Opinión

Hasta siempre, compañero

La asociación Salvatierra despide a Rafa Cantó

En la mañana del lunes 28 de diciembre nuestro compañero y amigo Rafa Cantó abandonó nuestro mundo, un mundo que, tal y como nos hemos afanado en construir, consideraba insostenible e insensible.

Era él un hombre con una sensibilidad especial que nunca tuvo buen encaje en los sinsentidos de nuestro modo de vida. Nos lo recordaba con su bondadosa habilidad de practicar una ironía amable y a la vez provocadora.

Hemos perdido un alma auténtica y aún no sabemos cuánto hemos perdido quiénes creemos en la necesidad de una revolución ecológica: de las intimidades y de las sociedades. Resulta que Rafa decidió, hace tiempo, ser serena y deliberadamente inoportuno. ¡Y qué oportuno se nos hace ahora tener un compañero así, que nos recuerde que hay un gran trabajo por hacer que no estamos haciendo seriamente!

Lo cierto es que Rafa empezó en el negocio familiar de la restauración, luego intentó conjugar la experiencia de un comedor vegetariano con otras iniciativas en restauración. Comer sin consumirse ni consumir al mundo… y de ahí a enredar a los comensales con la producción misma del alimento, con la fertilidad de la tierra.

Entonces se dedicó por completo al cultivo, a experimentar con la capacidad creativa de la tierra... y con la fertilidad del espíritu de la gente. En este periplo intentó poner en marcha una cooperativa de consumidores, distribuyó productos ecológicos y finalmente se dedicó a producirlos.

Bebiendo de una profunda espiritualidad cristiana, ha conectado con muchas personas que viven el ecologismo desde su interioridad. De esa fuente y con ese anhelo ha participado durante varias décadas en la asamblea local de Los Verdes, y después en nuestra Asociación Salvatierra.



Su obsesión fue que la gente tomara conciencia que nuestra incidencia en el medio nos está llevando directos al borde del abismo. Que la educación de esta sociedad era la solución para corregir nuestro sistema de vida. Fue la voz que pedía a gritos la manera de actuar.

Siempre lo hemos conocido como un hombre bondadoso, amigo de todos, distinto a cualquiera, esclavo de sus convicciones e incomprendido demasiadas veces por la misma sociedad que lo perturbaba.

Los miembros de la Asociación Salvatierra de Villena nos sentimos muy apenados por su pérdida. Echaremos a faltar su bondad, su sensibilidad y su insistencia moral en hacer nuestro estilo de vida profundamente sostenible y significativo.

“¡Hay tantos frentes! Pero por afrontarlos, no sé, igual se solucionan o igual no. No sé hasta donde el hombre puede y debe, o debe dejar que se haga tanto mal. Pero personalmente si me siento culpable tengo que rectificar.”

Rafa Cantó

[Total:34    Promedio:4.5/5]
Etiquetas

7 comentarios

  1. Estoy muy sorprendida si es Rafa el hermano de Miguel Cafetería Cantó? Si no puede ser otro con la descripción que le han hecho. Magnifica persona. Tuve la inmensa oportunidad de conocerlo y, como no olvidar las veces que me dio pan, huevos de la huerta, plátanos y yo preguntarle Rafa: qué te debo? Y su respuesta era. Nada, llevalos para ti y tú hija. Estoy muy muy sorprendida. DEP

          1. Weno parece k si sí le dio huevos seguro k muxo más k alguno d nosotros. D todas maneras paz y amor estamos en navidad y a Rafa no le gustaría está polemica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba