Verdes

8 de marzo por la igualdad y la no violencia

Las sociedades que cuentan con las mujeres y que consolidan sus derechos logran ser más democráticas, justas y pacíficas

La violencia entre los seres humanos está cada día más presente en nuestra sociedad, en nuestras televisiones, en los videojuegos, en las películas, en las relaciones políticas, laborales y sociales… No visionamos un futuro en el que el ser humano, haya acabado, ni siquiera haya intentado con fuerza, acabar con el hambre, las guerras, la desigualdad entre los sexos o la explotación desmedida y depredadora de la naturaleza que nos cobija. Esta cultura de la violencia como forma de solucionar los conflictos es ancestral, patriarcal y machista. Por más que sepamos que el ser humano tendemos con ella a la extinción, no se vislumbra ningún cambio en el horizonte cercano.

Cuando el feminismo logró alzar su voz con una fuerza no antes vista y planetaria, en marzo de 2019, no hubiéramos presagiado que una pandemia y unas políticas que alejan a las mujeres, la mitad de la humanidad, como sujeto central de las políticas de igualdad, iban a hacer tanto daño. Habíamos conseguido, o eso creíamos, que los cuidados se pusieran en el centro de la agenda política.

Pura ilusión, siguen estando sobre los hombros de las mujeres, igual que las mujeres siguen siendo las más pobres entre los pobres, las que ocupan los puestos laborales más precarios y son peores pagadas, las que siguen teniendo dobles y triples jornadas para sacar adelante a sus hijos/as, las que son maltratadas, asesinadas y violadas por querer ser libres… Hoy 8 de marzo de 2022 estamos peor que entonces y los datos que salen a la luz lo visualizan todos los días.

Este año, ante una naturaleza que no nos para de avisar con virus, sequías o inundaciones, extinción de especies y biodiversidad, desertización, deshielos en los polos, …, que es obligatorio que bajemos nuestro nivel de vida y reduzcamos nuestras emisiones de CO2 a la atmósfera y, ante una sociedad en la que las desigualdades y el feminicidio no cesan y en la que las mujeres siguen sosteniendo gratuitamente su alrededor en todo el planeta, garantizando la vida, la ONU ha propuesto como lema para conmemorar el 8 de marzo “Igualdad de género hoy para un futuro sostenible”.

El Consejo por la Igualdad entre hombres y mujeres y la Plataforma Feminista de Villena han abrazado este lema y han trabajado para dar a conocer los Objetivos de Desarrollo Sostenible en clave de mujer. También desde la Asamblea Verde trabajamos para que estos puntos que están enmarcados en la agenda 2030 puedan alcanzarse. Deben estar en las agendas políticas de todos los países, destinando recursos personales y económicos para poder avanzar.

Todos estos objetivos de Desarrollo quedan en nada si no tenemos garantizada la paz. Ucrania está este 8 de marzo también en nuestras mentes y en nuestros corazones y nos recuerda que cuando estallan las bombas, la palabra enmudece y las mujeres tienen todas   las de perder: son utilizadas como armas de guerra, son acechadas por las depredadoras mafias del sexo, se convierten en la gran masa de refugiadas que deambula sin saber dónde ir. Sin embargo, siguen cuidando de la vida minuto tras minuto, debajo de la tierra o entre las alambradas. Saben que si no lo hacen ellas, nadie lo hará.

Es hora ya que en los órganos políticos y económicos donde se toman las decisiones que guían los destinos del mundo, se cuente obligatoriamente con la presencia igualitaria de mujeres, solo así se garantizará una mayor capacidad para ver y valorar otros puntos de vista basados en otras experiencias de vida y, conjuntamente, se tomarán mejores decisiones. Las sociedades que cuentan con las mujeres y que consolidan sus derechos logran ser más democráticas, justas y pacíficas.

Desde la Asamblea Verde de Villena en este 8 de marzo reivindicamos:

¡Feminismo para la Vida! ¡Feminismo para la Paz!

¡Feminismo en beneficio de toda la Humanidad!

(Votos: 7 Promedio: 3.3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba