Economía

Criptomonedas: el dinero digital del futuro… y el presente

Antes, encontrar una empresa o comerciante que aceptara criptomonedas era casi imposible. Ahora la situación es totalmente distinta

El término criptomoneda es cada día más habitual. Lo vemos en infinidad de webs y redes sociales, siendo cada vez más frecuente ver artículos sobre esta nueva moneda virtual y sus numerosas utilidades. ¿Pero qué son realmente las criptomonedas?

La respuesta es bien sencilla: es una moneda más que puede ser utilizada para cualquier tipo de intercambio, como el euro o el dólar, pero la principal diferencia estriba en que hablamos de una moneda digital. Existen miles de criptomonedas, siendo el Bitcoin la más conocida, y por ello es necesario dejarse aconsejar por expertos como btcdirect opiniones para saber en qué consiste cada una y cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades.

La principal característica de este dinero digital es que recurre a la criptografía para garantizar y validar intercambios, así como para vigilar la puesta en el mercado de nuevas unidades de una moneda digital en concreto. De este modo, se garantiza que existe una cantidad fija de dinero en circulación (eliminando por tanto el riesgo de inflación), quedando su precio sujeto a la demanda que exista en el mercado.

¿Qué se puede hacer con criptomonedas?

Al margen de facilitar el funcionamiento del sistema mediante labores de “minería”, utilizando tus propios equipos informáticos para garantizar el registro de transacciones –algo que al principio era sencillo de hacer con un simple equipo personal, pero que ahora requiere grandes inversiones en equipos y un elevado gasto energético–, el uso de las criptomonedas es exactamente igual al de las monedas convencionales, y se divide fundamentalmente en dos acciones:

Comprar o vender bienes

Hasta no hace mucho, intentar encontrar una empresa o comerciante que aceptara criptomonedas era harto difícil, por no decir imposible. Pero ahora la situación es totalmente distinta. Actualmente hay muchas empresas que aceptan esta forma de pago, desde minoristas de comercio electrónico hasta pequeñas tiendas de barrio, cafeterías y restaurantes.

Se pueden usar criptomonedas para pagar hoteles, vuelos en avión, ordenadores o ropa, y empresas como Apple aceptan, por el momento, hasta 10 diferentes criptomonedas como medio de pago en su famosa App Store.

Invertir

Las criptomonedas han sido la inversión más rentable en los últimos años. De hecho, muchas personas se han hecho literalmente millonarias gracias al Bitcoin, que en noviembre de 2017 superó el valor de 19.000 dólares. Ethereum, la segunda criptomoneda más popular, puede presumir de presentar el aumento más rápido que una moneda digital haya demostrado alguna vez. Desde mayo de 2016 su valor ha crecido en un 2.700%.

Sin embargo, la inversión en criptomonedas implica todavía un riesgo real. Su valor de mercado fluctúa como ningún otro activo. Además, como no están reguladas, podrían ser ilegalizadas por algún país o territorio perdiendo allí su valor. No obstante, todo apunta a que, en un mundo cada día más informatizado, el dinero digital ha venido para quedarse, su uso será cada vez más generalizado y su valor se estabilizará abandonado las grandes fluctuaciones que ha vivido hasta ahora.




[Total:1    Promedio:5/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba