Sociedad

Ocho meses de prisión a una madre por impedir las visitas del padre a su hijo

La Fiscalía de Alicante ha acusado, por primera vez, a una madre de cometer un delito de sustracción de menores por no respetar el régimen de visitas. El padre ha estado 4 años sin poder ver a su hijo porque la acusada no abría la puerta de la vivienda para que saliera el menor, que tiene actualmente ocho años. El fiscal pedía que la mujer, que vive en Villena, fuera condenada a dos años de prisión y la acusación particular solicitaba cuatro, pero aceptaron rebajar la condena a ocho meses a cambio de que la mujer reconociera los hechos y se comprometiera a respetar el régimen de visitas. La imputada ha sido condenada finalmente a ocho meses de prisión por un delito de desobediencia.
Todo empezó hace tres años y medio. Tras la separación del matrimonio, la madre comenzó a negar a su ex pareja las visitas que legalmente le correspondían para poder ver a su hijo. De esta manera comenzaba el Vía Crucis que le ha tocado vivir a este señor, que comenzó a poner numerosas denuncias al incumplir la madre el régimen de visitas que tenía impuesto a su favor, perdiendo, de esta manera, el contacto con su hijo. Al acumularse estas denuncias, por la vía civil y hasta en tres ocasiones, el juez insta a la madre a cumplir el régimen. Al ser este incumplimiento tan grave y al estar verificado por la Policía Local en sus informes, pues en ocasiones han acompañado al padre al domicilio de su ex pareja, finalmente se decidió interponer una denuncia por lo penal.

El juicio oral para este caso ha tardado mucho tiempo en salir, según nos cuenta la letrada que ha acompañado al padre “durante este calvario”, Cristina Costa Mora, pero pocos días antes de celebrarse el juicio, y ante las consecuencias tan graves que podrían derivarse desde la modificación del Código Penal de 2002, incluso con pérdida de la guardia y custodia del niño, la madre se asusta. Al no querer el padre hacer daño a la madre, finalmente se condena a ésta a 8 meses de prisión y a cumplir inmediatamente el régimen de visitas que le había estado negando al padre. La madre accede, subrayando tanto el fiscal como la jueza “que el padre tiene todo el derecho a ver a sus hijos”, y si no lo cumple, ella entrará en prisión. “La justicia ha hecho justicia en este caso”, termina diciendo Cristina Costa.

Hay casos similares
Preguntada sobre el caso, Costa desconoce las secuelas que le pueden quedar al niño, aunque señala que el problema está en los dos años y medio que ha durado la instrucción del caso y en la necesidad de hacer comprender a las madres separadas que “no se pueden apoderar de sus hijos aunque estén a cargo de ellas”. En este caso, el padre ha cumplido con su parte, haciéndose cargo de la pensión y de todas sus obligaciones, y a pesar de ello ha sufrido un “calvario” por el que nadie debería pasar. Hay casos similares a éste en Villena, nos responde la letrada, “pero cada uno tiene sus peculiaridades distintas y por eso hay que estudiarlos uno por uno”.

Para finalizar, nos preguntamos por qué a los fiscales no les gusta actuar en este tipo de delitos y si podría llegar a entrar en prisión una madre por algún caso parecido a éste, a lo que Cristina Costa responde que, según los propios fiscales, “las penas de la justicia penal son muy altas”, algo que no es excusa porque “son muchas las leyes que no nos gustan y tenemos que cumplir”, y en este caso “no se puede permitir que un padre esté tres años sin ver a su hijo”. En cuanto a la entrada en prisión de las madres, no es ésa la cuestión más importante para la letrada: “la retirada de la guardia y custodia y la consiguiente pérdida de los hijos es más importante que la cárcel”.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba