Ciudad

Antigua casa de la familia Amorós: un legado en el corazón de Villena

Un edificio con alma que simplemente necesitaba renovar su cuerpo

Situada en el paseo de Chapí, encontramos esta casa de estilo academicista construida en 1923 por la familia Amorós y actualmente propiedad de la familia Arenas.

El inmueble en la actualidad

La edificación, de estilo clásico francés, fue construida a petición de Dña. Carmen Dupuy Ortiz, mujer de D. Cristóbal Amorós Cerdán (1900-1966), hijo mayor de D. Salvador Amorós Martínez (1876-1943) y nieto de D. Cristóbal Amorós Sarrió (1849-1916) –quien fuera nombrado hijo adoptivo de Villena en diciembre de 1910–, todos ellos alcaldes de Villena y diputados de la provincia de Alicante.

Arquitectura con alma

Construida como vivienda habitual de la familia, este inmueble se convirtió en uno de los iconos más emblemáticos de nuestra ciudad.

En 1963 fue adquirido por Dña. Augusta Dalla Vecchia y D. Pascasio Arenas, célebre médico especialista de pulmón y corazón, y otro de los alcaldes más queridos y recordados por los villenenses.

Actualmente la vivienda mantiene vivo el espíritu de sus orígenes y conserva las dependencias y distribución originales. La edificación dispone de planta baja, 3 alturas y terraza.  Elegante y muy luminosa, destacan sus grandes ventanales al frente, aberturas de época y balcones de estilo francés con barandales únicos.

En la actualidad la fachada ha sido rehabilitada manteniendo los valores de la edificación: precisión en el diseño, sensibilidad en los detalles y soluciones arquitectónicas sobresalientes representadas a través de balaustradas, pilastras, bajorrelieves, guirnaldas, remaches voluminosos y cornisas de apoyo, así como el sutil uso de la policromía.

En la parte superior, el escudo de la familia “Arenas” preside la edificación recordándonos los orígenes de esta simbólica construcción para la ciudad de Villena. Un espacio que mira al futuro sin olvidar su pasado.

Redacción: Jesús Moreno. Fotografía: Pinturas Sertién

[Total:8    Promedio:4.5/5]
Etiquetas

8 comentarios

  1. ¡¡¡Maravilloso!!! Solo tengo un pero que decir. Cuando alguien remodele una fachada, debería ser obligatorio ocultar TODOS los elementos que no sean propios de la fachada en sí. Me refiero al tema de cables, ya sean de electricidad o cables de antena o telefonía. Resulta muy desagradable ver que una fachada está recién arreglada, y ver como pasa un cable, como ocurre en esta fachada, de antena desde el tejado hasta una ventana, o cables de teléfono que vienen desde abajo hasta una ventana. Resulta lamentable y muy feo ver esto. Ahí lo dejo para que de ahora en adelante los que reforméis vuestras fachadas lo tengáis en cuenta porque es feísimo ver esto, resulta muy antiestético.

    1. Más feísimo es que venga Iberdrola, Telefónica o empresas de ese tipo, con las que nadie se puede defender y sin permiso coloquen en tu fachada unos manojos gordísimos de cables, cajas, una especie de proyectiles y mil artefactos y se los tenga uno que tragar dictatorialmente.
      Yo soy un “perjudicao” entre otros muchos. También aprovecharon una ausencia temporal para cometer la infame tropelía.

      1. Si no te han pedido permiso por escrito, o tuvieran una servidumbre por pasar los cables por ahi inicialmente, les puedes obligar a que te los retiren.
        Ahora bien.
        Ellos te pueden pedir una caja general de protección para darte servicio.

        1. Sr. Juanito, gracias por su información.
          Hace años de esto, no obstante los manojos de cables pasan trenzados por todas las fachadas de la calle, aunque los mayores artefactos han quedado en la mía: cajas, cajetillas, un tubo gordo alargado que yo comparo a un proyectil, no sé el nombre técnico.
          Parece un dispositivo de “traca” en pared.
          Tampoco sé lo que es una caja general de protección para darme servicio. ¿La habría de pagar yo mismo?
          Como verá estoy nulo en conocimientos sobre al asunto.

          1. Efectivamente si no te solicitaron ese permiso puedes obligarles a que lo retiren, aunque ellos pueden alegar que es la unica solución para darte suministro a ti y a vecinos tuyos que se situen aguas abajo.
            En el momento de la obra yo recomiendo que se deje prevista una centralita que Iberdrola denomina subterranea y obligarles a hacer zanja.
            Eso lo puedes hacer ahora, pero o demuestras que por anteriores dueños, por tiempo transcurrido o por otra razón ellos no tienen la servidumbre o tanto el costo de la centralita, la zanja y la reposición para que la zona de la zanja quede igual que antes te tocara pagarlo a tí, pedir permiso de obras y pagar una fianza por si el tecnico municipal considera que lo has dejado diferente o peor que estaba.
            Luego esta el tiempo, pues en cuestión de licencias tenemos el peor ayuntamiento de España.
            Por eso basico que te enteres de lo de la servidumbre y entonces decides.
            Suerte.

  2. No toda la finca fue adquirida por D. Pascasio Arenas. La planta baja y la última planta del edificio la adquirió D. José Tomás Conca, dónde vivió hasta su fallecimiento.

  3. Ciertamente que esta casa del Paseo de Chapí es una “señora casa”. Y aun quedando ejemplos varios, ha habido muchas otras que se han destruido en Villena, por otra parte cosa muy general en España. Lamentable.

  4. Las décadas de los 60,70 y 80 fueron nefastas para el paisaje urbano de Villena. Se destruyeron edificios maravillosos para construir moles arquitectónicas horribles que afean la ciudad. Sólo hay que ver las fotos antiguas para sentir la añoranza de un patrimonio perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba