Salud

La mascarilla dejará de ser obligatoria en interiores después de Semana Santa

Será a partir del 20 o el 21 de abril, aunque seguirán siendo necesarias en el transporte público y los centros sanitarios y sociosanitarios

Las mascarillas dejarán de ser obligatorias en España después de Semana Santa. El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar su eliminación el 19 de abril, ha informado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

El cubrebocas seguirá siendo obligatorio, como mínimo, en transportes públicos, centros sanitarios y sociosanitarios (residencias), tal y como habían acordado los técnicos de la Ponencia de Alertas en un borrador de documento que todavía no es definitivo. Pero ya se podrán retirar en lugares como comercios, hostelería y en los colegios.

Sea cual sea el resultado de la votación en el CISNS, la decisión está tomada y en manos del Consejo de Ministros, que modificará la regulación actual por real decreto, que tendrá que ser más tarde ratificado en las Cortes. Previsiblemente, la nueva norma entrará en vigor entre el 20 y el 21 de abril, cuando se publique en el Boletín Oficial del Estado.

En las casi dos semanas que quedan hasta ese momento, Sanidad podrá perfilar el texto de la nueva norma y acotar las excepciones donde todavía será obligatoria la mascarilla. Fuentes de la Ponencia de Alertas señalan que los técnicos todavía no tienen claro si se deben mantener en algunos tipos de centros de trabajo. Darias ha insistido en que la decisión vendría de la mano de este órgano.

La de las mascarillas es la última decisión que faltaba para normalizar por completo la convivencia con el coronavirus, una vez que, desde la semana pasada, las personas positivas con síntomas leves ya no tienen que hacerse test ni aislarse.

Varias comunidades llevaban tiempo apremiando a Sanidad para que diera este paso. Madrid y Cataluña eran dos de las más insistentes. La Generalitat había incluso amagado con retirar las mascarillas si no lo hacía el Gobierno, algo que ya han hecho países como Francia, Reino Unido o, más recientemente, Alemania. Italia y Portugal son los dos únicos grandes países del entorno europeo que mantienen la obligatoriedad de los cubrebocas en interiores.

Otras autonomías, sin embargo, lo ven precipitado. Lo han manifestado muy explícitamente en los últimos días Andalucía y Extremadura. El presidente de la Junta andaluza, Juan Manuel Moreno Bonilla, declaró el lunes que es partidario de mantenerlas al menos durante un mes y medio más. El consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles, también manifestó que “no se debe correr en exceso” porque ha pasado “poco tiempo” desde que entró en vigor la nueva métrica de la covid en España, en referencia al nuevo sistema de vigilancia que Sanidad estrenó la semana pasada.

Como ha sucedido con los exteriores, el uso de mascarillas en entornos cerrados (salvo en las excepciones mencionadas) pasará a ser una recomendación siempre que no se pueda guardar la distancia de seguridad de un metro y medio. Los expertos insisten en que las personas mayores de 60 años o aquellas que son más vulnerables a la covid grave por alguna enfermedad deberían seguir usándola, aunque no sea obligatorio. El resto de la población también podrá seguir protegiéndose si lo considera oportuno.

(Votos: 2 Promedio: 3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba