Cultura

Libertad de PexPresión

Ha resultado que el bueno de Xavi Castillo ha vuelto a meterse en líos. Él, junto a su compañía Pot de Plom han vuelto a ser causa de revuelo. En este caso, el detonante de la irritación de nuestros políticos valencianos ha sido la aparición de un político en el cartel anunciador del Extraño viaje, último espectáculo de la compañía. Y qué es lo que encontramos en el cartel, pues nada más y nada menos que una pequeña caricatura (junto a otras de María Abradelo, la fallera mayor, etc.) de nuestro benefactor el señor Eduardo Zaplana. En tal aparición resultó que el artista alcoyano tuvo la feliz idea de catalogarlo como el malo de la película, ¡vaya ocurrencia! Menos mal que Teatres de la Generalitat, entidad a la cual pertenece el alicantino Teatro Arniches, ordenó la retirada del cartel de sus instalaciones.
Lo cierto es que los espectáculos de Xavi Castillo ya han sido censurados en varias ocasiones, no por el método común (será común para Fraga, por ejemplo) sino por uno menos agresivo: las excusas: las instalaciones de tal teatro se “estropearon” el día anterior a una función, el conserje se puso enfermo y no pudo abrir el teatro (esta es mentira, de momento)… Los motivos de las controversias que llevan a tomar tales medidas se refieren a las ridiculizaciones que aparecen en los shows del autor que tienen relación con personas e instituciones tan nobles y puros como la iglesia, los políticos valencianos (con Zaplana y Barberá a la cabeza), canal 9, las fiestas de Moros y Cristianos o Terra Mítica. Figuras como se puede ver de carácter intocable y de conducta intachable. A tanto llega el honor de tales figuras que ni siquiera se puede hacer mofa de ellas. Yo aún diría más, basta con observarlas, escucharlas y verlas para partirse de risa (o caer muerto ahogado por la propia bilis). Pero Castillo lo hace con más gracia, muchos de ustedes recordarán los espectáculos realizados en Villena y, sin duda, ya esperan deseosos la llegada de esta última entrega. Será, por descontado, otra gran obra del último y más grande bufón valenciano, una apuesta más por un ancestral estilo teatral que evidencia la actualidad y la fuerza del teatro.

Por todo esto y para manifestar nuestro apoyo y rechazo al autor y a estas medidas respectivamente, quiero desde esta columna realizar una solicitud de firmas que responda a la siguiente cuestión: ¿Considera conveniente que el teatro siga siendo un medio libre de expresión en el que todos los artistas sean iguales en derechos, obligaciones y en el acceso a las prestaciones públicas? Sírvanse a firmar en nuestras oficinas centrales.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba