Economía

Alquiler de almacenes: bueno, bonito y barato

El espacio, como el tiempo, es un bien cada día más codiciado. La proliferación de viviendas cada vez más pequeñas y sus elevados precios, ya sean en propiedad o en régimen de alquiler, resulta un hándicap muy importante para las familias, que en muchas ocasiones, literalmente, no saben qué hacer con esos objetos, recuerdos y artículos de todo tipo que se van acumulando a lo largo de una vida.

Tres cuartos de lo mismo les sucede a los profesionales, especialmente a los autónomos y pequeños empresarios, porque la venta o alquiler de locales y naves industriales no es ajena, en absoluto, a la espiral inflacionista de los precios, especialmente en las grandes ciudades y las capitales, donde, tras la crisis, el metro cuadrado está volviendo a ponerse por las nubes y supone uno de los principales impedimentos a la hora de lanzar o mantener cualquier tipo de actividad económica.

Por ello, el alquiler de almacenes es una solución óptima para dar respuesta a las necesidades de dichos profesionales, ya sea para guardar sus herramientas de trabajo, para almacenar su stock de productos o para cualquier otra necesidad que requieran o pueda surgir de manera puntual. Utilizando únicamente el espacio que realmente se necesita, porque el tamaño y la tipología de los almacenes son amplios y variados; recurriendo a ese servicio solo cuando es preciso, porque se trata de un alquiler, que bien puede ser a largo plazo o, por el contrario, limitarse al tiempo necesario; con acceso en cualquier momento, porque los horarios de apertura son muy amplios; y, por supuesto, con la máxima seguridad, pues dichas instalaciones están permanentemente vigiladas.

Así, todo son ventajas para el autónomo o la pyme que recurre al alquiler de almacenes. La externalización de esta necesidad del negocio permite liberarse de hipotecas o largos contratos de alquiler y adaptarse totalmente a las necesidades, puntuales o sostenidas, de cada empresa o autónomo, lo que supone una gran ventaja a la hora de minimizar los costes y controlarlos, ya que se trata de un gasto periódico y puntual que en ningún momento hipotecará el presupuesto y el futuro de la empresa. De este modo se consigue un ahorro vital en tiempo, espacio y dinero, recurriendo o no a este servicio en función de las circunstancias puntuales de cada temporada, controlando en todo momento el dinero que se invierte en esta faceta del negocio y, de este modo, pudiendo realizar cálculos de productividad de manera rápida y fiable. Sin lugar a dudas, y se mire por donde se mire, todo son ventajas.

[Total:1    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba