Opinión

Un gran salto para el Vinalopó

En el año 2004, la sonda espacial europea Mars Express detectó que en el polo sur del planeta Marte había agua en estado sólido. La existencia demostrada de que bajo la superficie de este planeta hay grandes cantidades de agua helada es lo que ha impulsado al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Villena a rechazar los anteriores trazados y a elaborar un nuevo modelo de trasvase para traer agua a nuestra ciudad. Dicho trasvase llevará el nombre de “Marte-Vinalopó”.
Así pues, finalmente, el agua llegará a Villena desde el planeta Marte y no lo hará ni desde Cortes de Pallás ni desde el Azud de la Marquesa como se suponía. Dicho proyecto permitirá, aparte de la obtención de agua en grandes cantidades, dar a conocer el nombre de nuestra ciudad, así como sus fiestas y tradiciones, por todo el sistema solar.

Debido a la falta de presupuesto, los promotores de la idea, Ayuntamiento y Junta Central de Fiestas, tienen previsto comprar la carroza de los Piratas y transformarla en nave espacial. La nave, que será puesta en órbita desde el puente de la Losilla, será propulsada y arrastrada a través del espacio por una cabeza de tractor, y llevará incorporada en la cola una tortuga ergonómica sobre la cual irá sentado el comandante. La nave dispondrá también de un carromato explorador equipado con las últimas tecnologías espaciales denominado Chambi 3, en cuyos bidones de acero inoxidable se transportará el agua. Un equipo de científicos de la NASA ya ha alertado al presidente Bush del riesgo que supone la puesta en marcha de esta misión, ya que piensan que tanto la cabeza del tractor como la tortuga y el carromato podrían desprenderse y caer de forma incontrolada sobre la ciudad de Cincinnati.

La tripulación de la nave estará compuesta por un rodador de bandera, un cabo del Bando Moro, un alférez, un jugador de truque, un arcabucero, un párroco, un Guardia Civil, un miembro de la Comunidad de Regantes y un músico de la Banda Municipal. Al parecer, miembros del PSOE han solicitado también el envío de Antonio García Ágredas a dicho planeta, posiblemente con la intención de que no vuelva. Los detractores de dicha idea sostienen que este hecho sería contraproducente, ya que otorgaría al propio Antonio García la posibilidad de cumplir un viejo sueño: autonombrarse alcalde de Marte y expandir sus ideas políticas por toda la galaxia.

Durante el trayecto, los tripulantes llevarán a cabo todo tipo de experimentos científicos e investigaciones, como por ejemplo comprobar si es posible emborracharse a la velocidad de la luz, jugar al truque en una atmósfera sin gravedad, desfilar cabeza abajo o hacer ajo flotando. La despensa de la nave irá abastecida con todo tipo de productos típicos: sequillos, pastas, tortas de gazpacho, vino de la cooperativa, reproducciones del tesoro de Villena y cuadros del castillo de la Atalaya, para que en el caso de que haya vida en Marte, los marcianos puedan degustar nuestros productos y obtener así un pequeño recuerdo de nuestra visita. El calendario de actos tras la llegada incluye la lectura de un pregón en clave binaria, la representación de una embajada cachonda, el rodamiento de la bandera de nuestra ciudad, una misa mayor y un espectacular desfile por los principales cráteres del planeta.

El hecho de que Marte sea conocido también como “el planeta rojo” ya ha desatado las primeras protestas por parte del Partido Popular. Aún así, podemos decir, recordando las palabras de Armstrong, que este hecho supondrá “un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para el Vinalopó”.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba