Medio Vinalopó

Elda propone usar las ayudas de la Unión Europea para mejorar la autovía

Su ayuntamiento está preparando la documentación para intentar acceder a los fondos europeos y acometer una actuación que lleva años de retraso

La falta de inversiones del gobierno central para mejorar autovía de Alicante-Madrid (la segunda más saturada de la provincia y la que más accidentes registra) ha llevado al Ayuntamiento de Elda a buscar fondos en Bruselas, concurriendo al paquete de ayudas que la Unión Europea destinará a los países miembros para impulsar sus economías tras la crisis causada por la pandemia.

Los técnicos municipales de Elda están preparando un documento de justificación para que se acometa la reforma de la autovía A-31 en el tramo de Villena-Alicante, teniendo en cuenta la intensidad de tráfico que soporta a diario, la carga de vehículos pesados, el índice de siniestralidad y la antigüedad de una infraestructura que pertenece a las autovías de primera generación.

El alcalde de Elda, Rubén Alfaro, ha indicado al respecto que “vamos a seguir trabajando para justificar las obras de la principal arteria de movilidad que vertebra el Vinalopó. Necesitamos que mejore su trazado y su seguridad ante el elevado número de accidentes que lamentablemente sigue teniendo”.

La A-31 es la “gran olvidada” del Gobierno central a pesar de ser la segunda autovía más saturada de la provincia y la primera en índice de siniestralidad. Los últimos datos facilitados por el Ministerio de Fomento, antes de irrumpir la pandemia, situaban en 60.000 vehículos la intensidad media diaria en el tramo de Villena-Monforte del Cid. Y de todos ellos, 8.000 eran vehículos pesados. 2.000 camiones y autobuses más que en el año 2014.

Sin embargo, la ejecución de las obras de reforma y mejora acumula un retraso de quince años. Desde el Ministerio se llegó a fijar el montante de la actuación en 28.413.000 euros con el doble objetivo de ajustar el viejo trazado a la normativa de seguridad vial y contribuir, con la construcción de un tercer carril en algunos tramos, a paliar el problema de colapso que la autovía ya sufría entonces. Una merma que sigue siendo el principal factor desencadenante del elevado índice de accidentes que también se ha ido incrementando año tras año.


Multitud de accidentes

La autovía registra anualmente una media superior a los 53 accidentes de tráfico con víctimas en el tramo de 73 kilómetros de Villena-Alicante. En los años previos a la pandemia los bomberos solían realizar tres intervenciones al mes para rescatar a heridos atrapados en sus vehículos tras colisiones o salidas de vía. El número de víctimas mortales oscilaba en una media de entre 4 y 6 al año. Un balance negro en una autovía que, sólo a su paso por el Vinalopó, presenta cinco puntos muy peligrosos por su sinuoso trazado. Y en caso de lluvia el riesgo se multiplica por diez.

La A-31 se construyó hace más de 30 años y en muchos tramos sigue el viejo trazado desdoblado de la antigua Nacional 330, por lo que carece de muchas de medidas de seguridad. Sin embargo, mantiene una presión altísima de vehículos pesados.

[Total:0    Promedio:0/5]
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba