Medio Ambiente

Los microorganismos de las Salinas de Villena, pieza clave para comprender algunos aspectos del calentamiento global

El grupo de investigación de la Universidad de Alicante “Bioquímica Aplicada”, liderado por la villenera Rosa María Martínez Espinosa, está desarrollando estudios de investigación sobre aplicaciones en industria de microorganismos que viven de forma natural en salinas costeras como las de Santa Pola y Torrevieja o salinas de interior como las de Villena.
En un estudio reciente, han demostrado que determinados microorganismos de las salinas pueden tener un papel doble en cuanto al medio ambiente, uno de efecto negativo y otro de efecto positivo.

Entrando en detalle, el uso excesivo de fertilizantes y pesticidas están contribuyendo a la contaminación de suelos, aguas subterráneas y también salinas con unos compuestos denominados nitratos y nitritos que son altamente tóxicos para todos los animales, incluyendo el hombre. Determinados microorganismos de las salinas y suelos salados pueden modificar parcialmente los nitratos y nitritos para producir unos gases muy tóxicos que van a la atmósfera que se llaman óxido nítrico y óxido nitroso (ruta metabólica denominada desnitrificación). Estos gases contribuyen al efecto invernadero (por tanto, al calentamiento global) y a la destrucción de la capa de ozono. Así, alguno de estos microorganismos está jugando un papel negativo hasta ahora no demostrado en tanto que al contaminarse los suelos y aguas producen unos gases todavía más tóxicos que los compuestos de partida (nitratos y nitritos) y que contribuyen al deterioro de la atmósfera.

Sin embargo, otros microorganismos de las salinas y suelos salados pueden modificar nitratos y nitritos hasta convertirlos en un gas inocuo que va a la atmósfera y que forma parte de manera natural de la misma. Este gas el dinitrógeno, también llamado nitrógeno molecular. Así, estos otros microorganismos “buenos” convierten nitratos y nitritos que son tóxicos en un gas inocuo. Estos últimos microorganismos podrían ser buenos modelos para el desarrollo de procesos de tratamiento de aguas salinas y salobres en plantas de tratamiento de aguas residuales.

Este trabajo forma parte de la tesis doctoral que será defendida en breve por Javier Torregrosa Crespo. En su desarrollo ha participado también la doctora Carmen Pire y se ha contado con la colaboración de un grupo de investigación noruego. Los resultados han sido recientemente publicados en una de las revistas de investigación internacionales más prestigiosas en el campo del a Microbiología Ambiental (Environmental Microbiology).

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba