto ambiental es significativamente menor que el del anterior, pues “mientras el inicial afectaba a 44 Km. de zonas protegidas, afectará a apenas 6 Km.”. Respecto a la pregunta de si se iban a clausurar pozos en el término de Villena para evitar la sobreexplotación, Narbona ha dicho que con esta solución integral (trasvase +depuradoras+desaladoras) se elimina la necesidad de sobreexplotar los acuíferos, “y no se van a abrir más pozos porque el agua para las zonas residenciales de la costa se va a cubrir con las desaladoras; una vez terminadas las depuradoras de Benidorm y Monforte del Cid y con el resto de aguas depuradas, habrá menos demanda de agua del interior de la provincia”. Según la ministra, “el objetivo prioritario es que se tenga un verdadero control público, que no ha habido antes, de lo que es un bien público, como el agua, con lo que se han visto esquilmados acuíferos como los del Vinalopó”. Narbona ha respondido sobre las informaciones que aseveran que el Ministerio de Medio Ambiente no ha contado con la Generalitat Valenciana para realizar el informe de impacto ambiental: “la competencia sobre la declaración de impacto ambiental en obras que, como ésta, son de interés público, es exclusivamente de la Administración General del Estado.

”La Generalitat debe hacer sus deberes”
Cristina Narbona ha manifestado que espera “que la Generalitat Valenciana colabore con nosotros para completar estas obras pronto y con normalidad” y ha dicho que la Generalitat tiene que llevar a cabo la modernización de regadíos en el Júcar, que supone la posibilidad de que haya agua para el trasvase y las obras del post-trasvase, de las que sólo han ejecutado el 10%; vamos a insistir al gobierno de la Comunidad Valenciana para que cumpla con sus compromisos económicos de modernizar el riego en la cabecera del Júcar”. Según Narbona, la condición indispensable para que haya trasvase es que el río Júcar mantenga su caudal ecológico y tenga sobrantes, “y para ello es necesario modernizar los regadíos en el cauce del río, para gastar menos agua”.

San Diego, un gran embalse al servicio del Vinalopó
Tras la comparecencia ante los medios, la Ministra de Medio Ambiente ha visitado el embalse en construcción –uno de los mayores de España en su tipología, con 20 hectómetros cúbicos de capacidad- que tiene la función de almacenar y regular los caudales del trasvase. El agua proveniente del tramo V (“La Font”), será enviado desde el Embalse de San Diego hasta la Central Hidroeléctrica “Los Alorines”, que servirá para distribuir el agua entre las comarcas alicantinas.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba