Sociedad

Los musulmanes de Villena celebran la fiesta del cordero

La comunidad islámica de nuestra localidad celebró su fiesta más grande, la que rememora con el sacrificio de un cordero la fe de Abraham. En el caso de nuestra comarca se llegaron a sacrificar medio centenar de animales.
La conocida como Fiesta del Cordero también recibe el nombre Aid el Adha o Fiesta del Sacrificio. En ella se rememora el día en el que Abraham se dispuso a sacrificar a su hijo, Ismael, a petición de Dios. Éste al darse cuenta de que el profeta se resignaba a tener que matar al niño envió al arcángel Gabriel para que se lo impidiera. En su lugar, el padre común de cristianos, judíos y musulmanes ofreció y degolló un cordero.

Recordando esta prueba de fe, los seguidores del Corán festejan año tras año este día, justo setenta después del fin del Ramadán. Eso sí, siempre rodeados de los seres queridos, de ahí que muchos de ellos hayan recibido en su casa a familiares que hace tiempo que no ven o a aquellos con los que no pueden charlar tranquilamente a causa de las prisas cotidianas.

Mohamed Khaddaji, presidente de la comunidad cultural islámica de Villena, nos ha contado algunos de los pormenores de esta festividad y su celebración en Villena. Mohamed indica que el animal que se sacrifica y comparte entre todos los presentes en la fiesta debe contar como mínimo con seis o siete meses y estar sano, siendo posible sustituir el cordero por otra especie en caso de no disponer de ella.

Esta jornada tan especial suele empezar con un desayuno muy típico: dulces y cuscús con leche. Poco después los hombres se dirigen a las mezquitas para rezar y a su vuelta todo está preparado para sacrificar el animal. La matanza tiene que seguir el procedimiento habitual, es decir, que se realice mirando hacia La Meca y utilizando los utensilios y maneras tradicionales. Lo normal es que se encarguen de ello los cabezas de familia o figuras de relevancia dentro de la comunidad.

El lugar elegido para llevar a cabo esta tarea es indiferente siempre y cuando se cumplan con los requisitos establecidos. Así, lo más usual es que se realice en mataderos. En esta ocasión los musulmanes de Villena han utilizado carnicerías y mataderos de Caudete, Cañada y Banyeres. Mohamed nos indica que en total se pueden haber sacrificado unos cincuenta corderos.

Mohamed, como persona destacada dentro de la comunidad musulmana local, ha realizado el sacrificio de algunos de estos animales señalando el cuidado con el que debe hacerse. Señala que es necesario no asustar al animal y acortar todo lo posible su padecimiento: el corte debe ser rápido y preciso. Una vez que el borrego está muerto se descarnan y preparan las vísceras (normalmente en callos) que suelen constituir la comida del primer día. Nada se tira del animal, todo lo contrario, ya que se aprovecha íntegro. Así, por ejemplo, en muchos domicilios con el hígado se hicieron los pinchitos que sirvieron de desayuno en la mañana del jueves, mientras que al medio día se degustó un cuscús de cordero acompañado de té.

La carne, además, es repartida siguiendo una tradicional ecuación compartidora: un tercio es destinado a aquellos que no tienen dinero para pagar un cordero, otro tercio es ofrecido a invitados y amigos, mientras que el tercio restante se reserva para la familia. Si bien es cierto que Aid el Adha es un festejo muy familiar en el que todos disfrutan por la presencia de los seres queridos, por lo general, son los niños los que más viven esta fiesta. En parte, por la ilusión que les hace cumplir con la tradición de estrenar ropa o recibir algo de dinero.

En definitiva se trata de una festividad religiosa con evidentes similitudes a otras tradiciones, como puede ser la Navidad, y que en Villena se celebró con total normalidad y regocijo entre la comunidad islámica.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba