Cultura

Seis momentazos que nos dejó la ruleta en el cine

La elegancia de la ruleta, sus crupieres y las historias de los clientes son el anclaje perfecto para cualquier historia hollywoodiense

Sin lugar a dudas, el mundo del juego siempre ha estado presente en el cine de una manera u otra. Y es que es una temática que ofrece las más variadas posibilidades a la gran pantalla, creando historias de emoción, drama y hasta romanticismo en un marco tan único como un casino.

Sin ir más lejos, Las Vegas alcanzó su fama mundial gracias a Hollywood, convirtiéndose en la capital del juego por antonomasia y extendiendo su éxito hacia los innumerables juegos de azar que allí se disfrutan, en especial hacia la ruleta.

La ruleta y la industria cinematográfica

Este binomio consigue aunar acción y drama en cualquier escena cinematográfica. La elegancia de la ruleta, sus crupieres y las historias de los clientes son el anclaje perfecto para cualquier historia hollywoodiense con gancho.

Es por esto que el celuloide ha dotado al público de grandes dosis emocionales con escenas en las que la ruleta jugaba un importante papel. ¿Te suena alguna de ellas? Sigue leyendo y te mostraremos seis momentazos que nos dejó la ruleta en el cine. ¡Acompáñanos!

Las mejores escenas con la ruleta como protagonista

The Pelayos

Basada en hechos reales, concretamente en el caso de la familia Pelayo, que saltó a la fama en España por desbancar a los casinos de todo el mundo en los años noventa. ¿Hacían trampas? Aquí es donde llega la controversia, pues la familia descubrió cómo ganar a la ruleta con un sistema propio. Si nos quedamos con una escena, es la de Blanca Suárez como crupier cantando eso del “¡No va más, señores!”.

Casablanca

Si hablamos de películas en la que la ruleta es la protagonista tenemos que detenernos en Casablanca. Este film está categorizado como una de las mejores películas de la historia de Hollywood, por lo que, si aún no la has visto, ya tienes un título para tu próximo plan de palomitas y manta.

En el café del protagonista, Rick (Humphrey Bogart), se desenvuelve el desenlace de la historia. Un matrimonio compuesto por la exnovia de Rick y el hombre por el que le abandonó, apuesta todo lo que posee al número 22, ya que están huyendo de un investigador corrupto y necesitan regresar a Estados Unidos. Rick planea lo necesario para que dicho número resulte ganador.

Mientras la ruleta gira se nos brinda una escena crucial en la que Rick mantiene una lucha interna consigo mismo entre querer y no querer que salga ese "22" por lo que ello significa, es decir que la mujer que ama, desaparezca de su vida para siempre, de la mano del hombre por el que le dejó.

Perdidos en América

En un tono agridulce se nos cuenta las desventuras de una pareja estadounidense que lo deja todo para experimentar nuevas experiencias. Infortunio tras infortunio, en una de sus paradas "aterrizan en un casino". Linda (Julie Gaherty), la protagonista, decide quitarse algunas penas jugando y apostando en la ruleta, mientras que su esposo David (Albert Brooks) la busca en bata por el lugar. En esta escena tan rocambolesca se pone en evidencia lo disparatado de la idea de aventura que tiene la pareja y la convulsa realidad de su país. Huelga decir que el juego siempre se tiene que desarrollar con responsabilidad.

Casino

Protagonizada por Robert de Niro, con esta película saboreamos la esencia de un clásico del cine, la alianza entre Casino y Mafia. En la escena de la ruleta, mientras ésta da vueltas, de Niro resume lo que sería la filosofía de ese casino en cuestión, su leit motiv: " Cuanto más tiempo jueguen, más dinero pierden y al final nos lo quedamos todo"… "en Las Vegas todo el mundo se vigila mutuamente, los jugadores solo están pendientes de ganar al casino, los crupieres vigilan a los jugadores, los jefes de mesa vigilan a los croupier...... la cámara vigila a todos, todos vigilan a todos".

Todas estas ideas que dan forma a la película fluyen magistralmente al compás del recorrido de la ruleta.

Un par de seductores

No se puede dejar de nombrar esta película de 1988, dirigida por Frank Oz y protagonizada por Michael Caine y Steve Martin, que dan vida a dos timadores profesionales que seducen a mujeres ingenuas y, muy ricas.

En clave de humor y siempre compitiendo entre ellos (lo que se hace patente en la inmemorable escena de la ruleta), se desenvuelven entre varios casinos franceses donde pretenden tener éxito en "sus negocios". La secuencia establece un paralelismo entre la competitividad del juego y la competitividad existente entre estos dos estafadores.

Corre Lola, corre

En este film en el que Lola (Franka Potente) corre tanto para encontrar dinero y salvar de la muerte a su amado, resulta de vital importancia la escena de la ruleta. En ella, Lola, deposita todas sus esperanzas para conseguir ganar ese dinero que tanto necesita. Es desgarrador su grito mientras la ruleta da vueltas decidiendo entre la vida o la muerte. ¡Una escena para no olvidar!

Así pues, y tras este paseo por el cinematográfico universo de la ruleta, vemos como este es uno de los juegos más conocidos del mundo. La adrenalina que hace correr por nuestras venas, la sencillez de sus reglas y su giro caprichoso son algunos de los factores que contribuyen a que la ruleta no pase desapercibida y que su moda sea imperecedera a través de los tiempos. ¡Buena suerte!




[Total:0    Promedio:0/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba