Política

Prorrogado el Estado de Alarma hasta el 26 de abril

Sánchez anuncia una normalización progresiva de la situación y aboga por unos nuevos “Pactos de la Moncloa” para la reconstrucción del país

El estado de alarma actual se prorrogará en España otros 15 días más para evitar la propagación del coronavirus. Hasta el 26 de abril (o las 24 horas del 25-A). Pero eso no significa que, tras ese periodo de dos semanas, la vida vuelva a la normalidad.

Entonces, si los datos acompañan, habrá una transición, un plan paulatino de desescalada, en el que se irán levantando muy poco a poco medidas para evitar una segunda oleada de contagios que pille al sistema sanitario con las fuerzas muy mermadas.

Es la decisión adoptada por Pedro Sánchez este sábado, después de escuchar el criterio del comité científico y del gabinete técnico de gestión de la crisis del coronavirus, que son quienes escrutan las estadísticas y siguen la evolución de la pandemia. El objetivo es reducir el número de contagios —crecen a un ritmo del 6%, según los últimos datos ofrecidos por Sanidad— y evitar el colapso hospitalario.

De este modo, se prolongará el confinamiento general de los ciudadanos, por lo pronto, dos semanas más, pero durará más allá de ese plazo. Lo que sí se levantará es el parón de la actividad no esencial. El deshielo de la actividad económica arrancará, por tanto, pasada la Semana Santa, a partir del 12 de abril.

La prolongación del estado de alarma era el criterio más extendido en el puente de mando del Gabinete. Los datos han mejorado en la última semana, ralentizándose el aumento de nuevos positivos (desde el 20% del miércoles 25 de marzo al 5,97% de ayer), pero siguen sin ser suficientes como para levantar las restricciones. "Es necesario mantener el esfuerzo colectivo", alegó, apelando a la "unidad" colectiva y a la tripleta que inserta en sus últimos discursos: "Sacrificio, resistencia y moral de victoria". Lo hizo antes de anunciar que su Ejecutivo "trabajará" para ahormar unos nuevos Pactos de la Moncloa, con la pretensión de reconstruir el tejido social y productivo, tal y como se hizo en 1977.


Salida progresiva

La prórroga, que deberá ser acordada por el Consejo de Ministros del martes y autorizada la próxima semana por el pleno del Congreso, supondrá que los ciudadanos tendrán restringida su circulación por otras dos semanas. Exactamente igual que ahora. A partir de las 00:00 del 26 de abril, continuará la alarma, pero otro tipo de alarma.

"Me someto a estos 15 días de nuevo de prórroga, pero ya anuncio que vendrán más días. Pero insisto: no los mismos, serán distintos, empezaremos a recorrer ese pasillo, a hacer esa transición y a recuperar algo de nuestra vida no solamente personal sino también económica y social", anunció el presidente, quien quiso ilustrar su mensaje con una imagen. A partir del 26-A, los españoles no saldrán a la calle como siempre, sino que recorrerán ese "pasillo", que será más largo o más corto en función de los datos de evolución de la pandemia y del grado de cumplimiento de las normas.

El Gobierno ya está trabajando en ese plan de desescalada desde hace varios días con un equipo de epidemiólogos y científicos, para cuando baje la curva de contagios. Pero ya avisó de que será muy lento y gradual. "No podemos precipitarnos, relajarnos, desunirnos, porque desencadenaría una segunda ola" de casos cuando ya el sistema sanitario está muy tocado tras el "bestial" impacto del coronavirus en todos los órdenes. Se abrirá paso, afirmó, una "nueva normalidad social", distinta a la actual. Tras el 26-A, en definitiva, "no habrá acabado todo", aunque "no significará" que se mantenga el mismo estado de alarma.


"La gran crisis de nuestras vidas"

Pero, según indicaban fuentes del Ejecutivo, se cuenta con retomar la actividad económica no esencial. Es decir, que pasada la Semana Santa podría volverse a encender la industria. Dicho de otro modo, se retornaría al umbral de las dos primeras semanas de aislamiento. El presidente opta, en consecuencia, por minimizar los daños a la economía. La "hibernación" de las empresas no gustó a la patronal, también porque se adoptó de manera unilateral por el Ejecutivo. "El permiso retribuido recuperable era solo para unos días", desde el 30 de marzo al 9 de abril, recuerda un ministro de peso dentro del Gabinete.

Los líderes de la oposición dejaron constancia, a través de Twitter, de su conversación con el presidente, que se produjo después de la reunión semanal con el comité científico y de la cita diaria (y presencial) del gabinete técnico de gestión). Tanto Pablo Casado (PP) como Inés Arrimadas (Ciudadanos) respaldaron públicamente la extensión del periodo de alarma.




[Total:3    Promedio:2.3/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba