Fiestas

“Dime cuannndo tú vendrás…”

Los Serenade, La Troya y los Estudiantes: 1954-1970

En el año 2019 publicamos en El Catón de los Estudiantes un plan de trabajo relacionado con Los Serenade que por culpa del coronavirus de 2020 y 2021, terminó por irse al traste. En 2022 retomamos el negociado que abarcará cuatro investigaciones:

  • 1ª Investigación año 2019 (publicada): Ángel Romero Gómez, vocalista 1978-1999.
  • 2ª Investigación año 2022 (la presente): Los Serenade y La Troya 1954-1970. Esta investigación completa la pueden encontrar en El Catón estudiantil “a todo trapo”.
  • 3ª Investigación año 2023: Los Serenade y La Troya 1971-1977.
  • 4ª Investigación año 2024: Los Serenade y La Troya 1978-1995 (último año de Troya).

Desde el final de la Guerra Civil el 1 de abril de 1939 hasta mediados de los 50, fueron los gloriosos tiempos de la canción popular española; boleros, coplas, música romántica, etc. Sus abanderados fueron Conchita Piquer, Celia Gámez, Estrellita Castro, Luis Mariano, Angelillo, Antonio Molina o Joselito.En 1957-1958 se produjo un gran cambio en la música y gustos españoles: aparecieron las primeras figuras musicales de la canción ligera. Consecuencia directa de lo anterior fue la puesta en marcha como si de un San Remo de Italia se tratara del Festival de Benidorm.Los gustos musicales y el mundo siguieron cambiando; allá por 1964-1968 se concretaron en la entonces novísima música yé-yé que triunfó en la década de los 60. A los boleros de los 40, música ligera de los 50 y música yé-yé de los 60, antes o después les llegaría el relevo en los 70 con la música disco y extranjera Todos estos estilos musicales, antes y después, los veríamos reflejados en Los Serenade.

Por lo que se refiere a los orígenes del Conjunto Serenade, La Serenade, Los Serenade, La Orquesta Serenade, el Conjunto Serenade con Bernardino o Los Serenade y Bernardino… todo comenzó una tarde en Alcira: “Comenzaban a discurrir los años 50. Una tarde, a los pocos años siguientes, -podría transcurrir 1951 ó 52- Hilario y su esposa se acercaron a un baile que se celebraba en el Bar Tropical, en el antiguo y desaparecido Racó de Coves, junto a la portella del Teatro Cervantes; la orquesta que actuaba era la de Mascarell y sus Muchachos; ya recordarán los de mi época que era el invidente Pepe Mascarell, El Bolo, que interpretaba al acordeón y formaba conjunto con los inolvidables hermanos Peris –Ernesto y Eduardo- y también el trompeta Salvador Llinares. El Sr. Peris Ernesto, sabía que Hilario interpretaba música con diversos instrumentos, ocurriéndosele invitarle a tocar en aquel mismo momento; y tuvo éxito. Ya no abandonaría Hilario el mundillo de la música, por lo que pasó a formar parte de este conjunto. Recordémosles amenizando las inolvidables tardes de baile en el teatro de verano Casablanca. Tras la incorporación de Hilario, éste hizo venir del pueblo, Navarrés, a su hermano pepe, un excelente percusionista que pasó a formar parte del grupo como batería”.

Ante todo ello Hilario montó su orquesta: “Ya contaban con el saxo tenor y el clarinete (él mismo); la batería, Pepe; Salvador Llinares, trompeta; Juan Julio, acordeón; para bajista llamaron a Pepe Juan, paisano y familiar de Navarrés y como quiera que hacía poco tiempo que había trinado un joven de Benifaió llamado Bernardino Gosp, en los populares concursos de radio para artistas nóveles, de tanta fama por aquel entonces, después de barajar nombres para la nueva orquesta, Metropoll, Capitol… nació el nombre de Los Serenade, con Bernardino”.En el anterior texto tenemos una de las claves de la orquesta: la incorporación de Bernardino Gosp, vocalista y solista del grupo que no propietario del conjunto.

A los hermanos Huesca, Hilario y Pepe, les seguirían otros muchos a lo largo de su dilatada existencia, entre otros los villenenses Ángel Romero Gómez y Rafa Martínez.

La relación de la Orquesta con los Estudiantes de Villena se inició en 1954; actuaron en La Troya situada en Luciano López Ferrer; el último año que trataremos en esta entrega será 1970.Las anécdotas y noches de verbera se podrían contar y de hecho las contamos por miles.

Por: José Vicente Arnedo Lázaro. El cronista estampillado de la peña El Cinquico Pelao "por lo que dure la campaña"

Nota. Mi agradecimiento a Eugenio Gazabat Fernández, José Luis Barrachina Susarte, Ángel Romero Gómez y mi tío Antonio Arnedo de Vespor su colaboración con esta investigación.

(Votos: 3 Promedio: 3.7)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba