Salud

La presión hospitalaria en la provincia se reduce un 24% en diez días

El departamento de Elda, sin embargo, sigue arrojando las peores cifras. Sanidad estudia nuevas restricciones para Elda y Petrer

En solo 10 días el número de personas ingresadas por coronavirus en los hospitales de la provincia se ha reducido en un 24%. En estos momentos son 418 los pacientes que permanecen ingresados, una cifra similar a la que había el 30 de octubre. A partir de esa fecha, la presión hospitalaria aumentó hasta tocar techo el pasado 18 de noviembre, cuando había 552 pacientes con covid en los hospitales.

Este alivio en la presión de ingresos se nota de forma más directa en hospitales como el General de Alicante, donde esta semana se ha cerrado una de las cuatro plantas que había habilitadas para enfermos de covid. Ayer a mediodía el centro tenía a 36 enfermos en planta y 12 en la planta reservada para quienes están a la espera de conocer los resultados de la PCR.

En el vecino hospital de Sant Joan, ayer permanecían 22 personas hospitalizadas, por lo que una de las dos plantas que días atrás estaban destinadas al covid se utiliza ya únicamente para personas pendientes de los resultados de las pruebas.

En el Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy se llegó a abrir una tercera planta la semana pasada tras superar los 40 ingresos, pero sólo estuvo operativa unos días y se ocuparon únicamente cuatro camas. A lo largo de esta semana las hospitalizaciones por covid rondan la treintena, una cifra bastante inferior que ha permitido cerrar la tercera planta y mantener las otras dos.

En las Unidades de Cuidados Intensivos la presión, aunque bajando, no lo hace a la misma velocidad que en las plantas. En el día de ayer eran 101 los pacientes en estas unidades, tres menos que el día anterior y la cifra más baja desde el 13 de noviembre. En el Hospital General de Alicante permanecen 15 enfermos en situación crítica, entre la UCI y las zonas de Anestesiología, entre ellas los quirófanos infantiles. En el Hospital de Sant Joan la Unidad de Cuidados Intensivos atiende en estos momentos a cinco enfermos covid.


Problemas en Elda y Petrer

La cruz de la situación la sufre el Departamento de Salud de Elda, que sigue sufriendo los devastadores efectos de la pandemia del coronavirus. De hecho, es el que mayor presión asistencial está soportando actualmente en la Comunidad Valenciana y el único que mantiene a dos municipios, Elda y Petrer, confinados perimetralmente desde el pasado 7 de noviembre.

Precisamente la preocupación ante los últimos datos ha sido el tema central de la reunión telemática que los alcaldes de Elda y Petrer, los socialistas Rubén Alfaro e Irene Navarro, han mantenido con la consellera de Sanidad, Ana Barceló, y con los expertos en Salud Pública y Epidemiología de la Comunidad Valenciana.

La curva de contagios no baja a pesar de todas las medidas adoptadas en Elda y Petrer. Ni las restricciones aplicadas en los aforos y actividades públicas, ni el cierre policial de los accesos a ambos municipios para reducir la movilidad, están consiguiendo rebajar la transmisión del virus.

Los informes y las estadísticas expuestas durante el encuentro no invitan al optimismo porque los contagios siguen descontrolados y la evolución se encuentra estancada desde octubre.



«La realidad es muy cruda y en las próximas semanas afrontamos un momento muy delicado porque, si la situación no mejora y los datos no invitan a pensar que vaya a ocurrir, las siguientes medidas de las autoridades sanitarias podrían ser mucho más drásticas y afectar a la hostelería y al comercio». Así lo ha advertido el alcalde Rubén Alfaro apelando, una vez más, a la responsabilidad y al compromiso social. Incluso ha ido más allá al instar a los ciudadanos a «autoconfinarse» antes de que el Gobierno valenciano pueda optar por volver a imponer el confinamiento domiciliario, la restricción de los aforos o el cierre de la hostelería y el comercio.

Una alternativa que ni Rubén Alfaro ni Irene Navarro desean ante la conveniencia de seguir manteniendo el equilibrio entre la salud y la economía. «Pero nosotros ya no tenemos más herramientas para conseguir reducir al mínimo los contactos sociales y la movilidad de las personas. Está en juego la vida de la gente y todos debemos concienciarnos», ha añadido el primer edil anunciando que solicitará comprobaciones domiciliarias, a través de los rastreadores del covid-19, para que se verifique el efectivo cumplimiento de los confinamientos. Es una medida que ya se está aplicando en La Rioja y que podría implantarse también en el Departamento de Elda.


Pico máximo de incidencia

La gravedad de la situación queda reflejada en los últimos datos que Sanidad hizo públicos durante la mañana del viernes. En un período de cuatro días -del 23 al 27 de noviembre- el número de positivos por PCR ha aumentado en 413 casos y se han registrado siete nuevos fallecimientos en esta área sanitaria de 190.000 habitantes.

El único dato positivo es que en las dos últimas semanas los contagios se han reducido en 101. Pero no hay evidencias de haber alcanzado el pico máximo de incidencia de la pandemia en los municipios del Alto y Medio Vinalopó, que en estos momentos se sitúa en 475,74 casos por cada 100.000 habitantes. Por poblaciones la incidencia acumulada en las últimas dos semanas alcanza los 615,76 casos positivos por cada 100.000 habitantes en Elda; 677,88 en Pinoso; 530,98 en Petrer; 591,76 en Monóvar; 355,51 en Sax; 304,08 en Novelda y 362,15 en Villena.

[Total:5    Promedio:3.4/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba