Sociedad

A José Díaz García

Descansa en paz Pepe, con la satisfacción del deber cumplido; en la familia y en la sociedad; en la fiesta y en el trabajo

Querido Pepe: Nuestras últimas conversaciones, en la calle o por teléfono, fueron casi telegráficas, para no agobiarte.

Hoy domingo, iba a volver a llamarte para que me informaras fugazmente sobre tu estado de salud, cuando una llamada de tu hija Mari Carmen me ha dado la noticia que por desgracia desde hace semanas esperábamos.

Viniste al mundo cuando los españoles ya llevábamos un año “zurrándonos la badana” entre hermanos. Creciste durante la guerra y en los duros años de posguerra, en el seno de una humilde familia de Villena. Te formaste en los Salesianos, siendo alumno de Don José María Baquero y de Don Francisco Pujolar entre otros.

Trabajaste como mancebo en la farmacia de Cortés, donde tuviste ocasión de conocer de primera mano no pocas historias de la burguesía y sociedad villenense.

Se puede hablar de muchas facetas de Pepe Díaz. Del festero cofundador junto a Paco Seguí de los Nazaríes. Del Estudiante que siguió la estela de su tío, el famoso “Pimiento”. Pero he de recordar al José Díaz “zapatero”.

Te conocí como directivo de la ACICAV (Asociación Comarcal de Industriales del Calzado del Alto Vinalopó, Villena-Sax), de la que fuiste socio fundador. Corría junio de 1981, siendo presidente Germán Selva; de aquello acaban de cumplirse cuarenta años. Germán cedió la presidencia a Pascual Quiles, quien falleció repentinamente en junio de 1989. Fuiste presidente solo seis meses, por lo que yo siempre te he llamado con cariño “Pepe el breve”; dejaste paso a tu primo Miguel Martínez, también “Pimiento”.

Breve como presidente, pero eterno directivo. Te recuerdo en aquellos años con chaqueta y corbata. En los negocios siempre acompañado por tu hermano Facundo. Respetado por los trabajadores, por los proveedores, por las entidades financieras, por tus compañeros del Sector, por los clientes… ¡Creías tanto en el movimiento asociativo!

Fuisteis referentes en la fabricación de calzado ortopédico en Villena. D´Rosi; Pimical. Tu sociedad con Don Jaime en la calle Gran Capitán; Orto-Elecal…

En el proyecto “Sontan”, junto a Juan Manuel y Paco Lucas, con los diseños del genio Octavio; os adelantasteis a un sistema de fabricación y a una moda, de los que en la actualidad siguen beneficiándose muchas marcas españolas de calzado.

Recuerdo las historias que me contabas, sobre tus vivencias junto a tu amigo Vicente Valiente, durante el “movimiento asambleario”.

“Que Dios me conserve el santo respeto al ridículo”, era otra de las frases que repetías con frecuencia. ¡Pepe, da por seguro que esa ha sido una de las máximas que ha guiado tu vida!

Has sido una persona buena; honrada; amiga, no solo de tus amigos, sino de todo el mundo.

Desde hace muchos años tu enfermedad te lo ha hecho pasar muy mal. La pérdida de tu querida Isabel tuvo lugar demasiado pronto. En tu sufrimiento no te ha faltado el cariño de Facundo, Virtu, Mari Carmen, yernos, nietas y nietos…

Dicen los avezados marinos que el Mediterráneo les ha dado más de un susto. El carácter de la buena gente como tú, es como el del “mare nostrum”; cuando se desata sorprende, al no corresponderse con su habitual calma. ¡También así eras tú Pepe, mediterráneo!



Como tantas y tantos villenenses, vas a tener la suerte de que podamos despedirte a los pies de nuestra Patrona, en la gótico-mediterránea Iglesia de Santiago.

¡Descansa en paz Pepe, con la satisfacción del deber cumplido!; en la familia y en la sociedad; en la fiesta y en el trabajo.

Ha muerto uno de los grandes del Sector, con la misma sencillez con la que vivió.

Por: Joaquín Marco Amorós

[Total:9    Promedio:4.9/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba