Empresas

¿El tamaño de los altavoces importa?

Existen muchas otras características que influyen en la compra que debes de conocer

La tecnología nos ha regalado muchísimos avances en el campo de la electrónica del sonido, y entre ellos destacan los altavoces, ya que son un tipo de dispositivo que utilizamos constantemente para todo tipo de aplicaciones en el ámbito del cine y de la música. Es gracias a la necesidad de los altavoces y al gran uso que se les da que han surgido muchísimos modelos y variantes en este campo y, a día de hoy, compramos altavoces sin apenas prestarle atención a sus características, por lo que muchas veces no se obtiene el resultado de sonido esperado.

Como consecuencia de esto, también nace la idea de creer que cuanto más grande es un altavoz mejor será su rendimiento y mayor será su sonido, y aunque por lo general así debería de ser, no es lo que sucede en todos los casos. Esto es porque para el buen funcionamiento de un altavoz entran en juego numerosos factores y parámetros distintos, como todos los que mencionamos a continuación.

Por este motivo, en este artículo venimos a hablarte de las características de los altavoces que tienes que tener en cuenta antes de adquirir este producto y nos enfrentamos al mito de que cuanto más grande es un altavoz mejor es su sonido para explicarte si esto es cierto o falso.

Características a tener en cuenta antes de comprar altavoces

Aunque de primeras muchas veces nos lanzamos a comprar altavoces en función al precio y al tamaño, lo cierto es que existen muchas otras características que influyen en la compra que debes de conocer. Como norma general, siempre que vayas a comprar un altavoz o un dispositivo de sonido relacionado tienes que tener en cuenta la sonoridad, la distorsión, la durabilidad, la impermeabilización y otros aspectos relacionados como la batería, la cadencia, la conectividad, etcétera, para evaluar si la compra es buena o no.

De esta forma, te definimos a continuación cuáles son esas características que siempre debes de tener en cuenta antes de comprar unos altavoces para asegurarte de que cuando llegues a casa seas capaz de disfrutar del mejor sonido posible y la inversión te haya salido rentable.

  • Una de las características principales y que muchos decimos a la ligera, ya que no conocemos realmente su significado. Lo que todos sabemos es que la potencia se mide en vatios, pero lo que muchos no conocen es que la potencia indica el nivel de potencia eléctrica que es capaz de soportar el altavoz y no tiene ningún tipo de relación con la potencia acústica. Además de esto, existen dos tipos de potencia: la nominal, qué se entiende como la potencia máxima que es capaz de alcanzar el altavoz antes de que este se estropee por completo; y la potencia admisible, que se relaciona con los picos de señales que el altavoz aguanta en cortos periodos de tiempo.
  • Distorsión. Todos sabemos que los graves son quizás el apartado más significativo que tenemos que tener en cuenta a la hora de tratar con el sonido y, por tanto, la distorsión juega un papel importante en este sentido. Los altavoces, por lo general, son uno de los sistemas de audio que más distorsión producen, y esto se debe a las distintas vibraciones y al flujo de entrehierro.
  • Respuesta de frecuencia. Es muy importante en un altavoz, ya que mide la calidad del sonido que llega a nuestros oídos. Existen distintos niveles de audiofrecuencia y, por tanto, a mayor respuesta de frecuencia mejor será la calidad del sonido. Esta varía en función a los sonidos agudos y graves, y lo ideal es que no exista una gran diferencia de sonido en decibelios para poder alejarnos de las distorsiones.
  • Se mide en BD/W y hace referencia a la relación entre la presión sonora del sonido producido y el nivel eléctrico de la entrada de dicho altavoz.
  • Con todos los dispositivos de audio este valor hace referencia a la dirección que toma el sonido cuando este se produce a través del altavoz. Para ello, se mide también la distorsión ambiental. Existen tres tipos de direccionalidad: la omnidireccional, la bidireccional y la unidireccional, y cada altavoz tendrá un tipo de sonido distinto.
  • En general, este es uno de los factores que más tenemos en cuenta y que suele medir la sensibilidad del aparato. Lo que hace que este valor sea tan importante es que mide la relación entre la potencia eléctrica y la potencia acústica radiada. Por ello, a mayor rendimiento siempre habrá mayor calidad de sonido.
  • Este último factor se mide en ohmios y trata el sonido que pasa por una corriente alterna. Esta puede variar dependiendo de la frecuencia y del modelo de cada altavoz, pero lo que sí que hay que tener en cuenta es que a mayor similitud entre la transferencia de energía entre el amplificador y el altavoz mejor será la calidad.
  • A día de hoy es posible hallar altavoces inalámbricos que funcionan a través de Bluetooth y también los que se conectan por cable. Los primeros siempre contarán con una cadencia de sonido que puede llegar a estropear la experiencia, por lo que los segundos siempre serán los más recomendables si buscamos tener una calidad de sonido excelente, ya que el circuito interno del cableado nos asegurara que no hay al lag en el sonido.

Ahora que ya conoces las características principales que debes de observar antes de efectuar cualquier compra de altavoces, nuestra mejor recomendación es que acudas a tiendas profesionales en la venta de electrónica y de aparatos de sonido. Puedes encontrar altavoces de calidad en ZocoCity, tienda líder en este tipo de dispositivos que cuenta con un gran abanico de marcas profesionales y que podrán asesorarte en todo momento respecto a tu compra para que elijas los altavoces que mejor se ajustan a tus necesidades.

¿Es mejor un altavoz más grande?

Ahora bien, la pregunta del millón es la que hace referencia al tamaño del altavoz, y la que dictamina que a mayor tamaño mayor calidad. Pues bien, generalmente sí que debería existir esta relación, pero hay que tener en cuenta diversos factores tanto de la marca, del fabricante como de sus componentes para poder estimar que la respuesta definitiva es un sí.



Lo primero que hay que entender es que siempre buscaremos un altavoz que no produzca distorsiones en el sonido y que, por tanto, alcance entre los 15 y los 20 vatios para llegar a los 80 decibelios de forma que el sonido llegue adecuadamente en ambientes interiores y exteriores.

Por todo esto, se entiende que a mayor tamaño en el altavoz mejor serán sus prestaciones internas y que, como consecuencia, el tamaño sí que es importante. Pero como decimos, los materiales con los que está fabricado el altavoz afectarán directamente a su rango de frecuencias y a su capacidad de distorsión, entre las otras características que hemos mencionado anteriormente, de forma que perjudicarán más o menos a su presión acústica o sensibilidad.

Es por ello que se entiende que un altavoz más grande producirá una mayor cantidad de graves, y un altavoz de 12’’ será lo más adecuado para utilizarse en exteriores, ya que siempre compensará por la pérdida natural de sonido en ambientes abiertos.

Dicho esto, resulta muy importante entender que cuando compremos un altavoz, aunque su tamaño resulta importante, será más esencial entender cuál es la presión acústica para poder conocer cuáles serán los graves y, por tanto, cuál será la potencia y la calidad del sonido a la que nos enfrentaremos cuando escuchamos con el altavoz.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba