Economía

La Generalitat protegerá al viñedo frente a la proliferación de plantas solares

Villena y Beneixama, entre las zonas beneficiadas por la protección, que dará a los ayuntamientos más poder a la hora de denegar licencias

La creciente expansión de la energía solar, y los cada vez más proyectos para construir plantas solares tanto en Villena como en toda la Comunidad, han puesto en pie de guerra al sector del vino y obligado a la Generalitat a mediar en este asunto.

Según el sector vitivinícola, los proyectos de plantas solares amenazan con acabar con hasta 5.000 hectáreas de viñedos de la provincia dedicadas al vino, lo que ha llevado a la Conselleria de Obras Públicas a elaborar un catálogo de paisajes protegidos que incluirá a la Marina Alta y al Alto y Medio Vinalopó. En la práctica, ello supondrá para los ayuntamientos un mayor respaldo a la hora de denegar licencias para las plantas fotovoltaicas.

El problema es evidente: las empresas fotovoltaicas están ofreciendo entre 1.500 y 2.000 euros anuales por hectárea, lo que supone una tentación para los agricultores, que ven en estos proyectos una salida más lucrativa que la del cultivo de la uva y, además, sin tener que realizar el más mínimo esfuerzo.

En el caso de la provincia de Alicante, las áreas que se incluirán en el catálogo protegido son Villena y Beneixama en el Alto Vinalopó, Novelda, Monóvar y Pinoso en el Medio, y Xaló-Lliber y Benissa-Teulada en la Marina Alta.

En total, suman unas 20.000 hectáreas de terreno en la provincia. Ahora, el catálogo dividirá estos terrenos determinando sus posibles usos y actividades, al tiempo que se identificarán todos los elementos de patrimonio cultural y etnográfico, como bodegas, masías, caminos históricos o muros de piedra seca. Se identificarán las zonas de mayor valor y se les otorgará un régimen de protección adecuado.

Más de 130 proyectos en tramitación

La Generalitat tiene en estos momentos encima de la mesa más de 130 expedientes para la construcción de plantas fotovoltaicas. Y se trata solo de las instalaciones con una potencia nominal inferior a los 50 megavatios, ya que las que superan esa cifra dependen del Gobierno central.

Gran parte de las solicitudes afectan a municipios incluidos dentro de la zona productora de vinos, como es el caso de Villena, con 12; Biar, con 7; Novelda y Monforte, con 5 cada uno; o Castalla, con 2. De ahí la preocupación que ha arraigado en el sector.

(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba