Opinión

La noche de Jalogüin – Salvatierra News

Era la noche de difuntos y Paco, un jubilado de ochenta y tres años, se encontraba raro. “Encarna”, le dijo a su señora, “creo que me ha sentado mal el hervido. Noto cierto desasosiego en mi interior, y es como si alguien se estuviera apoderando de mi cuerpo”. Paco se tomó una manzanilla y se fue a la cama.
A las tres de la madrugada, Paco, que era tenido por un hombre tranquilo y completamente abstemio, empezó a gritar y a blasfemar, diciendo que quería beber ponche y hacerse una gachamiga. Paco no podía estarse quieto. Parecía que tuviera azogue; se revolcaba entre las sábanas como si sufriera los picores de la cal del agua; la cabeza le daba giros de 360 grados sobre si misma; a la vez que el pelo se le llenaba de caspa, las manos de estigmas y la frente de acne juvenil. Después, cada tres minutos, echaba la colcha al suelo, como si fuera una capa, y empezaba a darse volteretas encima, como un verdadero poseso. Para terminar, se puso de rodillas y empezó a rodar un perchero lleno de ropa diciendo que era la bandera de su comparsa. Estaba claro que aquello era un acto de posesión satánica.

Entonces, la mujer llamó a Teleponche y pidió una botella de la marca Caballero. Después, buscó un exorcista en las Páginas Amarillas. Cuando se le acercó el sacerdote con un crucifijo en la mano, Paco le escupió una espesa papilla verde sobre la sotana. Toda la habitación olía a hervido y había trozos de patata y de alcachofa hasta detrás de las cortinas. Viendo que el crucifijo no daba resultado, el sacerdote sacó el aparato de bendecir toñas; bendijo una maceta de alábega y empezó a darle con el tiesto en la cabeza. Entonces Paco se calmó y echó al espíritu de su cuerpo.

El sacerdote encargado del caso confirmó que la víctima había sido poseída por un espíritu tremendamente festero. Se trataba de un pirata que había muerto hacía cincuenta años en la sede de su comparsa. Al parecer, el hombre se había hecho el harakiri con una espada de madera tras perder la final del campeonato de truque. Intentaron hacerle un torniquete en la barriga presionándole la herida con una faja blanca, pero el hombre murió destripado sobre un enorme charco de ginebra y coca-cola, suplicando que lo llevaran al puticlub por última vez.

Villena Universitaria
Gracias a la designación de Villena como Sede Universitaria, todas aquellas personas que tengan “luz” y superen los 2.500 watios de nota podrán cursar la carrera de Curanderismo. Las asignaturas del primer curso serán: Historia Universal del Empacho, Ciencias de la Sugestión, Tratamiento del Moquillo, Anatomía de la Govanilla, Cómo sacar muelas con la mente, Técnicas de Medición mediante varas y pañuelos, Métodos para la Detección del Mal de Ojo, Introducción a la prueba de la gota de aceite y Cómo hacerse de oro cobrando la voluntad.

Eau de Cemen
“Agua de Cemen” (Eau de Cemen) es la nueva colonia de Chanel. El perfume embriagador con esencia de palmilla que triunfa en el sector del calzado. La fragancia de los cuerpos de fábrica y los repartidores de faena. Un vendaval de frescura para tu guardapolvos. Este mes, además, con la compra de una botella de litro, tamaño familiar, entrarás en el sorteo de una fantástica máquina de aparar; la única capaz de aparar más rápido que un chino y que incorpora además un aparato de radio para poder escuchar “Servicio Público”.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba