Cultura

Paulina no está

Lo que nos luce a quienes no estamos en la costa disfrutando de no trabajar –entre otras delicias que no cito para no babear de envidia– criticar el concierto que todos los veranos nos regalamos. Que si aquel no había leído nunca un libro y hacía apología de ciertas hierbas, que si estos no llevaron a más de 2.000 (ó 300 ó 1.000 ó 1.500) personas. Háganlo ustedes, contestaría quizás alguien si tuviera menos educación. Hágalo usted mismo. Pero quizás entonces alguien (otro alguien) contestaría: “pues vale, yo lo hago”, y ya la tendríamos liada.
En cuanto al concierto de Coti y Pereza, me extraña que la edil Genci Esteban se muestre tan satisfecha con la afluencia de público presentada, puesto que la estimación de asistencia doblaba la cifra obtenida. ¿Será porque a las Arcas no le supone mayor cargo tal incidencia? Porque de otro modo no me explicaría su satisfacción. También continúo sin entender otros comentarios, por ejemplo los del tipo: “el concierto no era sólo para Villena…”, porque ¿no estaremos organizando eventos con sentido comercial desde un órgano público? Tampoco el contraste entre el impasse de casi una hora que contaban los medios de comunicación, frente al descanso de media hora para cambiar el escenario mencionado por la edil. Y, sin ánimo de cebarme con las últimas declaraciones mencionadas, tampoco me parecen de recibo los 20 euros de las entradas, menos si hablamos de dar facilidades a los jóvenes, ¿no le parece, señor Montilla?

Me temo que son varios los problemas que tenemos en Villena a la hora de organizar un concierto. Por un lado están las instalaciones, en casi todos los casos inapropiadas: barras, aseos o camerinos. Por otro la imagen, que resulta de concierto de pueblo, tal y como nos pasa cuando vemos los carteles de conciertos organizados en otros municipios. Y no digo que el problema sea únicamente de los grupos contratados, pero sí es cierto que con el presupuesto que el Muy Ilustre está dispuesto a aportar encontramos grandes nombres que supondrían un gran tirón en taquilla. Grupos que uno quiere ver, que cuentan con un gran número de seguidores y que son grupos “para toda la vida”, o lo que es decir: no son grupos de tirón publicitario y anuncio de snack en la televisión. Resulta que es necesaria la planificación y la intención a la hora de organizar un concierto, que no se trata de comprar por catálogo –cosa que en ocasiones le parece a uno estar sucediendo–. Aún así, si nos preguntáramos acerca de la continuidad de estos eventos creo que no podríamos responder de forma negativa. Porque quedarnos sin un “gran” concierto estival no supone más que perder algo que ya tenemos, y más vale malo conocido…

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba