Viéndolas pasar

¿Dónde está el error?

Mire Ud. que le doy vueltas porque, no se crea, yo tengo mi conciencia y me gusta estar en paz con ella y lo que menos deseo es ser injusto. No soy, como otros, acólito de nada ni de nadie, mucho menos fanático de causa alguna. Me forjo mi opinión a base de lo que veo, lo que oigo, lo que percibo y lo que puedo contrastar.
El caso es que con el traído y llevado tema de los grupos en los que se ha dividido el PP en nuestra ciudad y por aquello de que Celia es, al fin y al cabo, la máxima responsable de lo bueno que haya y, por supuesto, de lo malo también, mi opinión es bien conocida por aquellos que leen mis columnas y/o hablamos en la calle. No estoy de acuerdo con la forma de actuar de Celia y, guste o no, es esa mi sincera opinión.

Pero como les decía, siempre trato de basarme en hechos valorables de forma objetiva aunque, por supuesto, hablando de opiniones, hay una gran carga subjetiva en todo ello. Nadie me tiene que contar –porque fui testigo directo– las cosas que se dijeron que se dijeran acerca de Primadomus y de sus futuros inquilinos, los famosos monos. Y nadie me tiene que contar –lo podemos consultar en las hemerotecas– lo que la propia Celia decía de este proyecto cuando el PP era oposición. Si esto lo comparamos con lo que ahora se dice, invitación Real mediante, pues cualquier persona con un cierto sentido crítico anotaría algún que otro negativo en la valoración de nuestra alcaldesa.

No vale, por más que lo intente el Sr. Portavoz, argumentar que por unos flecos de allá y otros de acá, el proyecto malo malísimo del tripartito se haya convertido en magnífico de la noche a la mañana. Como se suele decir, ni antes era tan malo ni ahora será tan bueno. Es un hecho objetivo que en este sentido se han cambiado las posiciones y en algún momento, si no se ha mentido, sí se han exagerado los “males” que dicho proyecto traería a Villena.

La rectificación de Celia en este sentido, lejos de animar al personal, lo que ha logrado es alarmarle más aún, no ya por unos pocos primates enfermos o no que vayan a venir a Villena, sino por cinismo que se intuye en dicha rectificación. A poco que uno piense un poco y observe, por ejemplo, la plataforma construida ya del AVE y su trazado, se dará cuenta de que ahí no cabe el famoso alejamiento de las vías actuales. Un alejamiento que, no podemos olvidar, ha sido un proyecto estrella del PP durante años y años, un alejamiento prometido y comprometido que ha estado en boca de nuestra alcaldesa en infinidad de ocasiones. ¿Se dará ahora una nueva rectificación al estilo Primadomus? Me da la impresión de que así será. Porque, mire Ud., así está siendo con otros proyectos prometidos y comprometidos como el museo que, si no estoy mal informado, se iba a construir recuperando el edificio de la electro-harinera, o el “cambiazo” que nos han dado en lo que a financiación se refiere de nuestra ansiada Escuela Oficial de Idiomas.

Sin embargo, y aquí es donde una persona como Dios manda se planta y trata de reflexionar, algo no encaja porque el perfil que se puede adivinar de Celia por lo descrito hasta aquí, repito, hechos objetivos, no coincide en absoluto con lo que, parece ser, las altas esferas del PP Provincial y Nacional parecen opinar de la Presidenta Local del Partido Popular ya que, según leemos en la prensa, ocupa puestos de privilegio no sólo en la ejecutiva de nuestra provincia sino en distintos órganos de ámbito estatal como lo es la Comisión Nacional de Familia del PP o en la Federación de Municipios, por mencionar alguno. Por eso me pregunto dónde está el error. ¿Lo cometemos quienes juzgamos en base a lo que vemos? ¿Lo cometen quienes realizan nombramientos en base a otros parámetros que a los demás se nos escapan?

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba